¡Síguenos!

Café Society

Mudarse de piel

En Europa, el Madrid se vuelve mucho más real de lo que es en su vida diaria.

Ganó el Real Madrid a la Roma en la ciudad eterna, allí donde siempre nos reciben con amor. Y a estas alturas, cualquier regalo de Navidad anticipado es bienvenido. En Europa, el Madrid se vuelve mucho más real de lo que es en su vida diaria. Los fines de semana, donde la regularidad no se puede discutir y la vagancia tiene consecuencias fatales para el devenir de los acontecimientos, el Madrid, como bien apuntó Sergio Ramos, se vuelve vulgar. No lo puede evitar, forma parte de su naturaleza. Por el contrario, cuando la banda sonora de fondo es la preciosidad que compuso Tony Britten—después de arreglar una composición original de Händel—, hasta Bale aparece de entre las sombras para, no solo marcar, sino para pronunciar algunas palabras sumamente esclarecedoras, aunque ya nos suenen a excusa de andar por casa. «La Champions es una competición distinta a la Liga. Juegas contra los mejores equipos, que quieren jugar al fútbol. Es algo que nos sale natural. Es difícil de explicar».  Se puede decir más alto, pero no más claro, incluso para Gareth Bale. «Ha sido un inicio complicado de temporada. Hay que seguir creciendo, hay que intentar seguir la línea que hemos visto en la segunda parte contra la Roma».

El lugar de Bale lo ha ocupado Isco. Igual que antes ya pasaron por allí Asensio o Benzema. Me acuerdo también de que Modric pecó de ausentismo laboral. Y Kroos. Es decir, en el Madrid somos tan altruistas, que permitimos, cada cierto tiempo, que los jugadores desconecten y se fuguen a hacer yoga o a reflexionar sobre su propia existencia. Priorizamos el bienestar individual al bien colectivo. Si con eso no tenemos ganado el cielo… Puestos a desconectar, tenemos un campeonato donde nos paseamos sin pena ni gloria, porque asumimos con soberbia que se nos queda pequeño, que no nos merece.  Y puestos a pedir, ojalá que las sonrisas de la foto no sean pasajeras, y ojalá que, de repente, le prestemos algo de atención desinteresada a La Liga —por mostrar también algo de altruismo con el campeonato nacional y con el resto de equipos patrios que nos esperan con los brazos abiertos y los colmillos afilados—. Por cierto, alguien debería recordarle a Bale, que dos de los tres mejores equipos de Europa (sin contar al Real Madrid), juegan en España. Veo al galés algo perdido, una costumbre inquietante después de tantos años en nuestro país. Otra clara falta de voluntad preocupante, como la del equipo para el que a veces, juega. Debe de ser algo contagioso.

En cuanto a las buenas noticias, revivió Lucas Vázquez, un jugador que ningún entrenador es capaz de descartar. Por algo será. Porque por ejemplo de Isco, no se puede decir lo mismo—un misterio que trataremos en el siguiente especial que siga la estela del que hicimos para homenajear el asesinato de Kennedy—. Benzema sigue siendo protagonista entre tanto actor secundario, y siendo Karim el de las buenas intenciones, el tenerle de buen humor siempre suma, nunca resta. Mientras tanto, seguimos sumidos en una dicotomía que parece que va a extenderse durante toda la temporada. Un mundo idílico, Europa, donde el Madrid se ríe a carcajadas, aunque le duelan todas las partes del cuerpo; y otra realidad, la de La Liga, donde nos aburrimos y nos damos por contentos con la mediocridad de aquél que se conforma con poco en vez de quererlo todo. El Madrid no consigue ser uno.

Periodista. Si suena Ella Fitzgerald, mejor. LaLaLandera. Tiene carácter, talento y, para colmo, nació cuando la mayor parte de nosotros ya teníamos media carrera hecha (o deshecha). Posee una gran habilidad para salir al corte en el fútbol y en la redacción, aunque es más de ponerla en la escuadra. Emperatriz de la batcueva.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Café Society

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies