¡Síguenos!
Modric durante el partido ante el Levante I CORDON PRESS

Café Society

La banda de los descorazonados

Este Real Madrid empieza a ser como esa animadora alta, rubia y no demasiado lista, que se inmola bajando al sótano de la casa donde hace años se cometió un horrible crimen.

Afrontar cualquier reto en la vida embriagados por la emoción puede salir muy bien o muy mal. A mí personalmente me sienta fatal tener que actuar conmovida, por ejemplo. Ver las lágrimas brotar de los ojos claros del eterno Herrerín son un motivo suficiente para ir a la guerra en su nombre y traerle un trofeo como homenaje. Y eso que sus mil batallas ya forman parte del pasado y de la historia del Real Madrid. Sin embargo, cuando un equipo funciona por obligación y no por pasión, las posibilidades de vencer quedan pendiendo de un hilo. El Madrid de Lopetegui es un bloque educado, que no comprometido. Es un equipo con calidad suficiente para plantar cara en las buenas y en las malas, pero no es un equipo dominador. Tiene condiciones, pero le faltan ambiciones. Tiene sed, pero poca hambre. Se me vienen a la cabeza de nuevo los ojos húmedos de Herrerín y ya no sé qué le dolía más, si su retiro o su Real Madrid.

La indiferencia ante la situación está siendo el peor vicio de este equipo. Hay truenos, los edificios empiezan a derrumbarse, los nubarrones asoman en el horizonte y no veo a nadie preocupado. Yo desconfío. Será porque estamos en octubre, el mes de Halloween, y este Real Madrid empieza a ser como esa animadora alta, rubia y no demasiado lista, que se inmola bajando al sótano de la casa donde hace años se cometió un horrible crimen. A Lopetegui se le está poniendo cara de intento fallido de salvador que muere inmediatamente después. Este equipo en un mal remake.

El Madrid se encuentra cómodo en la grata compañía del desastre, es un quiero y no puedo constante. Si Isco no está bien, que no juegue, porque la necesidad aprieta y los heridos solo hacen lo que pueden.  El resto de equipos huelen la sangre y ya no respetan la costumbre de venir al Bernabéu con la cabeza agachada. Hoy en día, cualquiera puede ganar a este conjunto de jugadores sin alma. No hemos aprendido la lección después del suicidio colectivo en Moscú. Mariano fue titular y casi mejor que siga cumpliendo con su rol de revulsivo. Salió Benzema, que es casi lo mismo que tirar una moneda al aire (esta vez salió cara). Asensio sigue desaparecido, Modric escondido y Bale tira del carro a medias por si siente un pinchazo. Lo de la defensa ya es una cuestión de estado, lástima que no se pueda acelerar el tiempo para que abril llegue rápido y Sergio Ramos vuelva a ser el mejor central del mundo. 

La mejora del Madrid vino, quién lo hubiese imaginado, cuando se acordó de quién era, de lo que se jugaba y ante quién estaban jugando. Herrerín no merecía un final de película de terror, sino comer perdices. Ceballos fue el único que pareció tener prisa por complacerle. Marcelo, que es muy peliculero, también se hizo cargo de la misión hasta que le tumbaron los calambres. El anarquismo bajo el que juega el brasileño me genera taquicardias. Pero no me disgusta, porque me doy cuenta de que tengo corazón. Precisamente, lo que necesita este Real Madrid antes que prescindir de su entrenador.

Periodista. Si suena Ella Fitzgerald, mejor. LaLaLandera. Tiene carácter, talento y, para colmo, nació cuando la mayor parte de nosotros ya teníamos media carrera hecha (o deshecha). Posee una gran habilidad para salir al corte en el fútbol y en la redacción, aunque es más de ponerla en la escuadra. Emperatriz de la batcueva.

1 Comment

1 Comment

  1. Pingback: Agustín Herrerín: leyenda sin vestirse de corto I Fútbol I A La Contra

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Café Society

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies