¡Síguenos!
Asensio frente al Eibar I Foto Twitter @realmadrid

Café Society

Vendidos por la incertidumbre

El Madrid fue una marioneta, un equipo sin alma, ni dominó ni tocó la trompeta para jugársela al sálvese quien pueda.

Volvió La Liga, el fanatismo arraigado y desmedido, las tertulias en el bar, las palmas, los vítores, los bocadillos de panceta, y de repente, también el frío. El parón nos pilló en pleno veroño, pero ahora, las mantas ya asoman por los campos de España. El invierno me gusta, aunque al Real Madrid se le dé mejor la primavera. El equipo de Solari es tan poderoso que ha decidido convertir un noviembre dulce en uno pecaminoso. De noviembre no podíamos seguir esperando cosas buenas y es que —a medio camino entre el final del otoño y la Navidad—, es tan insulso como el yogurt natural sin azucarar.

Es mes de matanza, hecho que nos puede amargar la existencia. Al principio del partido ante el Eibar no sabíamos si el Madrid iba a seguir siendo un educado verdugo o iba a volver a ser degollado públicamente. Y el Eibar no suele perdonar el banquete si enfrente tiene una buena pieza que cazar y el rival se presta a pasar su cuello por el filo del cuchillo. El equipo que ha construido Mendilibar da la cara siempre, lo que ocurre en esta vida es que la puedes mantener intacta o te la pueden partir cuando menos te lo esperas. Si el equipo vasco no ha llegado a esferas más altas ha sido porque la segunda es la más acorde a su estatus. El destino decidió que el Eibar fuese el Eibar. Pero hoy el Eibar ha sido mucho más, un equipo con hambre, con actitud, con intensidad arriba, abajo, en el medio, con conocimiento de causa y dispuesto a poner patas arriba la jornada desde primera hora. Precisamente, todo lo contrario de lo que fue el Madrid. Entiendo que el Real Madrid es un equipo que no ve las noticias, porque si no, es incomprensible que no haya notado un escalofrío pensando por un instante que esta noche podría haberle recortado varios puntos a sus dos compañeros de reparto en la lucha por el título.

El Madrid fue una marioneta, un equipo sin alma, ni dominó ni tocó la trompeta para jugársela al sálvese quién pueda. Hay varios problemas por resolver que ya teníamos antes de que Solari ocupase el banquillo y sobre los que hemos corrido un tupido velo aferrados a victorias terapéuticas, pero poco convincentes. El Real Madrid ha vuelto a su dolorosa realidad; jugadores acomodados —y no importa quién sea el entrenador—, falta de ideas, de frescura, de buenas intenciones. En cada partido tengo la sensación de que el Madrid se tambalea en una cuerda floja a la que le quedan pocos hilos para romperse por completo y hacernos caer al vacío. Pero el equipo ni siente, ni padece. Parece que no tenemos ninguna virtud porque no las ponemos en práctica. Y parece que tenemos miles de defectos, porque no los paliamos con las virtudes que se presuponen a este grupo. Hoy nadie ha podido salvarse. Hoy odio un poco más el mes de noviembre.

Con 3-0 en el marcador, el Eibar buscaba el cuarto y el Real Madrid el perdón. Solo gracias a Benzema pudimos comprobar que el Madrid no se estaba haciendo el muerto sobre el césped de Ipurua. Hubo un plano que mostraba a Solari con el ceño fruncido, pero permaneciendo en silencio, bien peinado, casi sosegado, imperturbable ante el miedo que daba lo que estaba presenciando. La viva imagen de lo que es el Real Madrid desde hace mucho tiempo: no soy capaz de aventurarme a confirmar si está vivo o ha fallecido. Por el momento, necesitaremos varias bombonas de oxígeno para aguantar el ritmo.

 

Periodista. Si suena Ella Fitzgerald, mejor. LaLaLandera. Tiene carácter, talento y, para colmo, nació cuando la mayor parte de nosotros ya teníamos media carrera hecha (o deshecha). Posee una gran habilidad para salir al corte en el fútbol y en la redacción, aunque es más de ponerla en la escuadra. Emperatriz de la batcueva.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Café Society

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies