¡Síguenos!

Real Madrid

Un Madrid a dos toques

Un Madrid perfectamente escalonado buscaba llegar a los jugadores más adelantados con una exhibición de fútbol coral, para la que es imprescindible jugar con futbolistas de una calidad técnica top.

El pase es uno de los fundamentos básicos del fútbol. Por normal general, si un equipo es capaz de jugar a uno o dos toques, logrará ventajas muy difíciles de defender para el equipo contrario, más si en esos toques destacan dos características, la precisión y la verticalidad. El Real Madrid jugó en Ipurua posiblemente los mejores 45 minutos de las dos y hasta puede que de las tres últimas temporadas.

Es evidente que en los últimos partidos y pese al empate ante el Betis, en el equipo se había empezando a ver síntomas de mejoría a nivel sistema, aunque algunas extrañas rotaciones de Zizou y el estado de forma de jugadores básicos nos confundiesen en algunos momentos. El equipo saltó como ante el Leganés o el Galatasary, es decir, enchufado y activo. Y lo hacía en una plaza complicada, sabedores que si no corres en Ipurua, el Eibar te come.

Mendilibar había preparado una trampa, ante el 4-3-3 de los blancos, un 4-4-2 buscando superioridad en medio campo, con Enrich y Kike Garcia formando un doble nueve para presionar a los dos centrales, intentando encontrar tras algún robo un 1 x 1 de estos con Ramos o Varane. Este plan se veía reforzado por un día de perros para jugar al fútbol, uno de esos en los que algún jugador tiende a desaparecer. Con lo que no contaba era con un Madrid tan lúcido, jugando a dos toques, con una sencillez casi insultante y sobre todo, con un acierto en el pase inusual cuando además éste es vertical.

El Madrid salió jugando sin miedo, con autoridad, iniciando siempre desde atrás, apoyándose en continuas triangulaciones, pero buscando saltar líneas, sin caer en el toque horizontal y demagogo que a veces confunde cuando se crean cadenas de pase, y son los defensas quienes terminan pasándose el balón entre ellos sin buscar dañar al rival. Volvió a tener la banda izquierda como lado fuerte, más con el gran partido de un Hazard hiperactivo, que cada día se entiende mejor con Benzema, sin duda y con el permiso de Ramos, actual líder de este equipo. Un Madrid perfectamente escalonado buscaba llegar a los jugadores más adelantados con una exhibición de fútbol coral, para la que es imprescindible jugar con futbolistas de una calidad técnica top. Jugando a dos toques y encontrando siempre al tercer hombre para poner al receptor de cara a la jugada, el Madrid dominó esa primera parte con un fútbol que habría hecho las delicias de paladares como los de Cruyff,  Wenger y hasta el mismísimo Guardiola. Fútbol posicional, de toque, con continuas triangulaciones pero vertical, muy vertical.

La gran demostración de fútbol de la primera mitad con Hazard cada vez más suelto en acciones de ataque, capaz de atraer atenciones defensivas y eliminando jugadores en el 1 x 1, acción de desborde que ha favorecido que tanto Valverde como Karim puedan cargar el área más libres y que Lucas llegase al espacio libre, dio paso a una segunda parte con un Madrid menos acertado, con más errores en los pases y donde el cansancio de algún jugador como Modric, Lucas Vázquez  o Karim hizo acto de presencia. Aún así los de Zidane supieron jugar esos minutos sin cometer errores y dejando sin opciones de engancharse al partido nunca al Eibar.

Zidane: Sorprendió y acertó de pleno al introducir en el once a Lucas Vázquez y no a Rodrygo. El partido, a priori, como todos los de Ipurua ante el Eibar, pedía garra, trabajo y pierna fuerte, aunque luego se desnivelase más por el talento, la calidad y el toque que por el sudor. Parece claro que su columna vertebral ya la tiene, y que en ella Valverde va a ser pieza básica. Rotó a Kroos dando entrada a Modric, y al ya comentado Lucas por Rodrygo, y los dos hicieron un notable partido. El Madrid está creciendo, pero le faltan aún cosas importantes, veremos si abandona ese Doctor Jekyll y Mister Hyde de las últimas jornadas y se centra en un estilo de juego definido, que si fue el de la primera parte el que busca Zidane, al menos nadie se podrá quejar de que la apuesta no es bonita e interesante.

Courtois: De momento otro partido con la puerta a cero, batiendo con ello la marca de imbatibilidad de Keylor Navas, aunque aún lejos de los 10 partidos sin gol de Calillas. No estuvo muy exigido, poco a poco se va asentando y dando muestras de más seguridad en sus acciones.

Carvajal: También mejoró anteriores actuaciones, sobre todo estuvo más limpio en la circulación y triangulación del juego, aunque se excedió en colgar el balón al área en algunas jugadas. Se le notó que con Lucas se entiende mejor que con Rodrygo. El Madrid necesita esta versión del lateral. Hizo un bien partido tanto en ataque como en defensa.

Varane: Poco a poco va encontrando también su mejor cara. Estuvo más lúcido y confiado con el balón que en anteriores partidos. En defensa impuso su altura y velocidad ante Kike García, al que apenas dejó tocar el balón. Que Casemiro esté jugando tan cerca de los centrales también le ayuda mucho al no tener que salir nunca de su zona en busca del media punta.

Ramos: Se mostró con mucha jerarquía en la triangulación del juego, dando tranquilidad a acciones sobre todo en el lateral izquierdo donde Mendy se descolocaba con facilidad en sus ayudas a Hazard. Parece que poco a poco va encontrando su juego.

Mendy: Físicamente es una bestia y su manejo de balón es notable, no así su posicionamiento, ya que buscaba demasiado jugar por dentro. De momento no se entiende ni con Hazard ni con Benzema, con los que en demasiadas ocasiones se solapa. Sorprendentemente tras mostrar un par de buenos cambios de juego con la pierna derecha de banda a banda, luego falló varios centros sencillos con su pierna buena, la izquierda. Bien en defensa, solo correcto en ataque y suspenso en acoplamiento.

Casemiro: Valverde le está dando la vida. Lleva tres partidos hundiéndose mucho entre los centrales, de forma que recorre menos kilómetros, dosificándose dentro del campo. Volvió a ser un seguro defensivo sin apenas errores en las entregas.

Modric: Mientras que le duró el fuelle, fue el cerebro del equipo, tocó bien y siempre con criterio, y aunque jugó 90 minutos, a los 70 era carne de cambio. Dejó como siempre 4 o 5 acciones de gran calidad, pero se le nota que le cuesta mucho aguantar ciertos ritmos de juego.

Valverde: Con él, el Madrid no solo ha  encontrado un sólido trabajador en medio campo, también un llegador al área atacando desde la segunda línea. El Madrid ha ganado altura que en caso de pérdida, hace que al rival le suponga un gran reto salir jugando con el balón desde atrás, al estar los tres de arriba más el uruguayo en zonas de presión, con lo que se favorece el robo o que la jugada se cierre con un  despeje fácil de ganar por Casemiro, Ramos o Varane.

Lucas Vázquez:  La sorpresa en al alineación de Zizou y para mí, un acierto táctico, volvió a ser el trabajador de banda que tanto aprecia Zidane. Sin gran influencia en ataque, sí supo equilibrar con sus movimientos el 4-4-2 vasco. Terminó sustituido y con calambres.

Benzema: A Karim desde hace un año se le ve más en nueve, con ese punto de egoísmo que antes no se le veía cuando jugaba al lado de Cristiano. Egoísmo del bueno si hablamos de un delantero centro, del jugador más en punta de un equipo. Se le ve  con confianza a la hora de rematar balones que antes pasaban de largo y ahora chuta buscando el gol, algo que sí hacía en el Lyon, pero no con la mirada inquisidora del portugués. Hizo dos y a punto estuvo de firmar un hat trick.

Hazard: Hizo de todo y todo bien. Atacó continuamente con 1 x 1 a su lateral y a las ayudas, demostrando que es un driblador de élite. Partido que le acerca mucho al Hazard que este Madrid necesita, un atacante diferencial. Estamos hablando de un jugador nivel Sterling, De Bruyne o Salah, un futbolista que encara, hace girar las defensas y apenas pierde la pelota.

Vinicius: Dejó un par de detalles y poco más.

Isco: Intentó participar y ser el amigo de todos, pero le faltó tiempo.

Brahim: Sin tiempo.

1 Comment

1 Comment

  1. Pingback: El efecto Casemiro-Valverde I Real Madrid I A La Contra

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Real Madrid

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies