¡Síguenos!
Conor McGregor, en la rueda de prensa previa al combate ante Mayweather. CORDON PRESS

UFC

McGregor: retirada o marketing

En 2016 anunció su primera retirada para cambiar de opinión solo dos días después. Cuando se habla de Conor McGregor nunca se sabe

“¡Hey chicos, un anuncio rápido! He decidido retirarme hoy de este deporte, formalmente conocido como ‘artes marciales mixtas’. Le deseo a todos mis viejos colegas que les vaya bien en la competición. Ahora me uno a mis exsocios dentro de esta empresa, también ya en retiro. ¡Merecidas piñas coladas para mí!”


Con este corto tuit anunció Conor McGregor esta mañana su segunda retirada de las artes marciales mixtas. El comunicado ha cogido por sorpresa a todo el mundo dado que no hace ni una semana que había revelado conversaciones con el entorno del estadounidense Nate Díaz para un tercer combate a modo de desempate entre los dos peleadores.

El irlandés es un tipo singular, nadie duda de ello. Antes de ser luchador de MMA era fontanero y un futbolista bastante decente al que su exentrenador definió como “una máquina de hacer goles”. El mismo McGregor decía sobre sí mismo en una entrevista concedida a la FIFA: “Si me resumieras como jugador, era eficiente, devastador y un hábil delantero, similar a mi estilo de lucha”. A pesar de ello optó por el mundo de las artes marciales mixtas y tampoco le ha ido nada mal.

McGregor comenzó a boxear en el Crumlin Boxin Club con apenas 12 años. Pero fue en 2006 cuando su familia se mudó a Luncan (Dublín), el momento en el que conoció a Tom Egan y empezó a entrenar la disciplina de artes marciales mixtas. No tardó ni un año en disputar su primer combate amateur ganando por nocaut técnico en el primer asalto, lo que lo llevó a firmar ese misma noche su primer contrato profesional. Antes de formar parte de la Ultimate Fighting Championship, entre 2008 y 2013 cosechó un récord 12 victorias y 2 derrotas en las categorías de peso pluma y peso ligero, llegando a ostentar los cinturones de ambos pesos, hazaña que luego repetiría en la UFC.

Durante un viaje a Dublín en 2013, Dana White, presidente de la UFC, recibió un aluvión de solicitudes para que fichara a McGregor para el UFC. Después de conocer al peleador personalmente, White, le ofreció un contrato para formar parte de la organización más importante del mundo de las artes marciales mixtas. Su trayectoria en la UFC hizo subir la popularidad del luchador y de la organización como la espuma, sus buenas dotes deportivas y sus salidas de tono en las ruedas de prensa son por todos los aficionados conocidas.

Conor McGregor ha dejado noches memorables para el recuerdo de todos los amantes de las MMA. Desde su debut con victoria por KO técnico en el primer asalto, hasta su última derrota por sumisión contra Khabib Nurmagomedov —con tangana final incluida—, pasando por el fulminante KO a José Aldo en 13 segundos —KO más rápido de la historia de la UFC—. También por sus dos peleas contra Nate Díaz en el peso welter —dos categorías de peso por encima de la que suele pelear—. Es innegable que la trayectoria del irlandés en la UFC ha sido estelar y más teniendo en cuenta que hasta la consecución de los cinturones de peso pluma y peso ligero noqueó a todos los luchadores que se pusieron en su camino —todos ellos top 10—, excepto a Nate Díaz.

No obstante, la carrera de McGregor no ha estado exenta de polémica. El 5 de abril de 2018, durante la audiencia promocional para el UFC 223, atacó el autobús en el que iba Khabib Nurmagomedov. Le lanzó varios objetos contundentes, rompiendo los cristales del mismo y causando varios heridos en represalia por un incidente anterior del ruso con su amigo Artem Lobov. El luchador irlandés fue posteriormente condenado a realizar cinco días de servicios comunitarios y a asistir a un curso de manejo de la ira. Es también conocido el incidente de noviembre de 2017 en la velada Bellator 187 en la que McGregor entró al octágono a celebrar la victoria de su amigo y compañero de equipo Charlie Ward antes de que el árbitro diese por concluido el combate. Pero, sin duda, el incidente más conocido que el peleador ha protagonizado se trata de la batalla campal desatada después de su combate con Nurmagomedov en el que el ruso saltó fuera del octágono y atacó a los miembros del equipo de McGregor. Después de eso, Conor golpeó al primo del ruso que había invadido el octágono.

A pesar de todo, la pelea más recordada de Conor McGregor no será, por desgracia, ninguna de artes marciales mixtas. Será, casi sin ninguna duda, el combate de boxeo protagonizado entre él y Floyd Mayweather Jr el 26 de agosto de 2017. Combate que una semana después el propio McGregor calificó en Twitter como “circo” afirmando que se “burló” del mundo. Aquel denominado “circo” generó unos beneficios de en torno a 100 millones de dólares para el irlandés. Una cantidad muy superior a la que podría ganar peleando en la UFC. Después de eso, nunca ha vuelto a ser el mismo como peleador. Probablemente el hecho de haberse convertido en multimillonario le quite a uno las ganas de que le partan la cara en un octágono. Muchos aficionados criticaron la falta de forma de McGregor en su vuelta a las MMA, en el combate contra Khabib, el último de su carrera si se consuma la retirada. Cuando se habla de Conor McGregor nunca se sabe.

El 19 de abril de 2016 anunció su primera retirada para, posteriormente, cambiar de opinión en solo dos días. No sería demasiado descabellado pensar que se trata de una estrategia de marketing del irlandés —un genio en el tema— para conseguir una buena bolsa en un hipotético regreso del que fuera el hijo pródigo de la UFC a la jaula. Solo el tiempo resolverá esa duda y, mientras tanto, los aficionados a las artes marciales mixtas nos quedaremos con el recuerdo de uno de los mejores luchadores de la historia de la UFC.

Vigués afincado en Madrid. Aficionado a los golpes en la cabeza y, por ende, también al motociclismo y al boxeo. Su primera bicicleta tenía motor y desde ahí ha ido in crescendo. El día que descubrió que no iba a ser ni el próximo Kevin Schwantz ni el próximo Muhammad Ali decidió dedicarse al periodismo. En sus ratos libres le gusta complicarse la vida y leer sobre filosofía y la Guerra Civil, probablemente a causa de algún traumatismo craneoencefálico.

1 Comment

1 Comment

  1. Pingback: Tiger Woods o cómo volver a la competición por la puerta grande | Multideporte | A la Contra

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en UFC

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies