¡Síguenos!
Lopetegui
Lopetegui durante el partido de Champions ante el Viktoria I CORDON PRESS

Café Society

La fidelidad ha muerto

Si no se necesita un entrenador, no hagamos perder el tiempo a nadie.

Me muestro total y absolutamente en contra de la destitución de Julen Lopetegui. Digo esto, porque me resulta llamativo que en verano se sacasen comunicados para desmentir fichajes varios, pero que a estas alturas, el club no haya publicado ninguno apoyando a su entrenador cuando en todos los medios de este país se ha escrito que el vasco está más fuera que dentro. Es un gesto feo, o cuanto menos, sumamente esclarecedor. Julen está sentenciado, la espada de Damocles cuelga sobre su cabeza y será el partido en Barcelona el que sentencie su carrera como entrenador del Real Madrid o el que le dé una vida más. Yo soy de las que piensan que el Madrid estará a la altura en el Camp Nou, con lo cual, Lopetegui salvará su segunda bola de partido. Se oyen rumores de que la sombra de Mou es alargada y a mí me parece que ser mourinhista en el año 2018 es un ejercicio de locura melancólica digno de estudio.

La contratación de Julen fue todo un acierto. Y si tan convencidos estábamos todos de que esta iba a ser una temporada de transición, no entiendo la histeria colectiva. La apuesta era arriesgada, mucho más cuando la planificación desastrosa sobre la que corrimos un tupido velo mientras estábamos en el chiringuito era palpable y, tarde o temprano, se haría corpórea. Con Julen hemos sufrido el miedo a lo desconocido, a lo nuevo, al cambio. Pero no se engañen a ustedes mismos ni caigan en la trampa, porque solemos tildar de cobardes aquellas decisiones que no nos gustan o que no funcionan a la primera. Craso error. Julen se irá por la puerta de atrás, pero espero que deje un rastro lo suficientemente oloroso a su espalda como para que haya un terremoto que sacuda los cimientos del club. Si no se necesita un entrenador, no hagamos perder el tiempo a nadie. Contratemos a alguien que someta a la plantilla a sesiones de coaching y terminemos con la pantomima de los entrenamientos, los ensayos, los sistemas, la lírica y los aspavientos en la banda. Pueden pasar dos cosas: que resucitemos o que el sedentarismo nos mate.

El Madrid tiene que aprender a confiar en manos ajenas. Los gestos de patriotismo rancio es necesario dejarlos de puertas para adentro. Fuera, lo importante es tener una idea. O en todo caso, no tener ninguna pero estar comprometido con la causa. Ese era el papel de Zidane y los jugadores lo entendieron a las mil maravillas. Lopetegui llegó con pies de plomo, tratando de imitar la calma que habíamos vivido durante varios años con Zizou, pero con una carpeta llena de apuntes y medidas a corto plazo. Ya habíamos visto sus matices en la Selección, con lo cual, que los puristas del caos se lleven ahora las manos a la cabeza es bastante ventajista. El cambio sigue siendo necesario, mucho más cuando los jugadores viven sumidos en un acomodamiento de andar por casa peligroso para los intereses de todos.

Sobre el encuentro ante el Viktoria Plzeň tengo poco que decir. Peligroso y tenso por las circunstancias, pero facilón al fin y al cabo. Fue un partido insulso, de esos sobre los que cuesta escribir algo brillante a no ser que seas un neurótico o un genio como Woody Allen. Vi a Lopetegui serio, pero estoy convencida que es capaz de dormir a pierna suelta por las noches. No sé si muchos de sus jugadores podrán hacer lo mismo, aunque ya saben lo mentirosa que es la conciencia. El Madrid tiene muchas virtudes, pero una vez más es inconstante a la hora de serle fiel a un entrenador. Quizá seamos así de autosuficientes, o quizá estemos tan locos como para pensar que a estas alturas no necesitamos ayuda de nadie. El Madrid pierde el norte, mientras Lopetegui es el único que sigue al pie de la letra su hoja de ruta. Próxima parada: la guillotina o el salvoconducto.

Periodista. Si suena Ella Fitzgerald, mejor. LaLaLandera. Tiene carácter, talento y, para colmo, nació cuando la mayor parte de nosotros ya teníamos media carrera hecha (o deshecha). Posee una gran habilidad para salir al corte en el fútbol y en la redacción, aunque es más de ponerla en la escuadra. Emperatriz de la batcueva.

1 Comment

1 Comment

  1. Amr

    24/10/2018 at 15:32

    No estoy de acuerdo con la idea general de que Zidane no tenía nociones tácticas. La segunda parte de la final de Cardiff debería de haber desterrado esa idea definitivamente. Por otra parte, sí creo que el éxito de Zidane se debe, en parte, a que es el único entrenador cuya figura ha respetado Florentino Pérez. Si no, fijaos en lo bien que va el baloncesto: como no le interesa, lo deja en paz (entiéndase, en manos de gente que sabe).
    Me gustó mucho el artículo, es un placer leerla.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Café Society

  • Bale Bale

    Salida de emergencia

    Yo personalmente apuesto a que Bale disfrutará más del invierno fuera, que de la primavera...

  • derbi derbi

    Los otros

    Los pesimistas son aquellos que se niegan a creer en las bondades del otro...

  • Benzema Benzema

    Las siete vidas de Benzema

    Ante un equipo en proceso de recuperar la identidad perdida —si es que algún...

  • Serena Serena

    La importancia del legado

    Aunque Serena todavía no lo sepa, ya ha cumplido con el objetivo final. Y...

  • Madrid Madrid

    Alma triste

    Quizá tanto el Madrid como el Barça se den cuenta tarde de que en...

  • Real Madrid Real Madrid

    Regreso al pasado

    Al que se le hacen demasiado largos los noventa minutos en su propia casa...

  • Hay vida en Marte

    El peor pecado del Madrid no es la soberbia, es la pereza.

  • Madrid Madrid

    Un equipo sin libertad

    Siento ser yo la que os abra los ojos: en el seno del conjunto...

  • Hazard Hazard

    Siempre Hazard

    El belga ha pasado de ser la estrella de un festival independiente a una...

  • Hazard Nueva York Hazard Nueva York

    Perdidos en Nueva York

    "Para nosotros ha sido un amistoso, y para el Atlético no", dijo Zidane en...

  • El triunfo de las ideas

    Lo que debe hacer el Barcelona es obstinarse en tener éxito confiando en su...

  • Zidane Zidane

    La esperanza

    Con el regreso de Zizou, vuelven los miedos al otro lado del río y...

  • La muerte del emperador

    Yo hubiese muerto con Marcelo de delantero, pero ya no queda lugar en el...

  • Entre dos aguas

    Creo que esta eliminatoria puede definir muchas cosas, entre ellas, si hicimos bien en...

  • Los socios

    Desde la irrupción de Vinicius, la temporada de Karim ha pasado de ser oscura...

  • Con la muerte en los talones

    Nuestro cuerpo pesa, nuestra mente necesita una buena dosis de antidepresivos.

  • Los mundos de Bale

    A Bale le son suficientes ciertos segundos de lucidez para justificar su estancia en...

  • Isco Isco

    Los pitos

    Es mejor que Isco piense cinco segundos antes de reaccionar como si no fuese...

  • Mudarse de piel

    En Europa, el Madrid se vuelve mucho más real de lo que es en...

  • Vendidos por la incertidumbre

    El Madrid fue una marioneta, un equipo sin alma, ni dominó ni tocó la...

  • Los pecados de Asensio

    Sus declaraciones son terriblemente coherentes con su desempeño en el campo desde hace varios...

  • Ramos Ramos

    Lamerse las heridas

    Quizá Solari quiera mantener las apariencias, porque cambiar —lo que se dice cambiar— el...

  • Salto al vacío

    El Madrid necesita beber para olvidar las penas o para lavar su propia conciencia.

  • La banda de los descorazonados

    Este Real Madrid empieza a ser como esa animadora alta, rubia y no demasiado...

  • Problemas de salud

    Habrá tiempo para limpiar las impurezas y sanar las heridas, porque se acerca el...

  • La mirada perdida

    El equipo de Lopetegui empieza a caer en el aburrimiento de lo cotidiano.

  • Sevilla Sevilla

    No querer es no poder

    El Madrid no compareció ni en cuerpo ni en alma. La estrategia puede fallar,...

  • Un homenaje a los buenos

    Lo que se ha reconocido con el premio The Best, es que Modric convierte...

  • Los instantes

    Bale sonrió en el banquillo (una novedad positiva) y al equipo de Lopetegui le...

  • Mr. Wonderful

    El Real Madrid ha transformado todos sus problemas en soluciones efectivas. Hay esperanza.

  • Como en los viejos tiempos

    En Bilbao todavía se vive el fútbol como antes, con chapela, manga corta y...

  • Sin cadenas

    Es cierto que ganar al Getafe, al Girona y al Leganés no puede ser...

  • El primer portazo de Luis Enrique

    Los interrogantes eran varios y el asturiano, normalmente austero en gestos grandilocuentes, se ha...

  • Mariano Mariano

    Mariano es un buen regalo

    Nunca sabremos los nombres que pertenecen a ese grupo de privilegiados que se han...

  • Olvidarse la letra

    Durante años hemos echado en falta a un entrenador, hasta que nos dimos cuenta...

  • Lágrimas en la orilla

    España se queda a las puertas de la gloria, tras caer en la final...

  • En busca de la felicidad

    España jugará la final del Mundial Sub20 tras vencer 0-1 a Francia con gol...

  • Nacho Nacho

    La ley de Nacho

    Permítanme el descaro de asegurar, que Nacho sigue siendo, temporada tras temporada, el mejor descubrimiento para...

  • Barrer en el desierto

    Tengo algunas certezas apuntadas y nunca dejo de creer en ellas. Al Madrid le...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies