¡Síguenos!

Videojuegos

Resident Evil 2 es un glorioso homenaje al ‘survival horror’

El remake del juego publicado en 1998 demuestra ser un acierto total y encandilará a los seguidores del género

Apelar a la nostalgia puede ser un arma de doble filo y eso se puede aplicar a numerosos ejemplos en nuestra vida. Nuestros recuerdos sobre lo impactante que fue un hecho determinado y más concretamente en el terreno del ocio pueden sufrir una cruel dosis de realidad cuando lo ves con unos ojos más experimentados con el paso del tiempo, para llevarte una enorme decepción respecto a las sensaciones que tuviste en su momento.

Curiosamente, Resident Evil 2 a secas se ha convertido en la excepción que confirma la regla con una actualización sobre el título original publicado hace 21 años que nos devuelve a los orígenes del ‘survival horror’ y que no hace que nuestras expectativas queden colmadas sino que es capaz incluso de elevarlas aún más, lo que supone un mérito tremendo.


Un clásico del género


Desde el anuncio de su desarrollo en 2015, los aficionados a la saga estábamos intrigados por ver cuál era el resultado del trabajo desarrollado por Capcom y hubo no pocos que se mostraban escépticos ante los rumores que le rodeaban puesto que no dejaba de ser un remake en toda regla y lo que eso conlleva.

Una vez publicado, solo se puede concluir que el resultado es extraordinario a todos los niveles puesto que se ha partido de cero, recreando los escenarios góticos de la antigua biblioteca reconvertida en comisaría de Racoon City a los exteriores que apenas pudimos contemplar en el juego original, con un sensacional uso de la iluminación (o la falta de ella) en un rendimiento sólido en las versiones básicas de Xbox y PS4 y mejorando significativamente para las avanzadas y PC.

La fórmula del ‘survival horror’ que se originó en el primer Resident Evil y que alcanzó las mayores cotas de popularidad en esta segunda entrega ha sido reforzada con el mimo que se merece la ocasión. Las penalidades por las que pasan Leon Kennedy y Claire Redfield, cada uno con sus motivaciones y preocupaciones, en pleno holocausto zombi desatado por la malvada corporación Umbrella siguen tan vigentes como siempre, mejorando una narrativa claramente inspirada en la serie B y a la obra en el género por parte de George A. Romero.

La sensación de opresión que acompaña a nuestros involuntarios héroes a la hora de ir averiguando por medio de la exploración lo que ha ocurrido, armados con un arma en la que la munición no destaca por su frecuencia y una linterna para alumbrarnos, es fabulosa y nos traslada al centro de todos los horrores que se han desatado, sin saber lo que nos vamos a encontrar al doblar una esquina o al abrir la puerta de una habitación.

A lo largo de las más que correctas 15 horas combinadas que nos pueden dar las andanzas de Leon y Claire, la rejugabilidad también es un factor a tener en cuenta durante los segundos recorridos que incrementan la dificultad con pequeñas modificaciones en nuestro camino y la presencia de los modos extra a cargo Hunk, conocido como el cuarto superviviente, o el misterioso Tofu.


Adaptándose a los nuevos tiempos


En ese sentido, nadie puede negar que lo que funcionaba hace un par de décadas puede que no haya envejecido demasiado bien, casi como si del cuerpo descompuesto de un zombi se tratase. Por mucha nostalgia que se tenga, los controles debían actualizarse a nuestra era y el ajuste nos ha ofrecido unas mecánicas que siguen las directrices del género, porque no dejamos de estar hablando de un ‘survival horror’, aunque mucho más refinadas.

Otro aspecto que apela a la nostalgia es el tema de las cámaras fijas, cuya inclusión ha sido un mantra utilizado por los jugadores más hardcore a la hora de mantener la esencia de Resident Evil 2. Sin embargo, hay que pensar que estos escenarios pre-renderizados son fruto de las limitaciones de hardware de la época y aunque nos ofrecía una incertidumbre por lo que pudiera estar fuera de plano, los nuevos tiempos mandan otra cosa y aquí han sido sustituida por esa cámara por encima del hombro que ya debutó en Resident Evil 4 y cuya implementación es maravillosa.

Otro aspecto que ha sido incluido en el título de Capcom es la mecánica de guardado de nuestra aventura y que tiene que ver con la dificultad escogida. Tanto en el nivel fácil como normal, nuestro progreso no estará unido a las clásicas cintas de tinta que utilizamos en la máquina de escribir, circunstancia que se reserva para la máxima dificultad, sino que se lleva a cabo un guardado automático en ciertos momentos y eso le resta tensión por el miedo a perder nuestro avance si no somos capaces de llegar  a la máquina. Entendemos la motivación en la más sencilla, pero hubiera sido de agradecer que se respetara ese aspecto clásico en el estándar.

No obstante, no hay que pensar que las novedades de este remake han tomado una dirección más enfocada al jugador casual sino todo lo contrario. Los ingeniosos puzles para seguir avanzando en la trama han regresado y aquí cada bala cuenta, donde la gestión del inventario son parte fundamental a la hora de tener que escoger nuestras peleas en momentos concretos con el miedo de quedarnos sin munición ante las hordas de hambrientos zombis… y cosas peores.


No recomendable para todos los públicos


Haciendo un uso sensacional del RE Engine, que causó sensación con Resident Evil 7 aunque se tratase de un título en primera persona, el remake de este clásico nos ha ofrecido una experiencia maravillosa a la hora de recrear el caos en Racoon City tal como os mencionamos anteriormente y esto es especialmente cierto en los protagonistas y en los zombis.

No hemos visto una mejor versión de los muertos vivientes hasta la fecha, reaccionando con fidelidad a nuestros disparos, pero sin llegar a la desmembración estratégica que se hacía uso en el añorado Dead Space.

Fundamental será nuestra gestión en los combates y nos obligarán a acertar de pleno en su cabeza cuando la retícula de nuestra arma se cierre para aumentar el daño, jugando siempre con el clásico balanceo de los zombis y guardando las distancias para evitar que nos muerdan.

Igualmente, la presencia de Mr.X será una pesadilla constante para todos y su persecución incansable hace una utilización extraordinaria del sonido en el que sus pesados pasos nos alertan de estar muy próximo a localizarnos, sufriéndose mucho más si jugamos en un sistema de sonido envolvente o unos cascos que lo recreen.


Conclusiones


No cabe duda alguna de que el listón que se había colocado a este Resident Evil 2 era altísimo por la importancia que ha tenido en la historia de los videojuegos y en su género en particular. El ‘hype’ puede ser un peligroso enemigo a la hora de encontrarnos con algo que no colma nuestras expectativas.

No obstante, Capcom ha hecho un trabajo formidable a la hora de rehacer este clásico de arriba abajo, adaptándolo a la dinámica de nuestra era, pero manteniéndose al mismo tiempo fiel a sus principios básicos que le habían convertido en una referencia.

Aunque contentar a todo el mundo es materialmente imposible, este Resident Evil 2 se ha convertido en uno de los mejores juegos del 2019 y firme candidato a alzarse con el máximo galardón en los Games Awards del próximo mes de diciembre.

Mientras tanto, os dejo para volver a adentrarme en los horrores de la comisaría de Racoon City y con la esperanza de que a este colosal Resident Evil 2 le siga un remake a la altura de la siguiente entrega de la saga, como es Resident Evil 3. Némesis, que es lo que deseamos todos los aficionados al género.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Videojuegos

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies