¡Síguenos!
Madrid
Sergio Ramos al finalizar el partido ante el Villarreal I CORDON PRESS

Café Society

Alma triste

Quizá tanto el Madrid como el Barça se den cuenta tarde de que en la Liga no existen períodos de entreguerras.

Quiero homenajear a Pedro Almodóvar en la semana en la que nuestro más ilustre creador cinematográfico ha sido galardonado con el León de Oro en el Festival de Venecia. Voy a confesar que he usado muchas veces un pequeño diálogo de su película La mala educación para explicar por qué el Real Madrid ha llegado a ser el enemigo de los pueblos libres:

― No tenemos testigos.
― Dios.
― Sí, pero él está de nuestra parte.

Esta temporada tendremos que asumir que la fe ya tampoco nos sirve. El Madrid se ha vuelto más reservado, más tímido, menos desbocado. Siempre he sido una persona aferrada al control como norma para que las cosas funcionen, pero empiezo a notar con los años, que hay que dejar lugar para la improvisación. Me dirán ahora que para eso tenemos a Marcelo y tienen razón, pero haber fichado a Neymar era ese giro inesperado de los acontecimientos que hubiese cambiado el rumbo de las cosas a corto plazo. El equipo blanco no planificó tener velocidad (ni gol) en verano y ahora nos encontramos con que seguimos teniendo las mismas pesadillas de la temporada pasada por haber cometido un error similar al de hace un año. El Real Madrid siempre ha tenido algo de soberbia y veo que a Zidane se le han pegado los malos modales.

Ante el Villarreal tampoco hubo sistema, ni un método, ni un plan B. Zidane decidió mermar el centro del campo con un once experimental, a la par que poco práctico, y dejó a Kroos vendido y a Casemiro desbordado. Para colmo, el Madrid se enfrenta ahora mismo a una triste realidad sin Bale, algo que por supuesto, nadie podría haberse imaginado hace apenas unas semanas. Kroos, Modric o Benzema siempre van a saber cómo tocar el balón, lo llevan en la sangre, pero el Madrid ya no amenaza con castigar a sus rivales, les pide permiso. Además, la defensa es una tragedia, cualquier pelota más o menos comprometida dentro del área es prácticamente una ocasión clara de gol. No miremos tanto hacia adelante, donde ya dirigimos los cañonazos por costumbre, echemos un ojo al estado de la retaguardia.

Se tiene la sensación de que el Madrid puede ganar o perder por el mero hecho de que tiene jugadores capaces de decidir su propia suerte, no porque haya detrás una metodología en favor de la victoria. Parece que en estas primeras jornadas el Real Madrid y el Barcelona han firmado un pacto de no agresión, mientras el Atleti no tiene amigos. Quizá tanto el Madrid como el Barça se den cuenta tarde de que en la Liga no existen períodos de entreguerras. Por cierto, me preocupa mucho Modric. Sin la precisión del croata (y sin un sustituto), el Madrid pierde horas de vida.

¿Se acuerdan de la velocidad y de la chispa que no tenemos y que nos hace falta? Pues bien, aún quedan unas horas para que termine el mercado. Recen todo lo que sepan a ese Dios que, supuestamente, siempre estaba de nuestro lado. Yo anoche no podía dejar de mirar al banquillo, veía a Zidane junto a Bettoni y se me venía a la mente otro diálogo de la La mala educación:

― ¿En qué piensas?
― En los cocodrilos hambrientos.

Periodista. Si suena Ella Fitzgerald, mejor. LaLaLandera. Tiene carácter, talento y, para colmo, nació cuando la mayor parte de nosotros ya teníamos media carrera hecha (o deshecha). Posee una gran habilidad para salir al corte en el fútbol y en la redacción, aunque es más de ponerla en la escuadra. Emperatriz de la batcueva.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Café Society

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies