¡Síguenos!
Juan Sabas Extremadura UD
Juan Sabas, exfutbolista y ahora entrenador, ha ascendido al Extremadura a Segunda División | Foto: Alberto Lorite

Fútbol

Sabas, un gran crianza para Extremadura

Salvó al equipo azulgrana hasta en dos ocasiones. Hoy por fin disfruta de su premio comandando al equipo en su vuelta a la élite.

Un sueño vuelve a germinar en Almendralejo, tierra abonada para los caldos, ya sean tintos, rosados o espumosos. Tras años de olvido y malas cosechas, tuvo que ser un viejo crianza, curtido en los terrenos más abruptos de nuestro fútbol, el que diera con la cepa buena. Poco importaron las condiciones, la maduración del producto o que otros tuvieran mejores cosechas. A Coruña, Miranda de Ebro o Cartagena, paladares exquisitos, dieron buena cuenta del vino. El Extremadura UD era un espumoso con cuerpo, alma y corazón. Imparable de la mano de Juan Sabas, el hombre que descorchó el milagro para devolver el fútbol profesional a Extremadura. Su historia bien merece un brindis.

Poco podía imaginar Juan Sabas (Madrid, 1967) la primera vez que pisó Almendralejo que aquella localidad marcaría tanto su vida. Era una tarde de septiembre de 1996 y la capital de Tierra de Barros bullía ante el debut de su equipo en la máxima categoría del fútbol profesional. El estadio había sido demolido y reconstruido para cumplir con la normativa de La Liga de las Estrellas: “Cuando llegabas como rival, notabas en la ciudad un ambiente festivo tremendo, con la gente volcada con su equipo”, rememora hoy el técnico azulgrana para A LA CONTRA. Su Betis ganó 0-3 y desde entonces han sido varios los viajes de ida y vuelta a la localidad extremeña, sobre todo en los últimos tiempos, hasta convertir ese estadio en algo más que su segunda casa: “Para mí es un templo, lo que me ha ofrecido, lo que me ha dado como persona y como profesional es respeto, cariño y satisfacción por todo lo logrado ahí. Va a estar marcado en mi cabeza de por vida”. Y eso que las dudas le aterraban cuando recibió la primera llamada desde la localidad pacense.


La primera llamada


En la Navidad de 2016, el regalo de Reyes en Almendralejo fue Juan Sabas. Hasta allí se dirigió el técnico madrileño en su coche para firmar el contrato que le unía a la entidad extremeña. La incertidumbre goleaba en esos momentos a las certezas: “Voy en coche de Madrid a Almendralejo y hasta Talavera de la Reina voy pensando en negativo, diciéndome ‘dónde te has metido Juan, esto es una locura…’ pero paso Talavera y cambio el chip, me digo ‘si vas pensando esto, no puedes hacer creer a nadie que podemos conseguirlo’”. Lo que tenía que conseguir era salvar al equipo de una situación delicadísima, encallado en los puestos de descenso a Tercera División y con 14 puntos tras 19 partidos: “Cuando entro en el vestuario, me reafirmo, no sé si me van a traer fichajes o se van a marchar algunos jugadores, pero me veo capaz de conseguirlo”. Estaba en lo cierto.

19 jornadas después, el Extremadura se salvó antes del último partido. El trabajo y la convicción de Sabas dieron sus frutos y los azulgrana realizaron una segunda vuelta casi inmaculada con ocho victorias, ocho empates y tan solo tres derrotas, son números de equipo de playoff. “Cuando llegamos, existía una depresión general entre los jugadores y había una pesadumbre terrible. Dimos la vuelta a la situación a base de confianza”. El vínculo creado con la afición fue otro de los pilares fundamentales. Si en el primer partido de la era Sabas había poco más de 2.000 espectadores en el Francisco de la Hera y “todos de uñas con el equipo”, en el último encuentro el estadio estaba prácticamente lleno: “Habíamos enganchado a la gente que se desplazó en masa hasta Jaén al partido en el que certificamos la permanencia, ese día llenamos 12 autobuses”.

Conseguido el objetivo, Juan conoció una vez más los inescrutables recovecos del fútbol. Apenas un mes antes del inicio de la nueva temporada, el Extremadura destituyó a su técnico ante la sorpresa de la afición y los propios jugadores: “Había diferencias en la construcción de la plantilla entre mi persona y el club, ellos lo veían de otra manera y si no hay un convencimiento común, lo mejor es separar los caminos”, resume Sabas sin rencor por lo ocurrido esos días. El míster quería mantener a gran parte “del grupo de valientes” que habían logrado la permanencia y desde el club tenían otra idea. Solo tres jugadores se mantendrían en la plantilla.

La inestabilidad fue desde entonces la nota común en el banquillo azulgrana. Desde agosto a mayo hasta cuatro inquilinos pasaron por la caseta de Almendralejo. Juan no pierde el tiempo y empieza a prepararse para cuando llegue una nueva oportunidad: “Durante ese año, realizo un estudio de los equipos de Segunda B, donde yo consideraba que tenía mi mercado de trabajo. Vi muchos partidos de los cuatro grupos que conforman la categoría, para tenerlos controlados, por si surgía alguna oportunidad”. Su ruptura con Extremadura era parcial, el vínculo creado le seguía uniendo con jugadores y amigos que se habían quedado en Almendralejo: “Me hablaban de cómo iba el club y yo de vez en cuando mandaba algunos mensajes a los jugadores, sobre todo para darles ánimos tras las derrotas”. Del presidente, Manuel Franganillo, no quiso saber nada en los siguientes tres meses. Pasado ese tiempo: “Tuvimos un encuentro, hablamos y arreglamos las diferencias”.


El milagro exprés


Su siguiente comunicación fue telefónica. A Sabas le sorprendió la llamada, más aún el contenido de la misma. Era mayo y la temporada agonizaba. El técnico estaba alerta, a la espera de concretar algún nuevo proyecto para la temporada que viene, pero el que le reclamaba era el Extremadura. El conjunto extremeño, tras una temporada marcada por los altibajos, se encontraba fuera de los puestos de playoff, el objetivo de la temporada. Restaban dos partidos y no dependía de ellos clasificarse: “Me hizo ilusión que volvieran a pensar en mí, que creyeran que era la persona idónea para reflotar la nave, que estaba muy tocada”, cuenta Sabas. Juan volvió a coger su coche y emprendió de nuevo el viaje a Almendralejo: “La dinámica era muy negativa y apenas había margen de maniobra, lo que iba pensando por el camino es que había que cambiar eso a marchas forzadas y convencer a los jugadores de que había que ganar esos dos partidos”. El cuarto entrenador de la temporada, el mismo al que no dejaron empezar su propio proyecto, terminó logrando el objetivo. El Extremadura accedió a los playoffs como cuarto clasificado del grupo IV. Ya saben, el fútbol siempre te da revancha.

“Quedaba lo más complicado, ascender siendo cuarto, algo que solo había logrado el Cádiz”, recuerda Sabas, antes de asegurar que el equipo llegó con la mente limpia y con un subidón emocional a esas eliminatorias. El camino, no obstante sería terrorífico, pero uno a uno todos sucumben ante la entrega, la competitividad y la cabeza fría de los extremeños. Primero el Fabril, segundo clasificado del Grupo I y filial del Deportivo de la Coruña; luego el Mirandés, líder del Grupo II y el equipo con mejores números de toda la categoría; por último, el Cartagena, líder del Grupo IV, que les había sacado once puntos en la temporada regular. “Lanzamos un órdago, lo apostamos todo a esos partidos y nos salió bien”. Obrado el milagro nadie impediría a Juan Sabas sentarse en el banquillo de su Extremadura en Segunda División.


Extremadura vuelve a la élite


Almendralejo revive hoy una fábula que conoce bien, la que cuentan los incondicionales del lugar, la que hace dos décadas les situó en el mapa. Eran años de buenas cosechas y el fútbol extremeño se abría hueco en la denominada Liga de las Estrellas. Es cierto que su paso fue fugaz y el deseo ahora es no repetir errores. En ello se afana estos días Juan Sabas aunque sea en un escalón inferior: “Creo que todavía no le hemos perdido el miedo a la categoría y que tenemos demasiado respeto a los equipos a los que nos enfrentamos. Tenemos que tener más desparpajo, sobre todo en ataque”, explica el míster. Su equipo viene de perder 2-0 frente al Sporting y comienza a sufrir los rigores de una categoría que cada año aumenta el nivel: “Vamos a intentar dar la cara, que la afición se sienta orgullosa de lo que ponemos en el terreno de juego, vamos a aferrarnos a esta categoría e intentar poner contra las cuerdas a estos equipos”.

El desembarco en la categoría de plata del fútbol español no ha sido el deseado. Un punto de nueve posibles frente a Oviedo, Deportivo y Sporting, equipos con otro tipo de exigencias, ha sido la bienvenida al fútbol profesional. “Estamos pagando la novatada, pero creo que el equipo va a ir a más, confiamos mucho en los chicos para conseguir el objetivo”. El objetivo, tan grande como difícil, en palabras del técnico no es otro que la permanencia para intentar asentarse en la élite. Esa experiencia es la que disfrutan ya en Almendralejo mientras el fútbol traspasa el terreno de juego y vuelve a poner el foco en una tierra habitualmente olvidada. Ese impulso es también una responsabilidad para Sabas: “Llevamos la bandera de Extremadura por toda España, esta región merecía tener un representante en el fútbol profesional, es un orgullo y una responsabilidad”, sentencia el técnico.

Con la vista puesta ya en el siguiente partido, frente al Granada (domingo, 18.00h), Almendralejo late ilusionada por conseguir la primera victoria: “Necesitamos que el Francisco de la Hera sea un fortín, el triunfo ayudaría a espantar posibles fantasmas y dar confianza a los chicos”. En esta Segunda División, una de las más duras de la historia, el Extremadura tendrá que sacar a relucir su ardor guerrero y la fuerza del conjunto para prolongar su sueño. En una tierra donde cuesta tanto encontrar oportunidades, Juan Sabas halló la suya y no quiere desaprovecharla. “Tras mi etapa como segundo entrenador, me han cerrado 50.000 puertas y no he desistido hasta que me han abierto alguna. Me la abrieron en Almendralejo y yo me voy a dejar el alma en intentar hacer las cosas bien y que me sigan queriendo y respetando como ahora”. La vendimia ha comenzado ya en Tierra de Barros, aunque todavía es pronto para saber si este vino gana con el paso del tiempo.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Fútbol

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies