Sin cadenas I Café Society I A La Contra
¡Síguenos!

Café Society

Sin cadenas

Es cierto que ganar al Getafe, al Girona y al Leganés no puede ser motivo suficiente para que los juglares salgan a las calles, pero los madridistas reconocemos ya, que a estas horas, hemos guardado el paraguas. 

El Real Madrid empieza a parecerse a algo bueno. Todavía no sé exactamente qué forma atribuirle, si la de un cuadro agradable a la vista o la de una comedia romántica. Todo arrancó en un verano sin amores, pero con muchos reproches. Y sin embargo, parece que la pérdida de un eslabón tan grande en la cadena evolutiva del Madrid ha empujado al resto a tomar el testigo del futuro del club. Los mejores empiezan a asomar la cabeza, una vez que se han retirado la manta de encima, puro darwinismo. El Madrid progresa adecuadamente y al embrión de Lopetegui ya se le reconocen ciertos rasgos que empiezan a definir la cara que tendrá la criatura a lo largo de toda la temporada.  Tener planes es una buena señal.

En Django Desencadenado (otra obra maestra de Tarantino que les animo a ver si todavía no lo han hecho) hay una frase que me viene como anillo al dedo para describir el estado de Benzema cuando Cristiano Ronaldo abandonó el nido: “Lamento haberle metido una bala en la rodilla, pero no quería que hiciera nada precipitado antes de que tuviera la oportunidad de recapacitar”. Todos pensamos que la marcha del portugués le vendría bien a Karim, pero no tanto. Los más insensatos creíamos (e incluso lo decíamos en voz alta) que lo mismo a Benzema le podríamos pedir más tangibles y menos intangibles, pero sin exagerar. Pues bien, nos equivocamos. Con un tiro en la rodilla, Benzema se ha desatado, ha recapacitado y ha salido de una sombra que comenzaba a ser perpetua, para iluminar el camino del Madrid hacia la portería contraria. Ya lo decía mi madre, un tortazo a tiempo evita muchos problemas y trae cosas positivas a largo plazo. No le den jamás una pistola a esta mujer.

Es cierto que ganar al Getafe, al Girona y al Leganés no puede ser motivo suficiente para que los juglares salgan a las calles, pero los madridistas reconocemos ya, que a estas horas, hemos guardado el paraguas. Septiembre es un mes para hacerse ilusiones, no se engañen. Mi deseo a estas alturas es que el Madrid no eche de menos a Cristiano ante la Juve, el Bayern, el Atleti o el Barcelona. Y el que debe asumir nuestras necesidades primarias es Gareth Bale. Con Karim preferimos amanecer de la mano.

Ante el Leganés, el equipo se dejó llevar por la inercia, pero también por quince minutos de relajo que ante rivales de alcurnia pueden suponer una sentencia de muerte. Lopetegui debe ir pulieron los diamantes para perfeccionar su obra, pero a priori, el equipo ha comprendido lo que el vasco quiere y no solo eso, sino que trabaja para cumplir sus deseos. La maquinaria funciona. El Real Madrid ha dado el pistoletazo de salida a su propia revolución industrial.

 

Periodista. Si suena Ella Fitzgerald, mejor. LaLaLandera. Tiene carácter, talento y, para colmo, nació cuando la mayor parte de nosotros ya teníamos media carrera hecha (o deshecha). Posee una gran habilidad para salir al corte en el fútbol y en la redacción, aunque es más de ponerla en la escuadra. Emperatriz de la batcueva.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio
Anuncio

Más en Café Society

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies