¡Síguenos!

Real Madrid

Roma vs Real Madrid: finaliza el tiempo de las excusas

Zidane, tienes trabajo. Y no es un trabajo que te solucionen Pogba, Neymar o Van de Beek, es trabajo que soluciona un entrenador.

Lo que se venía viendo a lo largo de la pretemporada ayer se volvió a confirmar, el equipo de Zizou tiene un problema que no se resuelve con cambios de sistema. Ante la Roma el francés repitió la defensa de tres centrales que tantas dudas dejó ante los austriacos del Salzburgo, y el equipo volvió a mostrar el mismo despropósito defensivo y la misma desorganización general que en los anteriores encuentros, con un añadido, esta vez Zizou le sumó a la ecuación un pseudo doble pivote juntando a Casemiro con Valverde en mediocampo, se supone que con la intención de acorazar al equipo. El experimento no pudo ser más desalentador, la defensa en la primera mitad fue un desastre.

Decía Juanma Lillo, uno de los muchos “sabios incomprendidos” del fútbol español, las estadísticas son como los tangas, enseñan todo menos lo importante. Sin embargo, esta vez los números del Madrid no pueden ser más elocuentes. En la primera parte, los blancos concedieron 14 remates, 7 de ellos a portería, un número inaceptable si juegas con 5 defensas más Casemiro y Valverde. Si Zizou pensaba jugar con ese 3-5-2 en Vigo en el debut liguero, seguro que ahora ya no lo tiene tan claro.

El equipo volvió a mostrar todos los problemas que lleva arrastrando desde hace dos temporadas, problemas que se agravaron la temporada pasada y que se suponía Zizou había detectado y les iba a poner solución. Pero no es así, porque igual que en la vida real no se cura el alcoholismo con whisky, los problemas de Marcelo en defensa no se solucionan con Marcelo jugando en la defensa, los problemas de Nacho en defensa no se solucionan con Nacho jugando de defensa, los problemas de Varane para salir jugando desde atrás no se solucionan colocando a Varane como eje en la defensa y menos aún, con un Militao que lleva diez días de blanco y que hace quince estaba en la playa.

A esas decisiones del técnico, casi todas de dudosa interpretación, se le suma una más, muy importante: es imposible analizar un partido tácticamente, ver si un sistema funciona mejor que otro o simplemente ver si un sistema funciona, cuando un equipo se muestra tan inferior físicamente a su oponente, y ese ha sido uno de los grandes caballos de batalla de este Madrid en pretemporada. En Roma no fue una excepción, todos los equipos le han pasado por encima físicamente al Madrid.

A seis días de empezar la Liga, es más fácil enumerar los problemas sin resolver que hablar de sus progresos. Ante la Roma el equipo no demostró hechuras, todo volvió a parecer improvisado, sin trabajar, sujeto con alfileres, y con ese aspecto tan elocuente daba igual quién corriese al lado de quién, los italianos siempre superaban a los blancos, cada duelo individual siempre se perdía, cada balón dividido siempre era del contrario, en cada carrera un jugador del Madrid quedaba señalado.

Futbolísticamente, el Madrid movía la pelota sin una idea, solo el talento individual de Modric o de Marcelo daban algún brillo a las jugadas. Ese no puede ser el plan de un Madrid. El fútbol, al menos el fútbol de 2019, es mucho más. Ves el inicio de temporada de City o Liverpool, ves los últimos amistosos de Atleti y Barça, y este Madrid no puede estar a estas alturas de pretemporada sin reconocerse. Este Madrid hoy no es un equipo competitivo, no es una cuestión de 4-4-2 o 3-5-2, no es el dibujo… Zizou, tienes trabajo, y no es un trabajo que te solucionen Pogba, Neymar o Van de Beek, es trabajo que soluciona un entrenador.


CALIFICACIONES


—Courtois: sin duda el mejor del Madrid, lo cual ya es un clásico estA pretemporada. Continuamente vendido por su defensa, el belga hizo uno de sus mejores partidos de blanco.

Carvajal: lejos de su mejor versión, volvió a demostrar que de momento no entiende su posición como carrilero, confundido en muchas ocasiones con la altura a la que debe jugar según sea la jugada. Impreciso con el balón y sin chispa en ataque.

Militao: hace diez días estaba en la playa y se le nota. El brasileño se está acoplando a un equipo nuevo y además está muy lejos de un estado de forma que le permita ser lo que es él, un jugador eminentemente físico. Bastante perdido casi todo el partido.

Varane: es lo que es y pensar que es algo más es un error. Varane tiene grandísimos problemas para liderar una defensa. Por arriba es dominante y muy rápido en la corrección, lo que demostró en varias jugadas, pero con el balón y en el inicio del juego es un jugador mediocre y eso se volvió a notar ante la Roma. El Madrid con Nacho-Varane-Militao es un equipo muy espeso con el balón.

Nacho: nuevo naufragio del canterano ¿y van? Cada ataque romano le descosía físicamente con alguna imagen que dañaba la vista. Sin duda el peor jugador del equipo durante el tiempo que estuvo en el campo. Con jugadores en el estado de forma de Nacho da igual un 4-4-2 que un 3-5-2, nada puede funcionar.

Marcelo: el desastre consentido por Zizou. En defensa ni apareció, lo que agravó la actuación de Nacho al que nunca ayudó. En ataque se mostró tan anárquico como siempre. Suena ridículo que tras el rendimiento de sus dos últimos años, sea a él al que se le beneficie con un sistema.

Casemiro: otro desastre. Lento, pesado y con grandes problemas para mover la pelota. Sin Kroos a su lado y con Modric al 50% a Casemiro no le da. Esta vez su balance defensivo no fue suficiente… y el brasileño es el mediocentro del Madrid.

Modric: le está costando un mundo ponerse en forma, puede que sea por sus 34 años o simplemente porque todos andan a un nivel parecido. El caso es que un Modric al 50% no da para dominar el juego, menos aun sin Kroos a su lado.

Valverde: al pajarito le vino muy grande el partido. Corrió mucho y posiblemente debería haber corrido menos y jugado más. Una decepción porque se espera de él que sea el complemento de Casemiro o su sustituto. Viendo su partido ayer muchos pensaron en el rojiblanco Llorente.

Benzema: mal, lento y sin punch. El eterno Karim. Sin nadie en el mediocampo con el que entenderse, recibiendo melones de Casemiro y Valverde, el francés optó por la desconexión.

Hazard: como Militao, anda en fase de acoplamiento y el equipo con su juego le ayuda poco. Ayer tener a Marcelo como un verso suelto haciendo lo que le daba la gana los 90 minutos no le ayudó en nada. Hazard necesita de un esqueleto táctico para poder ser un elemento diferencial y Zizou no se lo proporciona de momento.

Vinicius: el brasileño fue de lo poco aprovechable. Demostró que tiene algo diferente, útil y dañino, virtudes que Zidane deberá potenciar mientras que pule sus últimos toques. ¿Es Zizou ese tipo de entrenador? No lo parece.

Jovic: con su entrada se suponía que el Madrid pasaba a un 4-4-2, pero Zizou lo compuso con Vinicius, Jovic, Benzema y Hazard sobre el campo, un disparate táctico válido para los entrenamientos de los jueves. El serbio demostró ser lo que es, un finalizador que solo busca el remate. La pena es que tuvo dos claras y las dos las mandó contra el portero.

Bale: jugó veinte minutos al tran-tran y demostró que tiene más potencial en su pierna izquierda que toda la delantera del Madrid junta, una pena que a él lo que le guste sea el golf.

Kroos: aportó toques de clase a un partido que estaba roto y que era una feria.

Odriozola: salió a la vez que Kroos y lo hizo para sufrir un ida y vuelta que no pudo contener. Kolarov con 33 años le dejó en evidencia en dos carreras.

Isco: jugó veinte minutos y sin duda fue el mejor del Madrid en esos minutos. Implicado y trabajador, está claro que le ha visto las orejas al lobo.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Real Madrid

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies