¡Síguenos!

Rayo

El Rayo sale del descenso en un lunes de protestas

Derrotó al Alavés gracias a un solitario gol de Raúl De Tomás.

Si hoy terminase la temporada, el Rayo Vallecano no sería equipo de Segunda División. Los de Michel están en su mejor momento de lo que llevamos de Liga. Tanto es así que se han convertido en el primer equipo capaz de sacar tres puntos del estadio alavesista. Un suculento botín que les sirve para huir de la zona de descenso por primera vez desde que comenzó la temporada. La cruz fue para el Alavés. Los del Pitu Abelardo están atravesando un pequeño bache y acumulan sólo un punto de los últimos nueve en juego.

La pelota comenzó a rodar bajo la lluvia que ha anegado el norte de España en los últimos días. El aspecto que presentaba Mendizorroza era desangelado, como si LaLiga hubiera anunciado la celebración del encuentro cinco minutos antes de su comienzo y a todo el mundo le hubiese pillado por sorpresa. La gente presente en las gradas casi podía contarse con los dedos de una mano. Era tal el vacío del estadio que hasta se escuchaban los gritos de los futbolistas y las indicaciones de los entrenadores.

El partido verdadero comenzó cinco minutos después de que el árbitro hiciera sonar el silbato. El duelo entre Alavés y Rayo también era el de dos de las aficiones más pasionales y fieles del fútbol español. Los hinchas del conjunto babazorro acordaron la entrada al campo en comunión a partir del minuto cinco. Los del Rayo, haciendo honor a su simpatía por las causas sociales, también se unieron a la propuesta de sus homólogos. En Mendizorroza las protestas no iban contra las licencias VTC, sino contra los horarios impuestos por LaLiga. Pasados los primeros cinco minutos, el feudo del Alavés recuperó su color albiazul habitual y la esquina visitante se llenó de rayistas. El mensaje que mandaron fue muy claro: el problema no es la lluvia, sino el día y la hora.

 

 

La igualdad marcó la tónica de la primera mitad. Ambos equipos gozaron de una ocasión clara para adelantarse en el marcador. El primero en atacar fue el Rayo a través de una incorporación desde atrás de Alex Martínez propiciada por un resbalón inoportuno de Aguirregabiria. El lateral izquierdo definió al cuerpo de Pacheco. A los puntos, los de Michel fueron superiores en los primeros 45 minutos. Sin embargo, si Burgui no hubiese estrellado contra la madera su mano a mano con Dimitrievski, los de Abelardo se habrían marchado al descanso en ventaja.

La segunda mitad comenzó como un Rayo… y nunca mejor dicho. Primero con un palo de Óscar Trejo y después con un gol de Raúl De Tomás. El delantero madrileño marcó su noveno gol de la temporada tras un testarazo imponente a centro de Advíncula ante al que nada pudo hacer Pacheco. De todas las lecturas que se pueden extraer de la victoria rayista, una de las principales tiene tres letras: RDT. El Alavés lo intentó hasta el final, pero con más corazón que otra cosa.

A la espera de la recuperación definitiva del guaje Jonny y de la llegada del flamante fichaje, Takashi Inui, una vez termine su participación con la selección japonesa en la Copa Asia, a este Alavés le está pasando factura la mudanza de Ibai Gómez de Vitoria a Bilbao. A esta hora de la noche Michel no cree en los milagros, sino en la defensa de tres centrales. Gracias a ella, su Rayo ha abandonado las posiciones de descenso por primera desde que arrancó la temporada y se ha consolidado como uno de los equipos más en forma del fútbol español. En Vallecas sonríen; en Vigo lloran.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Rayo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies