¡Síguenos!
Sergio García se lamenta tras un golpe en la primera jornada del Masters.
Sergio García se lamenta tras un golpe en la primera jornada del Masters. | CORDÓNPRESS

Masters de Augusta

Sergio García o el riesgo de caer en la tentación

El vigente campeón del Masters arruina su torneo con 13 golpes en el hoyo 15. Estupendo Cabrera Bello y genial Jordan Spieth

Cuando a Roy McAvoy, el ínclito protagonista de la memorable Tin Cup, la cabeza le pide seguir persiguiendo la madera 3 imposible que no deja de enviar al agua en el último hoyo del ficticio US Open sobre el que planea toda la película, el genial golfista permanece anclado en la idea de que puede hacer un golpe que finalmente consigue. Aunque sea para firmar un 12. El más famoso del golf, aunque nunca haya pasado. A Sergio García le pasó algo parecido. Porque hizo 13 golpes en el hoyo 15 del Augusta National. ¡¡¡Trece!!!

Empezó bien la historia, construyendo una oportunidad de birdie con un drive magnífico al centro de la calle, bien entradas las 300 yardas. Después llegó el colapso. García pegó un hierro 6 a 206 yardas de la bandera. Y la bola botó en el único sitio donde no había salvación. Agua. La tentación de restar golpes más rápido de lo que debemos. Aún así, el desastre, similar al que arruinó la victoria de Jordan Spieth en 2016, no había llegado. Cuatro golpes después, García consiguió agarrar su bola al green, un cristal impracticable para el español. 13 golpes que le impiden defender con éxito su corona; el honor siempre lo llevará colgando de la solapa.

El resto del día, por muy frío que nos pueda dejar el mal resultado de Sergio, Jon Rahm y José María Olazábal, desde el punto de vista español, dibuja un torneo maravilloso. Con una mañana tibia, con muchos jugadores buscando su sitio sobre la cuidada hierba de Augusta, la tarde fue un frenesí de emociones. Al frente, el mencionado Spieth, sobre el que volveremos ahora. Justo por detrás, Stenson, Mickelson, Reed, McIlroy, Fowler y el maravilloso ritmo de Rafa Cabrera Bello, un hombre que suele coleccionar grandes resultados en las primeras rondas. Habrá que ver su evolución; la ilusión ya la ha sembrado.

Volvamos a Spieth, porque es mención aparte. Augusta es un campo que exige al golfista una madurez fuera de lo normal, un estudio enfermizo y exhaustivo de lo que te puede pasar sobre un campo de golf, plenamente consciente el jugador que cualquier puñalada aparecerá cuando menos lo espera. Spieth, quien sufrió esta ira en 2016 cuando en 10 minutos reventó todo el torneo, ha conseguido demostrar, en apenas cuatro años, que entiende a la perfección el campo, sus vaivenes, sus particularidades, su especialidad. De nuevo, una primera vuelta demoledora, con 66 golpes (-6) corregidos con un bogey tardío que humaniza su esfuerzo. De nuevo, una posición inmejorable para construir una leyenda de esas que Augusta invita a imaginar. Y todo esto siendo solo jueves. Por favor, que lleguen los famosos nueve últimos hoyos del domingo.

Primera jornada del Masters de Augusta.

Primera jornada del Masters de Augusta.

No nací un bunker, pero sé bien, o eso creo, qué hacer para no pasarme la vida dentro de uno de ellos. Me gusta el golf hasta el punto de dormir en la misma habitación que mis palos, de hablarles durante la vuelta para que se sientan cómodos y de no meter una caja de bolas en la bolsa el mismo día que voy a jugar porque creo que no les ha dado tiempo a confraternizar con los hierros. Lo dicho, un friqui del golf.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Masters de Augusta

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies