¡Síguenos!
Los jugadores mantean a Scariolo durante la celebración del campeonato con la afición. EFE/Rodrigo Jiménez

Baloncesto

Scariolo: «Este equipo es campeón porque no se rindió nunca»

Después de dedicar la Copa a los Reyes, los campeones fueron al Palacio de La Zarzuela para visitar al presidente Pedro Sánchez. A continuación llegó la fiesta en Colón.

Sergio Scariolo fue uno de los miembros del equipo más aclamados por los miles de aficionados que se dieron cita en la Plaza de Colón para rendir homenaje a los campeones del mundo. «El equipo es campeón del mundo porque no se rindió nunca. Para estos jugadores, aunque las cosas pintasen mal, bajar los brazos nunca ha sido una opción».

«Hasta que el corazón les ha dado fuerza, el cerebro ha encontrado un recurso para salir adelante y ganar los partidos, por eso son campeones del mundo», concluyó Scariolo.

El seleccionador italiano se ha convertido en el primer entrenador en ganar unas finales de la NBA (entrenador asistente en los Toronto Raptors) y un Mundial de baloncesto en un mismo año.

Sergio Llull recordó que «un trozo de esta medalla es de los jugadores de las ventanas». «Queremos mandarle un recuerdo especial a todos los compañeros que han disputado las ventanas de clasificación».

El jugador del Real Madrid confesó que sintieron el «apoyo día a día desde China». «Quiero darle las gracias a todas las personas que no salen en la tele, los fisioterapeutas, preparadores físicos, médicos, delegados, utilleros y todo el cuerpo técnico».

Antes de la celebración multitudinaria, fue el turno de las visitas oficiales. Los Reyes fueron los primeros en recibir a los jugadores. Lo hicieron por la tarde en el Palacio de la Zarzuela, poco después de que la expedición hubiera aterrizado en el aeropuerto de Barajas. A su llegada, pasadas las 20:00 horas, los jugadores fueron ovacionados por trabajadores del Palacio que se encontraban a las puertas del edificio.

Los reyes Felipe y Letizia recibieron el trofeo de manos de los jugadores. EFE/ Ballesteros

Ya en el Salón Magnolias, don Felipe y doña Letizia fueron recibiendo uno a uno a los integrantes de la comitiva, y el primero en saludarlos fue el presidente de la Federación Española de Baloncesto, Jorge Garbajosa. A continuación lo hicieron el seleccionador, Sergio Scariolo, y el capitán del equipo, Rudy Fernández, y después, el resto de jugadores, con los que Felipe VI fue intercambiando algunos comentarios distendidos.

Tras ese saludo individual, los Reyes posaron junto a los componentes de la Selección para los informadores gráficos, y Rudy Fernández entregó al Rey la copa de campeones del mundo conquistada en China. Un trofeo que después sujetaron juntos el monarca y doña Letizia.

Además, Rudy Fernández colgó al cuello de Felipe VI una de las medallas de oro que lucían también todos los jugadores, ante lo que el monarca bromeó señalando que le daba algo de vergüenza portar esa distinción junto a todo el equipo. Ya sin la presencia de los representantes de los medios de comunicación, el Rey dirigió unas palabras a todos los componentes de la Selección en las que tuvo oportunidad de felicitarlos por el campeonato.

Estaba previsto que la Selección se desplazara primero al Palacio de la Moncloa para ser recibida por el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, y después se trasladaran al Palacio de la Zarzuela. Pero el retraso del vuelo en el que regresaron desde China alteró los planes y fue después de ser recibidos por los Reyes cuando dirigieron a Moncloa antes de celebrar el campeonato con los aficionados en la plaza de Colón de Madrid.

Ya en Moncloa, el presidente Pedro Sánchez agradeció a los jugadores que hayan hecho «disfrutar» a todo el país y llevado «los colores de España a lo más alto». «Gracias por hacernos disfrutar de un extraordinario deporte que es el baloncesto, un deporte divertido, y gracias como presidente del Gobierno por llevar los colores de España a lo más alto, al campeonato del mundo».

Con cierto pudor («me da mucho corte»), Pedro Sánchez sostuvo la Copa Naismith que reconoce a la selección campeona del mundo durante la foto de familia en las escaleras de acceso a la Moncloa. A continuación, en una sala decorada con un panel blanco con la inscripción «¡Campeones!» en letras rojas, el presidente se dirigió a los jugadores, prometiendo ser «brevísimo» porque hay «muchísima gente esperándoos en Colón».

«Han sido muchas las sensaciones que nos habéis dejado, las imágenes, el baloncesto que hemos disfrutado», señaló el presidente, que destacó los «testimonios conmovedores» que los jugadores dieron a los medios de comunicación una vez logrado el éxito. «De todas las entrevistas, me gustó mucho algo que dijo Ricky, que vino a decir que esperaba que este título inspirara a la ciudadanía, que la vida no es solo deporte pero el deporte ayuda a sobrellevar situaciones complejas».

El presidente del Gobierno explicó que en Orihuela (Alicante), una de las localidades que han sufrido las riadas producto de la gota fría, había muchos vecinos que el domingo durante los trabajos de limpieza hicieron «un alto en el camino» para ir a una cafetería a «disfrutar del baloncesto» viendo la final. «Yo creo que eso que dices Ricky llegó al corazón de muchísima gente, sobre todo a aquellos que vivieron este campeonato sufriendo las consecuencias de la gota fría en muchas partes de España».

El presidente de la Federación Española de Baloncesto Jorge Garbajosa agradeció a Pedro Sánchez su apoyo a la Selección no solo en los triunfos, sino también antes de los torneos. «Recibirnos cuando ganamos lo agradecemos mucho, pero despedirnos para darnos suerte lo agradecemos más, y por eso estábamos muy interesados en venir a traer una copa, que es muy especial, en un campeonato del mundo en el que no partíamos como favoritos, que sabe mucho mejor».

El máximo responsable del baloncesto español —que también fue campeón mundial como jugador, en Japón 2006—, destacó que este torneo es «muy importante» para la Selección porque «asegura el relevo generacional» en el combinado nacional. «Hemos recibido jugadores nuevos y el resultado es la excelencia, la Copa del Mundo».

Después de la fiesta en Colón, los jugadores y sus familias cenaron en el restaurante Txistu. Allí estuvo también Pau Gasol para compartir el éxito con sus compañeros. 

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Baloncesto

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies