¡Síguenos!
Simeone, con cara de circunstancias después de gol de la Real. CORDON PRESS

Fútbol

Naufragio en Anoeta

Una Real Sociedad superior en fútbol y ganas acaba con un Atlético fundido. Marcaron Willian José y Juanmi por dos veces.

Podríamos empezar esta crónica hablando del momento en el que el Atlético de Madrid se metió en el partido frente a la Real Sociedad, pero habrá muchos que piensen que no llegó a hacerlo en ningún momento del partido, y no les faltaría razón. En los primeros minutos, la Real recordó al ilusionante proyecto inicial de Eusebio. Oyarzabal dejaba siempre detalles, Illarramendi mandaba, Ruben Pardo se atrevía, Canales la quería… Un equipo de autor, con sello y fútbol, mucho fútbol. Lo ha recuperado Imanol Alguacil, que ya ha anunciado que no seguirá al frente por muy bien que marche el equipo (10/12 puntos y 0 goles encajados hasta ahora).

Todas esas cualidades las reúne Thomas, el mejor rojiblanco en esos primeros minutos de dominio txuriurdin, que fueron mínimo treinta, gol incluido de William José en el min. 26. Gol de 9, en el punto de penalti, donde siempre debe de haber un defensa, pero donde ayer solo había un delantero, el que parece será el tercero en discordia en la nómina de Brasil en Rusia, junto a Gabriel Jesús y Firmino. Palabras mayores. Fue Thomas precísamente el que inició ese 1-0 con una pérdida de balón en campo propio. Dos minutos después la tuvo Griezmann en el punto de penalti para empatar tras dejada de Saúl, pero su disparo se marchó alto. Un Saúl que jugó mejor de lateral izquierdo que de mediocentro, que antes ocupó Vrsajlko, que jugó mejor luego en el derecho…

Pero si alguien estuvo peor que el Atleti, ese fue el asistente de Arberola Rojas, que pitó un fuera de juego inexistente de Gameiro (se quedaba solo) en el min.39 y una mano a Torres en el min.58 (se quedaba solo otra vez Gameiro). Dos ocasiones claras de gol. Dos errores que solo se justifican porque el damnificado probablemente no hubiera cambiado el marcador. Antes de eso hubo tiempo de ver resurgir a Januzaj, que pasó desapercibido al principio, y resucitó para volver loco a Vrsaljko. Había dudas sobre el rendimiento del croata en el lateral izquierdo, posición que ya había ocupado muchas veces en Italia y con Croacia, y se empeñó en hacer honor a ellas.

Si no han leído en esta crónica nada sobre Correa, fue porque no apareció por Anoeta. El mejor revulsivo del equipo no estuvo presente siquiera de inicio. Le sustituyó en el descanso Torres. Si no han leído nada sobre Griezmann es porque también estuvo ausente. No podía solo contra el mundo. Solo hay un jugador que pueda hacerlo, y se le espera frente al Arsenal dentro de una semana. Diego Costa. Sin él, Griezmann es otro, uno peor. Sin él, el Atleti, es otro. Mucho peor. Con los dos juntos, y Oblak, un equipo que aspira a todo.

Como nadie cogía galones en el Atleti, ya los cogió Juanmi en la Real Sociedad para rematar la faena, en el min.79 picándola sobre Oblak y en el min.91 de cabeza para poner el 3-0 final y poner al rojo vivo el único objetivo liguero posible para los de Simeone, el zamora. Naufragó el Atleti en Anoeta. El problema es que el barco de la liga zarpó hace mucho tiempo.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Fútbol

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies