¡Síguenos!

Boxeo

Regreso al pasado

Manny Pacquiao noqueó a Matthysse y ganó el título mundial de la AMB del peso Welter

“Manny Pacquiao noqueó a su rival y ganó el campeonato del mundo”. El boxeador filipino nos permitió desempolvar aquel titular de crónica que hace una década era tan habitual tras sus peleas. A sus casi 40 años, “Pac-Man” se alzó con el título mundial de la AMB del peso Welter y, sobre todo, enterró los fantasmas que surgieron sobre su figura tras perder hace más de un año ante Jeff Horn a los puntos.

El momento en el que Matthysse besó la lona, en el séptimo asalto, nos permitió rememorar aquellos días en los que Pacquiao derrotaba a sus rivales de la forma más épica posible. La leyenda filipina nos devolvió al pasado al tiempo que reivindicó su presente. El boxeo muchas veces peca de ser un todo o nada. Después de una trayectoria extraordinaria, parecía que Pacquiao combatiese ante Matthysse con la presión de tener que limpiar su nombre, como si la calidad de un pugilista se midiese por su última actuación.

El combate fue un ejercicio de dominio total del filipino, que hizo lo que quiso ante un argentino totalmente desconocido. De Matthysse se podrán decir muchas cosas, pero su carácter sobre el ring es incontestable. Sorprendentemente, su pelea decepcionó mucho, no tanto por el rendimiento boxísitico, sino más por su falta de corazón durante los siete asaltos. Si Sampaoli hubiera estado en su esquina, le habrían llamado «pecho frío»…

La corona mundial le fue arrebatada por un Pacquiao que le llegó a tumbar hasta en tres ocasiones. La última fue la definitiva, pero lo cierto es que, si la contienda se hubiera resuelto en las tarjetas, el filipino hubiera salido vencedor claro de todos los rounds. Matthysse se vio desbordado desde que sonó la campana. Buscó diferentes planes y todos le fallaron. Entonces, decidió frenarse, tomar aire y esperar un despiste como el que en su día encontró Márquez. Tampoco le funcionó.

Pacquiao se mostró muy superior / Xinhua / Cordon Press

La actuación de Pacquiao no es que fuera extraordinaria. Extraordinaria son sus 60 victorias y el estado de forma que exhibió en Kuala Lumpur con casi 40 años. Empezó vibrante, pero pronto se dio cuenta de que le bastaban combinaciones sencillas de golpes para dañar al argentino. Con un jab y un upper brutal acribilló a Matthysse.

Manny Pacquiao volvió a noquear otra vez a un contrincante por primera vez desde que lo hiciera con el ya retirado Miguel Cotto en 2009. Kenny Bayless decretó el final de la pelea y el filipino se elevó a los cielos de Malasia, a miles de kilómetros del glamour de Las Vegas o New York, como cuatro veces campeón del peso Welter.

Ahora, su futuro es incierto. En el horizonte se asoman nombres como los de Lomachenko o Crawford, de un nivel boxísitico muy superior al de Matthysse. También el de Mayweather, en una hipotética revancha con, seguro, mucho dinero de por medio. Aunque será el senador de Filipinas quien decida. Se lo ha ganado.

1 Comment

1 Comment

  1. Pingback: McGregor vuelve a la UFC... para luchar | UFC | A la Contra

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Boxeo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies