Semifinales para Croacia y honores para Rusia - Mundial Rusia 2018 - A la Contra
¡Síguenos!

Mundial Rusia 2018

Semifinales para Croacia y honores para Rusia

Los de Dalic ganaron en los penaltis tras una prórroga agónica. Croacia se enfrentará el miércoles a Inglaterra (20:00) por un puesto en la final.

El viernes, Vladimir Putin recibía en el Kremlin a una delegación internacional de leyendas del fútbol para contarles, básicamente, que Rusia ya había ganado el Mundial. No estaba hablando el presidente de la actuación sin precedentes de su selección de fútbol, una mano que se llevó sin mirarla, con un ‘2’ y una ‘J’, sino de todo lo demás. De la organización, de la imagen que proyectaba Rusia al exterior, del buen ojo que tuvo la FIFA al confiar en un país que, en el momento de la asignación (2010), se encuadraba en el dudoso grupo de los BRIC… Hablaba de política.

Entre los asistentes a la audiencia, junto a Van Basten, Matthaus, Schmeichel o Forlán, asentía sin demasiado entusiasmo el croata Zvonimir Boban. Representante de la Croacia más lujosa de la historia, bronce en el Mundial de 1998 junto a Suker, Prosinecki, Jarni y Maric, el ex del Milan estaba, a diferencia de Putin, con la mente puesta en el partido que hoy podía consagrar a otra generación memorable de sus compatriotas.

El talento es también una responsabilidad y eso debe ser lo que sintieron los Rakitic, Modric, Perisic o Mandzukic en el partido que tenía que completar el cuadro de semifinalistas de este magnífico Mundial. El choque, que amanecía sobre el papel tan desequilibrado como el que sentenció a España, volvió a ser una demostración de que los intangibles pesan en el fútbol más que en ningún tablero donde hay algo en juego.

El equipo de la fe en este Mundial ha sido, sin duda, Rusia. El anfitrión, que partía desde las cavernas futbolísticas en su propio campeonato, aceptó sin complejos sus características primitivas y las convertió en medallas en cuanto se plantó en las eliminatorias. Aderezado de una motivación de la que solo gozan los creyentes, el equipo tuvo contra las cuerdas a Croacia hasta los penaltis, el horizonte donde acaba el fútbol. Imposible hacer más con menos.

El encuentro arrancó con cinco minutos de rebeldía de los rusos, pero pronto se impuso la lógica que decía que eran los croatas los encargados de destilar el fútbol en Sochi. Rakitic y Modric monopolizaron media hora de partido hasta que dos de los nombres propios de Rusia en este Mundial dijeron basta. Dzyuba y, sobre todo, Cheryshev, fabricaron un gol de hemeroteca que, además, sonó a declaración de intenciones. Esta vez, a diferencia de lo que se vio contra España, Rusia iba a ser más.

El gol de Kramaric, que llegó 9 minutos después tras uno de los pocos desajustes defensivos de los de Cherchesov aprovechado por Mandzukic con una carrera made in Juve, fue un alivio para Croacia que evitó en ese momento un cambio de guión peligroso. La lección que, más que España, aprendió el mundo del fútbol entero, también la tenía clarísima Zlatko Dalic: hay que tener mucha pierna para subir un piso en este Mundial.

Así, Croacia construyó su pase a semifinales desde el mismo pragmatismo que colocó en estos cuartos a su rival. Después de ver cómo Perisic no embocaba un balón que besó el poste y paseó por la línea de gol a la hora de partido, fueron precisamente los balcánicos los que se creyeron primero la prórroga. Metieron a Brozovic, Pivaric y Kovacic para no conceder ni una y confiaron en su fútbol, mucho por cierto, para hacer el resto.

 

El plan parecía perfecto cuando Vida marcaba a la salida de un córner en el minuto 100 de la prórroga. Un número con poesía que, sin embargo, no pudo con esta anfitriona memorable. Fernandes devolvió el cabezazo y fabricó un éxtasis que, esta vez, consumió a Rusia desde los 11 metros. Fallaron Smolov y el propio Fernandes dejando en las botas de Rakitic la oportunidad de sacar billete hacia otro éxito mundial croata.

Pero una cosa quedó en casa: mientras Croacia aún tendrá que buscar el pase a la final el próximo miércoles, Rusia ya ha ganado su Mundial. Algo de razón tenía Putin.

 

Periodista afincado en Málaga durante años, donde se le podían leer las crónicas del Unicaja en el diario AS. Hoy trabaja en una empresa multinacional que poco tiene que ver con el periodismo. Pero en 'A la Contra' hemos conseguido convencerle para que nos ayudara a entrevistar a Tkachenko y ahora ya no tiene forma de bajarse del barco. Será nuestro cicerone en el Mundial de Rusia.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio
Anuncio

Más en Mundial Rusia 2018

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies