¡Síguenos!

Tour de Francia

Sagan, resaca y tregua

El eslovaco logró su triplete particular en un día marcado por el abandono de Nibali y toda la polémica surgida tras Alpe d’Huez.

Aunque la noticia del día fue un nuevo triunfo del omnipresente Peter Sagan, el Tour de Francia 2018 se tomó la jornada de transición que el recorrido brindaba con calma y con serenidad, como si de una tregua pactada se tratase. Todos pasaron los kilómetros intentando recuperarse de las heridas, pensando en lo ya hecho y en lo que queda por hacer. La resaca de Alpe d’huez no ha sido fácil y todos teníamos que digerirla de la mejor manera posible. Aunque ganó Sagan, la carrera se despertó con el runrún de todo lo acontecido en las 21 curvas más famosas del ciclismo mundial. ¿Vallar los finales de etapa? ¿Dónde están las imágenes de la caída de Nibali? ¿Cómo acabará la bicefalia en Sky?

 


La desgracia de Nibali


Todas esas preguntas han tratado de responderse en las últimas 24 horas, algunas con más suerte que otras. En la era de los móviles y las redes sociales, era cuestión de tiempo poder ver cómo el Tiburon de Sicilia se iba al suelo rompiéndose una vertebra y viéndose obligado a abandonar la carrera. Una correa de la cámara de un espectador fue la culpable, lo que pone todavía más en boga el famoso debate sobre la proximidad de los aficionados sobre los corredores. Es parte del encanto del deporte, pero el riesgo que se asume es muy grande y la cantidad de descerebrados que se apuntan a este tipo de etapas va en aumento.

El damnificado fue Nibali, que volvió a demostrar una casta y un pundonor fuera de toda duda. Prácticamente lo tuvieron que montar en la bicicleta y, sobre ella, acabó recuperando casi cuarenta segundos al grupo de Froome y Thomas. Todo en vano, porque la desgracia ya había caído sobre él y las pruebas médicas confirmaron la tragedia. Estaba fuera de la carrera. Esto ha levantado ampollas, ha puesto al Tour en un brete e incluso a Bardet le ha tocado pedir perdón por atacar en el momento que Nibali se iba al suelo. El ciclismo se nos va de las manos.

Entre medias de todo eso el otro debate está en el fuero interno de Sky. Superadas las tres jornadas alpinas, Thomas es más líder que nunca, está más fuerte que Froome y lleva dos triunfos parciales. Nadie en su sano juicio se atrevería a cuestionar su dominio, pero la realidad es que su compañero de equipo lleva cuatro Tours en la mochila, viene de ganar el Giro y un caso por dopaje. La sensación es que Froome sigue siendo el hombre fuerte de Sky, pero si el galés no flaquea, el desenlace de este Tour va a ser divertido. Eso seguro.

 


Siempre Sagan


La tercera pata del titular es Peter Sagan, que vive ajeno a todo esto y que centra sus esfuerzos en hacer lo que mejor sabe, ganar, divertirse y divertirnos. En una etapa que ya hemos olvidado, el eslovaco volvió a ser el mejor en la llegada masiva. Con algunos de los mejores sprinters fuera de carrera, el triple campeón del mundo batió en la volata a Alexander Kristoff y a Arnaud Démare.

Y dicho lo cual, se acabó la tregua con la entrada del Tour en el Macizo Central. El final de este sábado en el aeródromo de Mende volverá a citar a los mejores de la general. Aunque se trata de una llegada donde es muy complicado hacer grandes diferencias, los durísimos tres kilómetros finales pondrán a los favoritos en fila. Si alguno flaquea, Mende se hace eterno. Y si no hay fuga consentida, la de mañana es otra etapa made in Valverde. A ver si ya toca.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Tour de Francia

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies