¡Síguenos!
Read Dead Redemption 2
Imagen de Read Dead Redemption 2.

Videojuegos

Read Dead Redemption 2 es la obra maestra que esperabas

La epopeya de Rockstar en el salvaje oeste no solo ha cumplido con las expectativas sino que las supera.

Si hay un género que ha florecido en la actual generación en sus diversas plataformas, es el de mundo abierto. La gran capacidad de las máquinas actuales ha sido la plataforma idónea para que la creatividad de los distintos estudios nos hayan ofrecido sobresalientes ejemplos, ya fueran exclusivos o no, a la hora de presentarnos un universo rico y repleto de posibilidades que nos mantienen enganchados al mando durante decenas de horas cuando no centenares.

Con el fin de ciclo de la generación cada vez más cercano, Rockstar Games ha sido capaz de traernos un Red Dead Redemption 2 que ha sido capaz elevar aún más el altísimo nivel mostrado en los últimos años, cuando no convertirse en la referencia del género e incluso estar en la conversación sobre si es uno de los mejores títulos de la historia de los videojuegos.


El salvaje oeste como atractivo


Lo primero de todo es reconocer que esa era sin ley, llena de pistoleros legendarios, bandas que campaban a sus anchas según avanzaba la civilización hacia el Oeste, siempre ha sido una fuente inagotable de leyendas que han capturado el imaginario de la gente.

Rockstar Games dio una vuelta de tuerca cuando nos encandiló con su propuesta en 2010, presentándonos la historia del forajido John Marston en su particular cruzada de redención (cuando no venganza) y que se convirtió por derecho propio en uno de los títulos más celebrados por entonces y cuyo prestigio se mantiene intacto con el paso de los años por una interminable lista de aspectos para el que no tendríamos espacio suficiente a la hora de enumerarlos.

Por ello, cuando se anunció que habría una segunda parte, el hype se apoderó de los fans por las posibilidades que podrían presentarse y es que este Red Dead Redemption 2 no deja de ser una secuela del primero, aunque cronológicamente esté situada once años antes.

Eso no supone un problema bajo ningún concepto, ya que los personajes que ya conocíamos adquieren una mayor profundidad y llegaremos a averiguar sus motivaciones que tendrían su desenlace en el juego publicado hace ya ocho años. Podría resultar algo confuso, pero todo funciona a la perfección porque así se las trae Rockstar.

Nos situamos en 1899, en una época en la que las bandas de forajidos se encuentran a la defensiva ante el avance de la la ley la civilización. Dutch Van der Linde y sus secuaces están entre la espada y la pared tras un desastroso atraco en la ciudad de Blackwater e intentan resurgir de sus cenizas en el ocaso de su edad de oro mientras siguen fieles a sus principios, por muy nebulosos que estos resulten.

Como parte de una gran familia que es lo que resulta ser la banda de Dutch, asumimos el papel de Arthur Morgan, la mano derecha del líder y que no deja de ser un lienzo en blanco sobre lo que queremos ser en una aventura que puede ser completada en torno a unas 60 horas, aunque todo lo que RDR 2 pone a nuestro alcance incrementa esa cifra hasta lo que realmente queramos, más si somos de los completistas y queremos extraer todo el jugo que hay, que es una auténtica barbaridad.


Una presentación de cine


A lo largo de un amplísimo tutorial de una decena de horas y que es una verdadera joya sobre cómo te presentan un grupo de parias absolutamente delicioso, irte desgranando todas las mecánicas del juego amén de descubrirte un mundo abierto, que es el más amplio de todo lo que ha hecho Rockstar Games hasta la fecha, llegaremos a comprender que Read Dead Redemption 2 es una épica historia con temas tan recurrentes en la condición del ser humano como son el honor, la lealtad, el amor o la traición.

El abanico de opciones que se nos presenta realmente abruma. Aparte del hecho de haber creado un universo repleto de actividades como la caza o la pesca desde el punto de vista de la supervivencia u otras actividades más mundanas (y lucrativas) como los juegos de cartas, que nos absorberán durante horas y horas si es lo que nos gusta.

No obstante, ponernos en el lugar de un forajido no sería lo mismo si no pudiésemos participar en asaltos a bancos, diligencias o incluso luchar contra otras bandas rivales, cuyos desarrollos podrían haber formado perfectamente de la mítica Grupo Salvaje, con la mecánica del dead eye, que vuelve para esta entrega y que podrá ser mejorado a lo largo de nuestra experiencia al igual que nuestra salud y resistencia realizando diversos trabajos.

Uno de los aspectos que más nos han gustado han sido las once misiones paralelas en las que asumimos el papel de cazarrecompensas a la hora de atrapar a aquellos perseguidos por la justicia, con personajes pintorescos y cuya interacción con Arthur es divertidísima cuando intentan convencernos de dejarnos ir en lugar de dejarlos con el sheriff local.


Un portento gráfico


No cabe duda alguna de que el trabajo realizado por la compañía obtiene aquí sus frutos, con una entrega que nos ofrece un maravilloso abanico de imágenes en la naturaleza más pura, desde agrestes paisajes nevados a estampas en la pradera que bien podría haber sido sacadas de cualquier película de los mitos del western.

Las distintas opciones que se nos presentan van complementadas con un bellísimo ciclo día-noche que nos permite disfrutar de preciosas instantáneas tanto en los amaneceres como en los atardeceres, sobrecogernos con los rayos de una repentina tormenta o presentarnos con las dificultades obvias de un paisaje nevado con todos lo que eso conlleva.

Si todo lo anterior no fuese suficiente, el universo que presenta Red Dead Redemption 2 no es solo el más extenso de Rockstar hasta la fecha, sino que se siente vivo, repleto de elementos que lo hacen más rico y eso que no hemos llegado a hablar de la meticulosidad que se ha seguido a la hora de recrear las distintas ciudades, desde la mugrienta Valentine, que parece sacada de la mismísima serie Deadwood, hasta la sofisticada Saint Denis, que es la más grande del juego y que hace las veces de Nueva Orleans.

Cabe destacar que hemos jugado a Red Dead Redemption 2 en una Playstation 4 Pro y el resultado es tremendamente satisfactorio más allá de algunos bugs que son lógicos cuando se habla de un juego de estas dimensiones, pero incluso en las consolas estándar como la PS4 o Xbox One la experiencia es maravillosa.

No obstante, la mejor opción después de múltiples análisis es la Xbox One X, que ve aprovechadas todas sus posibilidades y ofrece una experiencia 4K nativos, que eleva a RDR 2 a los altares.

Por último y no menos importante está el hecho de ser un juego que no viene doblado a nuestro idioma, como viene siendo política de la casa. Se puede entender el enfado de algunos por este hecho, aunque la riqueza que tiene la actuación de los actores que han puesto voz a los personajes difícilmente se les podría haber hecho justicia.

La casi interminable campaña que nos trae Rockstar se va a ver complementada con Read Dead Online, la experiencia multijugador que verá la luz en forma de beta a finales del mes de noviembre y de la que sabemos poco a día de hoy. De todas formas, si nos atenemos al soporte que tiene GTA a nivel de contenido a lo largo del tiempo, eso solo podrá hacer que RDR 2 tenga en el multijugador otro elemento de valor añadido al que sumar.


Conclusiones


Hay pocas ocasiones en las que las expectativas llegan a hacerse realidad, pero nadie podrá decir que Rockstar ha cumplido con creces con todo lo prometido e incluso algo más a la hora de ofrecernos un Red Dead Redemption 2 que se ha convertido por derecho propio en uno de los mejores juegos de la actual generación.

Únicamente se puede catalogar como de experiencia total lo que acabamos de disfrutar, con infinitas posibilidades por descubrir en este rico universo y en el que todo funciona con la precisión de un reloj suizo.

Solo nos queda dar la enhorabuena a la compañía por este viaje que nos ha ofrecido y que dejará huella en el corazón de todos los jugadores que se acerquen a este maravilloso western crepuscular del que John Ford, Howard Hawks, Anthony Mann, Sam Peckinpah o Sergio Leone, por mencionar algunos, se sentirían plenamente orgullosos.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Videojuegos

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies