¡Síguenos!
La Real Sociedad celebra la victoria ante el Atlético. EFE / Juan Herrero

Atlético

Una fiesta frente al líder

La Real reestrenó su casa con una gran victoria ante el Atlético (2-0). Primera derrota de los de Simeone este curso. El miércoles, la Juventus.

La Real reestrenó su casa con una victoria trabajada desde la intensidad y el ímpetu. Espoleados por el ambiente en Donosti y por la visita del líder, los de Imanol no dieron tregua a un Atleti demasiado débil en el centro del campo y sin ideas en la creación de juego. Los derroteros se vieron claros pasados los 15 minutos de la primera parte. El Atlético salió bien, pero tras el primer cuarto de hora se vio superado por una Real que quería responder con victoria a un público entregado (récord de asistencia y probablemente de decibelios desde que se apagó Atocha).

Ese ímpetu y esa intensidad no tuvieron premio en esa primera mitad… pero dejaron los mimbres preparados para la segunda. Avisó seriamente la Real hasta en dos ocasiones. En la primera salvó Oblak un mano a mano a Oyarzabal y en la segunda fue Savic el redentor, al repeler con la pierna un cabezazo de Oyarzabal (de nuevo). Odegaard brillaba en el césped, Portu era un puñal por la derecha y Oyarzabal… Lo de Oyarzabal ya lo hemos contado. Ensayo general txuri-urdin para lo que sería la segunda mitad.

Porque en la segunda mitad el esfuerzo de la Real dio sus frutos. Simeone cambió el dibujo para dar músculo y contención en el centro del campo con la entrada de Llorente por Lemar. Pero de nada sirvió, porque de un error en el centro del campo llegó el primer gol de la Real. Pase entre líneas de Oyarzabal a Merino, que salió con una velocidad endiablada para ponersela a Odegaard, que marcó después de que su disparo diera en la pierna de Savic. Lo que la vida te quita, la vida te da.

Sin tiempo para la asimilación rojiblanca llegó el segundo tanto de la Real a los tres minutos. Centró Odegaard, recibió Isak en el segundo palo y la puso al punto de penalti para que desde allí marcara Monreal. Gol y tremendo susto con Oblak tendido sobre el césped y aturdido. Aunque, como después informó el club rojiblanco, no perdió el conocimiento en ningún momento, el balonazo que recibió en el mentón le dejó muy aturdido. Se retiró por precaución, muy a su pesar y tras convencerle entre Koke y Saúl.

La reacción del Atleti tras los dos goles fue tan tímida como la del resto del partido. La pudo tener Vitolo a bocajarro, pero Moyá se lució. La pudo tener Giménez con un cabezazo, pero Moyá volvió a parar.

El Atleti de San Sebastián fue un Atleti desconocido este curso. Con poca intensidad y débiles en el centro, no existió creación ni hubo otras ideas. Lemar fue intermitente, Vitolo es mejor revulsivo que titular y los balones no llegaron ni a Joao Félix ni a Diego Costa. La primera derrota de la temporada llega a cuatro días de la visita de la Juventus… Pero ese partido será otra historia.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Atlético

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies