¡Síguenos!
El Rey Felipe VI celebra el triunfo con la selección española de rugby. / Cordon Press

Rugby

El rugby español surfea la ola buena

La selección española está a un paso de meterse en el Mundial y todas las noticias que rodean al rugby español invitan al optimismo, pero…

Hace unos meses, ni siquiera un año, era habitual que los pocos medios que prestaban atención al rugby recibiesen llamadas desde la Federación implorando su presencia en ruedas de prensa a las que no acudían ni los medios deportivos especializados. Recuerdo una presentación en el CSD en la que había presentes tres periodistas, casualmente los tres vetados por el presidente de la Federación. Hoy, sin embargo, el viento sopla de cara. Ayer en la entrada del Central había una lista de acreditaciones de cuatro folios (cierto que muchos más interesados por la visita de Felipe VI que por el oval) y en la sala de prensa no había sitio para sentarse. Algo impensable en el rugby español no hace tanto.

Cuando entré en el Central me crucé con alguien al que debe mucho esta selección. Un jugador que no estará en Japón porque la falta de recursos de nuestro rugby obligó a elegir entre la vida y el rugby. Y no tuvo opción. Jesús Recuerda, Bola para la gente del rugby, fue el capitán que sembró y regó la primera semilla de estos Leones afrancesados en el inicio de un camino que alcanzará su meta el domingo sellando el billete para el Mundial de Japón en Bruselas. Allí estaba con su pinta de padre primerizo, esa sonrisa sevillana que ilumina su cara y una indisimulada envidia por no poder saltar a jugar con sus Leones. Un tipo ejemplar.

Lo apuntaba, de forma muy acertada, Jaime Nava en la sala de prensa. «La presencia del Rey significa el reconocimiento de este país al rugby. Un deporte en el que hace 20 años nos miraban como bichos raros a quienes lo practicábamos. Más allá del respaldo que supone la presencia de Su Majestad para esta selección, esto supone un homenaje a toda esa gente que lleva años y años trabajando por el rugby».

El tercer tiempo era buena muestra de ello. Me comentaba mi buen amigo Alberto Malo: «Ya nos toca entregar el testigo. Que lleguen otros mundialistas a sucedernos, que 20 años son demasiados con esta responsabilidad a la espalda». El rugby español está ilusionado. La punta de la pirámide brilla y en eso tienen mucha culpa el compromiso de jugadores y jugadoras, el esfuerzo de los clubes y el trabajo de una Federación que necesita actualizarse. Pero lo realmente ilusionante es el hecho de que haya miles de niños jugando al rugby desde edades muy tempranas. Nunca jugaron tantos niños al rugby. Y eso debería traducirse en un presente saludable y un futuro esperanzador.

Ayer pasó por Madrid una desdibujada Alemania en pleno proceso de reconversión. Un equipo que dirige un tipo al que hay que escuchar cuando habla: el uruguayo Pablo Adrián Lemoine. Este pilier ha acudido a tres mundiales, lo que es una gesta teniendo en cuenta que lo ha hecho en una selección como la charrúa, de nivel similar a la española. Dos como jugador (en uno se enfrentó a España) y otro como seleccionador. Lemoine dejó una reflexión muy interesante en sala de prensa: «Los países en desarrollo del Tier 2, como España o Uruguay, recibimos el apoyo masivo del país el año de la disputa del Mundial, pero el problema es lo que viene después. El Mundial será durísimo porque tendrán que jugar dos partidos con selecciones de primer nivel en seis días. Pero sean realistas, lo importante no es el Mundial, es lo que pasará después. Aprovechen la Copa del Mundo para popularizar el rugby porque cuando pase se encontrarán de nuevo con el monstruo del fútbol y ahí no hay nada que hacer».

Parece que el rugby español ha cogido la ola buena. En los dos próximos meses el rugby llenará el estadio del Levante en la final de la Copa del Rey de Valencia, San Mamés en las finales europeas y, probablemente, el estadio Zorrilla en la final de Liga si llegan los dos equipos de Valladolid. Lo advertía Hugo Porta en la conversación que mantuvo con A la Contra hace unos días: «El rugby es de los clubes y de los niños». En España vamos retrasados en eso. Los clubes llevan tiempo remoloneando con la opción de refundar una Asociación que acometa la necesaria modernización, por no decir profesionalización, de la Liga. Y los miles de niños que juegan al rugby, además de convertirse en otra jugosa fuente de ingresos por el pago de licencias, deben ser la base sobre la que edificar el futuro. No olviden, como dice Lemoine, que lo importante llegará en 2020, «después del Mundial». Disfruten surfeando esta ola, pero recuerden el primer mandamiento del surf: «En caso de duda, rema».

Como buen jugador de rugby le va el contacto, incluso cuando escribe. Lleva 20 años en el periodismo, 15 de ellos estuvo en el AS. Además ha tenido tiempo para comentar rugby en Canal +, Eurosport TV y Movistar, asomarse a Estudio Estadio, escribir para revistas como Esquire, GQ o Jot Down, y ser editor de deportes Terra y Vozpópuli. Actualmente escribe en El Confidencial y Eurosport y en la web de rugby '22'.

2 Comments

2 Comments

  1. Javier Pascual

    12/03/2018 at 15:13

    Como delegado de sub 16 y 18 y activista de un humilde club, te doy toda la razón, verdades como puños has escrito, reflexionemos sobre esto y actuemos, a nosotros un paso, un solo paso, nos cuesta el triple de esfuerzo que a la mayoría de los deportes

  2. Manuel

    12/03/2018 at 16:15

    Me parece increíble que tengas la carta de»fardar»ahora de que jugadores franceses estén jugando con la selección española. Hace no tanto tiempo en cada artículo que escribías aprovechabas para comentar lo malo que era eso mismo cuando Regis puso la primera piedra, los contactos y la convicción de que ese era el camino para el crecimiento del rugby español.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Rugby

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies