¡Síguenos!

Real Madrid

El que sujeta la revolución

Una porrada de millones después, el Real Madrid vive en brazos de Casemiro.

Mucho especulamos este verano con la reconstrucción de la línea media del Madrid. Pogba, Bruno Fernandes, Eriksen y Van de Beek eran portadas y candidatos para pertenecer al ejército blanco. Levadura para un pastel que tenía muy buena pinta.

Después de que defensa y delantera se vieran potenciadas con fichajes que mejoraban al equipo, parecía que sólo era cuestión de tiempo el que también se reforzase la línea de centrocampistas. Ha quedado claro que Florentino y su entrenador pensaban otra cosa , o en otra cosa, que no es lo mismo. Dicen que cuando vienen muchos coches en dirección contraria al tuyo, lo más seguro es que quien circules por prohibida seas tú. En la autopista de la razón deportiva, el presidente y Zidane son dos presuntos kamikazes.

Cuando escucho que el problema de Modric y Kroos es el de la falta de hambre, imagino que el exceso de veteranía del croata y la abulia defensiva del germano no se van con bocadillos de partido de Liga o con canapés de noche de Champions. Yo creo que a quien se la están dando con queso es a la afición.

Sí prescindes de Llorente y Ceballos, no recuperas a Kovacic, dejas a James sin pretemporada —porque le estás buscando equipo—, y no traes a nadie, lo que te ha fallado es el plan deportivo. Todo lo demás no son más que excusas de mal pagador, si es que lo que te falta es dinero, o de aprendiz de trilero —por contar milongas—, si lo que te ha fallado es la planificación por volcarte en un nombre de los que nunca te venden.

Y esta no sería la primera vez que pasa. Entre Pogba y Neymar, los que han cabido son James y Bale. No porque Florentino y Zidane quieran a los segundos, es porque no pueden conseguir a los primeros. Y aunque Bale —despierto, eso sí— puede rendir más que Neymar, James es media punta. El Madrid necesita todocampistas.

El resultado ha sido que, una porrada de millones después, el Madrid vive en brazos de Casemiro. El brasileño es el que sujeta a este equipo y la pieza que hace que el Madrid no se parta. Si no está en el campo, toca sufrir de lo lindo.

Y esto no es buena noticia. Casemiro es un fuera de serie en el quite y en abarcar con su juego más campo que nadie. También es buenísimo en la transición vertical, excelente en el juego aéreo y tiene una notable llegada hacia la portería contraria para ser un pivote defensivo. Pero hay dos problemas, no tiene sustituto y tampoco se le pueden pedir maravillas en el juego posicional. Su relación con el balón es casi de usted.

Pero a esto es a lo que nos ha llevado la extraña sociedad Florentino-Zidane, en el aspecto deportivo. O saben más que nadie o esto no lo entiende ni el propio Casemiro. Voto por lo segundo.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Real Madrid

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies