'Robin Hood'; hormonas y flechas, errores y aciertos I Cine I A La Contra
¡Síguenos!
Robin Hood
Robin Hood

Cine

‘Robin Hood’; hormonas y flechas, errores y aciertos

La película se hace corta y entretiene muchísimo, por eso creo que la misión de este Robin Hood está cumplida, aunque no vaya a clavarnos una flecha en el corazón

Taron Egerton, Jamie Foxx, Ben Mendelsohn, Eve Hewson y Jamie Dornan. Un elenco para desatar la adrenalina de los más jóvenes y para ofrecer una versión renovada, moderna y estéticamente muy parecida a Los Juegos del Hambre, de la leyenda de Robin Hood, el arquero encapuchado que robaba a los ricos para dárselo a los pobres. Si no están de acuerdo conmigo en que la fábula de Disney fue la mejor adaptación, dejen de leer ahora mismo, no podemos ser amigos. Lo que vemos en este nuevo Robin Hood son músculos, barbilla esculpida, chulería, personalidad y belicismo, algo que está presente en Nottingham allá donde miremos. Otto Bathurst ha querido presentarnos el típico cuento de siempre sobre héroes, tiranos, injusticia social y revoluciones moldeado con adornos medievales, pero también con guiños futuristas y una estética muy millennial.


Director: Otto Bathurst

Reparto: Taron Egerton, Jamie Foxx, Ben Mendelsohn

País: Estados Unidos


Para empezar, tenemos a un Robin de Loxley separado de Marian y enviado a las Cruzadas para luchar contra los moros en Medio Oriente por orden del Sheriff de Nottingham (Ben Mendelsohn). En ese momento es donde se produce el cambio en Robin, se rebela contra el brutalidad y la injusticia y empieza su particular cruzada contra el maltrato gratuito a los débiles. Aquí podemos observar claramente como Otto Bathurst se solidariza con la actualidad y nos regala una pequeña analogía a los diferentes conflictos que vivimos en nuestros días, Siria, Irak… Las relaciones diplomáticas no salen muy bien paradas en Robin Hood, ni tampoco aquellos que manejan los hilos del mundo a su antojo y para beneficio propio. Según lo que yo veo, Robin Hood es una crítica clarísima a la política exterior de las grandes potencias.

El ritmo de la película no decae en ningún momento, las peleas son electrizantes. Sin embargo, tanta velocidad termina por hacernos caer en algunos estereotipos y en que se peque de dinámica adolescente por querer abarcar demasiado y dar lecciones continuamente. Tampoco me gusta la lucha constante de Robin por alejarse del personaje clásico, algo bastante predecible viendo los ademanes del muchacho desde el primer minuto del metraje. Sí me declaro a favor del humor que empapa casi todas las escenas y de la maestría con que es tratada la cámara en muchos momentos trepidantes. La película se hace corta y entretiene muchísimo, por eso creo que la misión de este Robin Hood está cumplida, aunque no vaya a clavarnos una flecha en el corazón.

Periodista. Si suena Ella Fitzgerald, mejor. LaLaLandera. Tiene carácter, talento y, para colmo, nació cuando la mayor parte de nosotros ya teníamos media carrera hecha (o deshecha). Posee una gran habilidad para salir al corte en el fútbol y en la redacción, aunque es más de ponerla en la escuadra. Emperatriz de la batcueva.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Cine

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies