¡Síguenos!
Serena Williams
Foto de Serena Williams por MrLizaveta en DeviantArt

Tenis

Serena Williams podrá seguir siendo Black Panther

La WTA ha puesto en marcha un plan para proteger a las tenistas que regresan a las pistas tras embarazos o lesiones. Además de darle la razón a Serena Williams.

Serena Williams anunció en abril de 2017 que iba a ser madre y que se retiraba del deporte hasta el año siguiente. Entonces era la número uno del mundo en el ránking de la WTA. La tenista estadounidense cumplió su promesa y regresó a las pistas en marzo de 2018. Su lugar en la clasificación mundial había descendido drásticamente durante su baja por maternidad: 491ª.

La WTA acaba de anunciar una nueva medida de protección para todas las tenistas que vuelvan al circuito después de un embarazo. Concretamente, las jugadoras que regresen a la competición tras dar a luz o recuperarse de una lesión de larga duración podrán valerse de su anterior clasificación en el ránking para competir hasta en doce torneos durante un periodo de tres años, aparte de garantizar que no se enfrentarán a las tenistas preclasificadas en las primeras rondas. Sin embargo, esta clasificación no servirá para ser cabeza de serie directamente en las competiciones. Hasta este cambio, que también defendían Simona Halep o María Sharapova, el número máximo de torneos en los que se podía causar baja era ocho y el tiempo límite para volver a competir era de dos años. Eso obligaba a que muchas deportistas, como Viktoria Azarenka o la propia Williams, tuvieran que apurar sus plazos de recuperación para forzar sus regresos.

Williams estuvo preparada para volver a las pistas en el Masters de Indian Wells y después participó también en el de Miami. La pequeña Alexis Olympia acababa de nacer y la vida de Serena había cambiado. La recuperación de la tenista de Michigan fue fulgurante, aunque extremadamente complicada, hasta el punto de que estuvo muy cerca de morir por culpa de una embolia pulmonar. “Hubo un sinfín de complicaciones tras el parto. Pasé seis semanas en la cama”, confesó. En Florida, Williams debutó ante la top 5 mundial Naomi Osaka. La ocho veces campeona del torneo quedó eliminada en primer ronda. Su posición intrascendente en el ranking de la WTA la obligada a verse las caras con las mejores tenistas desde las rondas iniciales. Williams denunció lo que a todas luces era una injusticia. Haber sido madre estaba perjudicando su legendaria carrera deportiva.

Tres meses después, Williams no fue incluida como cabeza de serie en Roland Garros por el tiempo que estuvo fuera del circuito. La respuesta de la tenista fue plantarse en la tierra batida de París vestida con una faja roja y unos pantalones ajustados negros. Se vistió así porque se sentía como “una superheroína. O como la reina de Wakanda”. Aparte de eso, el traje tenía la función de evitar la formación de coágulos de sangre. Su outfit estaba inspirado en la popular película de Marvel, Black Panther. Bernard Giudicelli, presidente de la Federación Francesa de Tenis, calificó la acción de “inaceptable” porque no cumplía con los códigos de estilo. La respuesta de Nike, la marca que patrocina a Williams, dio a entender que no se habían tomado muy en serio sus palabras: “A los superhéroes les pueden quitar sus trajes, pero jamás sus poderes”. La nueva medida de la WTA permitirá a la ganadora de 23 Grand Slams, o a cualquier otra que así lo desee, lucir esa misma vestimenta sin ninguna falda o vestido por encima.

El 2018 fue un año de excesivas polémicas dentro del mundo del tenis. Y casi todas ellas estuvieron protagonizadas por Serena Williams. Una de las más sonadas tuvo lugar en la final del US Open en fue su encendida reacción contra el juez de silla Carlos Ramos, con quien podría volver a coincidir en el Open de Australia. La veterana tenista estadounidense perdió el título con justicia ante la joven de 20 años, Naomi Osaka. En el segundo set, Serena recibió hasta tres warnings por parte de Ramos. El último de ellos supuso la pérdida del juego porque el juez consideró que había sido gravemente insultado por la norteamericana. La implicada se defendió ferozmente en una rueda de prensa posterior memorable que provocó un encendido debate feminista en el tenis y en el deporte en general: “Creo que el quitarme un juego por ser mujer cuando le llamé ‘ladrón’ es algo sexista. Nunca le quitó un juego a un hombre porque le llamase ‘ladrón”.

La WTA ha dado un paso adelante para que en 2019 se hable más de tenis y menos de polémicas extradeportivas. Una pequeña victoria para Serena, pero una gran victoria para el deporte femenino.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Tenis

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies