¡Síguenos!

Euroliga

El Real Madrid se lleva el factor cancha de Grecia

Felipe Reyes, con 18 puntos y 6 rebotes, y el francotirador Jaycee Carroll con 17, sostuvieron al conjunto blanco en el OAKA de Atenas.

El Real Madrid salió a pista con la clara misión de no repetir el desastroso inicio del primer partido de la serie. Para ello, Laso sacó de inicio a Thompkins y Ayón en lugar de los señalados Randolph y Tavares. Panathinaikos repitió la intensidad física del martes, pero el quinteto madridista aguantó el arreón inicial de los griegos. El ataque blanco no carburó, debido a la feroz defensa de Thanasis Antetokounmpo sobre Doncic. El base esloveno se cargó rápido con dos faltas y no regresó hasta los instantes finales del segundo cuarto. El equipo griego, por su parte, fue abriendo ventaja a base de tiros libres; cerrando el cuarto con un triple de Singleton que ponía el 21-16.

La segunda unidad madridista acortó distancias, liderada por un rejuvenecido Felipe Reyes que puso a su equipo por delante con dos canastas consecutivas. Pero el poderío interior del ex-NBA Adreian Payne devolvió la ventaja a los pupilos de Xavi Pascual. El Real Madrid se mantuvo en el partido gracias a un dominio total del rebote ofensivo y defensivo: la estadística al descanso reflejó un 22 a 7 favorable al equipo español. A pesar de la debilidad de Panathinaikos en esta faceta, los locales fueron a vestuarios con cuatro puntos de renta (40-36).

EL tercer cuarto comenzó con una dudosa antideportiva pitada a Carroll, situación que aprovecharon los griegos para ponerse siete arriba. En este momento crítico, Felipe Reyes, el eterno capitán blanco, se echó el equipo a la espalda. El cordobés reboteó, sacó puntos en la zona, anotó dos triples sin fallo y leyó a la perfección los cortes a canasta de sus compañeros para poner a su equipo con seis puntos de ventaja. A una tímida reacción local contestó el otro protagonista ofensivo del Madrid: Jaycee Carroll. El escolta, que ya había anotado 7 puntos consecutivos en el cuarto, anotó un 3+1 que devolvió la renta de seis puntos a su equipo. Con un triple de Thompkins, los de Laso cerraron el tercer periodo con 32 puntos anotados (61-68).

El último y definitivo cuarto arrancó de la peor manera posible para los blancos, parcial de 0-7 en contra y partido empatado. Cuatro puntos y una asistencia de Mike James fueron los culpables. Tras el tiempo muerto, el equipo madrileño fue abriendo una pequeña ventaja gracias a la buena lectura de sus interiores (Felipe y Ayón) de los cortes de sus compañeros. Gracias a destellos individuales de James, el Panathinaikos se mantuvo en el partido. Pero los fallos en ataque de los griegos, sumados a la frialdad de Doncic desde el tiro libre (8/8) acabaron decantando el partido para el Real Madrid  por 82 a 89.

La serie vuela la semana que viene a la capital española para los enfrentamientos de miércoles y viernes. El conjunto madridista buscará sentenciar la eliminatoria, para no tener que recurrir a un agónico y definitivo quinto partido en el OAKA.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Euroliga

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies