¡Síguenos!
Imagen de Deviantart, BY Dexillum

La Tribuna de Brian Clough

The Home Nations o las 4 selecciones británicas

Inglaterra, Gales, Escocia e Irlanda (antes de dividirse en la parte británica de Irlanda del Norte y la República de Irlanda o Eire) jugaban partidos internacionales antes de que existieran UEFA o FIFA, y, como creadores del juego, pidieron seguir así.

De vez en cuando, alguna región europea que quiere inscribir su selección de fútbol en los torneos internacionales suele citar la situación del Reino Unido y sus 4 selecciones nacionales –cinco si incluyésemos a Gibraltar-. Por un lado, aclaremos que Inglaterra, Gales, Escocia e Irlanda (antes de dividirse en la parte británica de Irlanda del Norte y la República de Irlanda o Eire) jugaban partidos internacionales antes de que existieran UEFA o FIFA, y que como creadores del juego pidieron seguir así. Hasta mediados de los años 80 disputaban su propio torneo, en ocasiones doblando como fase de clasificación para el Mundial.

Por otro lado, no todo es tan sencillo. El Reino Unido tiene una clarísima desproporción en casi todo a favor de Inglaterra, y en el caso que nos ocupa, en población y estructuras futbolísticas. Hace unos 3 años se estimaba la población del Reino Unido en algo más de 65 millones de habitantes: 55 millones de ellos en Inglaterra, algo más de 5 en Escocia, 3,1 en Gales y menos de 2 millones en Irlanda del Norte. La liga escocesa, en épocas pasadas mucho mas potente, sobrevive a duras penas, mientras que el fútbol gales se mantiene con Cardiff, Swansea y otros 3 clubes dentro de la estructura de la liga inglesa (originalmente la liga extendió invitaciones a clubes en todo el Reino Unido) y con una liga nacional prácticamente amateur. Sus clubes, como los del Ulster, apenas pasan de las fases preliminares de las competiciones europeas.

Si consideramos simplemente estos dos parámetros, formar una selección competitiva en Irlanda del Norte es complicado. Si además consideramos que la mayoría de los jugadores son seleccionables por al menos 2 federaciones, la cosa se complica más. Supongamos un jugador nacido en Liverpool, de padre galés y abuela escocesa. Si el jugador es muy bueno preferirá jugar con Inglaterra, pues tiene más posibilidades de disputar torneos internacionales, sin olvidar que el perfil comercial del jugador es mucho más elevado. Si el jugador no es demasiado bueno y no le llama Inglaterra, Escocia y Gales se disputarán su llamada. Escocia tiene en su selección actual jugadores que no habían pisado el territorio escocés hasta su primera convocatoria. No todo es así, claro. Ryan Giggs pudo haber jugado con Inglaterra pero su sentimiento galés es más fuerte.

Una compilación añadida para las tres selecciones pequeñas es el crecimiento del fútbol en todo el mundo y las selecciones creadas a partir de la caída del muro de Berlín. Los que tenemos una edad recordaremos a una selección de Irlanda del Norte jugando los mundiales del 82 y 86, en los que se enfrentó a España. Escocia jugó todos desde el 78 al 90 y volvió en el 98. También jugó las Eurocopas del 92 y 96. Escocia vive en una crisis mas seria, condicionada por una liga destruida desde el descenso administrativo del Glasgow Rangers, en la que el Celtic se ha paseado sin rival. Cuando nadie te obliga a mejorar, se pierde el incentivo. Pese a todo tiene buenos jugadores, muchos de ellos en la Premier League. Pero ya no es el equipo que contaba con Strachan (titular en el United), Souness o Dalglish (líderes del Liverpool más dominador en Europa). Escocia tendrá la oportunidad de jugar la Eurocopa del próximo verano si triunfa en su play-off.

Gales e Irlanda del Norte han sabido darle la vuelta la situación, en el caso de los galeses apoyados por un talento poco habitual como Bale (al menos, el Bale de la selección). Siempre tuvieron un jugador así, ya fuera Giggs o Rush, pero no terminaban de cuajar como equipo. Gales ha ido apostando por jugadores jóvenes, adelantándose a Inglaterra en su convocatoria (David Brooks, Harry Wilson, Woodburn o Ethan Ampadu) y les ha hecho jugar mucho. Pese a todo, tienen que usar muchos jugadores de la segunda o tercera categoría, suplentes en la Premier. Los empleados de la federación han pasado casi el mismo tiempo buscando entre los árboles genealógicos de los jugadores que en el campo de entrenamiento. Gales ha sabido navegar un grupo igualado para volver a clasificarse para su segunda Eurocopa consecutiva. Anteriormente, solo había participado en el Mundial de 1958.

Irlanda del Norte tiene la situación más difícil, porque a su escasa población y paupérrima liga se le une una situación legal por la que cualquier jugador del Ulster es seleccionable por la República de Irlanda. Además del nivel que pueda tener una selección sobre la otra (ahora muy parejo y quizá se encuentren en el play-off para la Eurocopa) entra en juego el sentimiento irlandés del jugador, que puede sentir que nació en el lado contrario de la frontera.

Michael O’Neill, el seleccionador norirlandés, ha contado con un grupo de unos 40 o 50 jugadores seleccionables a lo sumo, ninguno de ellos, salvo quizá Jonny Evans, del Leicester, de primer nivel. Creando un fortísimo espíritu de equipo –y un fútbol espeso, buscando el gol a balón parado y una defensa muy sólida- se clasificaron para la pasada Eurocopa para caer en octavos de final, como España, y en esta ocasión ha competido hasta el final con Alemania y, especialmente, Holanda. Sorprendentemente, días antes de acabar la fase de clasificación, O’Neill aceptó el banquillo del Stoke City, en la zona baja del Championship, pero con permiso para seguir siendo seleccionador en el play-off. Y es tan sorprendente que O’Neill acepte un club en riesgo de descenso como que Stoke y la federación norirlandesa acepten tener un entrenador a tiempo parcial, cuando ambas instituciones se juegan tanto.

Afortunadamente para los implicados, nada tienen que ver con la federación española: O’Neill estaría despedido y cualquiera de los males que afectaran al fútbol norirlandés serian culpa exclusiva del propietario del Stoke City.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en La Tribuna de Brian Clough

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies