El Leganés se lleva un encuentro de inercias positivas | Rayo | A la Contra
¡Síguenos!
Foto: Cordon Press

Rayo

El Leganés se lleva un encuentro de inercias positivas

El Leganés se clasifica para los octavos de Copa tras vencer por 0-1 al Rayo, que lo intentó hasta el final, pero que se encontró con un gran Lunin.

Para cuando Leganés y Rayo se enfrentaron en el partido de ida, ambos conjuntos venían de perder fuera de casa y ocupaban los puestos de descenso. Los pepineros tenían ocho puntos y los rayistas seis. Desde aquel encuentro, las cosas han cambiado mucho. Sobre todo para el Leganés, que ha doblado su puntuación y hoy respira tranquilo alejado de las plazas de Segunda división. También para el Rayo, aunque a alguno le cueste creerlo mirando el antes y el después de la clasificación liguera. Los de Michel jugaron el partido de ida en Butarque ocupando el decimonoveno lugar de la tabla. Hoy, su posición seguía siendo la misma; sin embargo, las sensaciones eran muy diferentes. Esta vez, los rayistas no venían de perder, sino de sumar su primer triunfo en casa de la temporada.

La vuelta del derbi madrileño de los dieciseisavos de Copa del Rey bien podría considerarse una segunda cita de inercias positivas. Muy diferente de la primera. El poco más de un mes transcurrido desde entonces le ha sentado de maravilla a Rayo y Leganés. Tanto que, independientemente de quien fuera eliminado esta noche, ambos saldrían del estadio de Vallecas reforzados o, dicho de otra forma, vivos en la Liga, la competición realmente importante. La duda estaba en conocer cuál de los dos saldría con la moral por las nubes. Finalmente, fue el Leganés el que demostró que, repito, en este duelo de inercias positivas, la suya estaba más asentada que la de sus vecinos. Y eso se comprueba en pequeños detalles, que a la larga no lo son tanto: como que su primer y único gol fuese de un jugador del Rayo, Velázquez, en propia puerta, y que, quince minutos después, otro jugador del Rayo, Bebe, desperdiciase un penalti a favor.

La pena la falló el extremo portugués, pero también la detuvo Lunin. El portero ucraniano, cedido por el Real Madrid, transmitió una gran tranquilidad a sus compañeros en todo momento. Fue tal su sosiego que llegó a ver una amarilla por perder tiempo, sobre todo en la segunda mitad, cuando los futbolistas del Rayo se volcaron en busca del gol que les diera la clasificación. Ese ímpetu ofensivo de los de Míchel, que pasada la hora de juego dio entrada a Álvaro García y Raúl de Tomás, no hizo más que reafirmar el planteamiento de contraataque de los de Pellegrino. Sabin Merino erró dos oportunidades muy claras para sellar el pase y condenó a los pepineros a sufrir el infierno de un estadio de Vallecas que se fue llenando conforme pasaron los minutos hasta presentar una gran entrada para un miércoles noche. En-Nesyri, el hombre que marcó los dos tantos de su equipo en el partido de ida, le sustituyó para jugar los últimos minutos. El Rayo lo intentó hasta el final, pero no tuvo suerte. Su inercia era positiva, pero ha quedado demostrado que no tanto como la del Leganés.


Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Rayo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies