¡Síguenos!
A partir de ahora no podrá haber en la barrera jugadores del equipo atacante. CORDON PRESS

Fútbol

Diez nuevas reglas que pueden cambiar el fútbol

Cambio mayúsculo de las normas del juego por la International Football Association Board.

El fútbol es un deporte en constante evolución. Cada temporada cambia, aunque a veces los retoques son tan mínimos que pasan desapercibidos entre los aficionados. El curso pasado asistimos a la revolución que supuso la entrada del videoarbitraje en los estadios. La International Football Association Board (IFAB) acaba de hacer públicas las últimas modificaciones que ha aplicado sobre las normas del juego. Tendrán valor a partir de la próxima campaña. Muchas de reglas han sido remodeladas. Algunos son simplemente curiosas y otras pueden marcar un antes y después. El cambio ha sido mayúsculo. Estas son diez de las más destacadas.

 


Protección arbitral


La regla número 1 continúa puliendo el rol del colegiado en el videoarbitraje. A partir de ahora, los miembros del cuerpo técnico que accedan al área de revisión en la que se encuentra el árbitro podrán a ser amonestados. No sólo eso, ya que si además entran en la sala VAR serán inmediatamente expulsados. Esta medida carece de sentido en España, ya que todas las salas se ubican fuera de los estadios. La novedad de esta regla es que antes sólo afectaba a los jugadores.

 


Menos pérdidas de tiempo


La regla número 3 aspira a que los cambios dejen de ser sinónimo de pérdidas de tiempo. A partir de ahora, el futbolista sustituido deberá encaminarse hacia el banquillo, salvo que el árbitro diga lo contrario, partiendo desde la línea del campo que tenga más cercana. De esta forma, las carreras hacia el banderín de córner segundos antes de ser sustituido dejarán de tener sentido.

 


Variedad de color en las camisetas interiores


La regla número 4 aporta colorido al fútbol. A partir de ahora, los jugadores podrán lucir indumentarias interiores con diversos colores. La única condición es que estos coincidan con los de las mangas de la camiseta principal. Lo novedoso radica en que antes solamente se permitía un color.

 


Más poder a los árbitros


La regla número 5 otorga más poder al colectivo arbitral. Se trata de una de las que más cambios ha experimentado. A partir de ahora, los colegiados podrán amonestar o expulsar a un futbolista o miembro del cuerpo técnico por una acción anterior a la reanudación del juego. Dicho de otra manera, una jugada susceptible de tarjeta podrá ser sancionada aunque en un primer momento el árbitro la haya ignorado y dado continuidad al partido. De hecho, este también tendrá la capacidad de sancionar al miembro del cuerpo técnico de mayor categoría si se da la situación de que no identifica al responsable real de la infracción. La sanción se realizará mostrando el color del tarjeta, como si se tratase de un jugador más, y no sólo comunicándoselo verbalmente. Otro de los puntos más interesantes de esta regla afecta a los penaltis. Si el jugador que va a ejecutar la pena máxima es el mismo que ha recibido la falta y se encuentra dolorido, el árbitro esperará en primer lugar a que sea atendido y después autorizará su entrada al campo para que dispare.

 


El único goleador es el futbolista


La regla número 9 busca que los goles los marquen los futbolistas y nadie más. Suena lógico, pero a partir de ahora habrá bote neutral cada vez que una pelota se introduzca en la portería por el contacto de un árbitro o asistente. Además, también se realizará cuando el mismo contacto dé origen a una nueva situación de ataque o cambie al rumbo de la posesión del balón.

 


Es fútbol, no balonmano


A propósito de los tantos, la regla número 10 establece que un portero no podrá marcar gol impulsando el balón desde su propia puerta con la mano. Resulta inimaginable que una jugada de este estilo tenga lugar en el fútbol actual. En cualquier caso, la International Football Association Board ha querido dejar clara su posición.

 


Si es mano no es gol


La regla número 12 es a buen seguro una de las que más polvareda va a levantar por la cantidad de supuestos que siempre crea la eterna cuestión sobre lo qué es o no es mano. Yendo al grano, no importa que la acción sea voluntaria o involuntaria, si un jugador controla con la mano dentro del área y posteriormente marca gol, la jugada será anulada. Respecto a la posición del brazo o la mano, esta será antirreglamentaria si se encuentra por encima del hombro. Sí serán involuntarias aquellas que vengan fruto de un rebote. La duodécima regla también incluye la prohibición a los futbolistas de patear los objetos que caigan al césped.

 


Más dinamismo al juego


La regla número 13 es otra de las más interesantes. El cambio más sustancial es que a partir de ahora los árbitros no tendrán que autorizar el saque de una falta para que la pelota se ponga en movimiento. De esta forma, los jugadores que quieran poner el balón rápidamente en juego no tendrán que esperar a la aprobación del colegiado. Esta medida está pensada para aumentar el ritmo de los partidos, aunque por el momento sólo afectará a los equipos que se encuentren defendiendo en su propio campo… Los disparos de falta también se han visto modificados. Los futbolistas del conjunto que se disponga a chutar no podrán formar parte de la barrera defensiva y deberán mantenerse a un metro de distancia. Si desobedecen, el arbitro pitará de nuevo libre directo… esta vez desde la misma posición en la que se habían ubicado como barrera.

 


Un pie del portero sobre la línea de meta


La regla número 14 pretende disipar todas las dudas en los lanzamientos de penaltis. Sobre todo para los porteros. En el momento de la ejecución de la pena máxima, el cancerbero deberá tener al menos un pie sobre la línea de meta. Del mismo modo, no podrá situarse ni por delante ni por detrás. Esta medida está motivada por la confusión que han generado los lanzamientos de penaltis en las últimas competiciones celebradas por la FIFA. En caso de que se cometa una infracción, el árbitro la señalará antes de que se produzca el disparo.

 


Libertad para presionar


La regla número 16 podría suponer una revolución táctica. Hasta la fecha, la presión de los equipos rivales en los saques de puerta comenzaba cuando la pelota salía fuera del área del portero. La nueva norma lo cambia todo. Ahora el guardameta podrá jugar en corto con sus compañeros también dentro de su propia meta… y no solamente fuera. De esta forma, los contrarios ya no se verán limitados por un área para acudir a la presión. El tiempo dirá si esta modificación supone un antes y un después en la forma de ir a presionar al rival y sacar la pelota jugada desde atrás. Lo vivimos con el videoarbitraje la pasada campaña. Todo cambio drástico necesita un tiempo de adaptación.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Fútbol

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies