¡Síguenos!

Fútbol

La Serie A busca su lugar perdido

El fichaje de Cristiano Ronaldo por la Juventus ha vuelto a colocar a la liga italiana en la élite, pero el equipo turinés no es el único que quiere dar el salto.

Sobre el fútbol italiano siempre ha pesado un prejuicio bastante injusto en las últimas décadas: que es demasiado defensivo y, por consecuencia, aburrido. Lo cual no es del todo cierto, y hay tantos ejemplos (el Milán de Sacchi, la Juventus de Conte, la Roma de Spaletti, el Napoli de Sarri, entre muchos otros) que no vale la pena detenernos en ninguno.

Los noventa y los primeros años del nuevo siglo, entre Shevchenkos, Maldinis y Tottis, fueron una era dorada para la Serie A. Sin embargo, el país —afectado por una severa crisis económica— y los clubes —manejados por corruptos de primera categoría— no pudieron mantenerse a la altura de la millonaria Premier League y del dominio español en Europa, a cargo del Madrid y el Barcelona, una vez que se consolidaron las carreras de Cristiano y Messi, los mejores futbolistas de la era moderna. La liga italiana fue incluso superada por la Bundesliga en el coeficiente UEFA, un fiel reflejo de la caída del nivel del torneo.

La coyuntura fue aprovechada por la Juventus —lleva siete títulos consecutivos—, y sus buenas participaciones en las últimas ediciones de la Champions League han vuelto a posicionar al equipo dirigido por Allegri como uno de los más poderosos del mundo. A falta del gran título europeo, la Juve ha apostado por Cristiano para este año ahuyentar a los fantasmas de las finales perdidas y coronar así la década más brillante de su historia. Pero todo parece indicar que el cuadro de Allegri no será el único en establecerse de vuelta en la élite.

El Napoli se ha convertido en el principal rival de la Juve, aunque aun no logra desafiar la hegemonía bianconera en la liga. La llegada de Carlo Ancelotti tras las muy buenas temporadas de Maurizio Sarri en el banquillo de San Paolo promete consolidar el proyecto napolitano. El equipo celeste ha logrado mantener a sus mejores hombres y ha fichado a Simone Verdi, un buen extremo italiano, y a Fabián Ruiz, el muy prometedor mediocampista del Betis.

La Roma, que en principio podría verse disminuida tras la venta de Alisson y Radja Nainggolan, ha nombrado a un tipo sabio para encargarse de la dirección deportiva del club: Monchi, que ya ha hecho sus primeras maniobras en el mercado: ha fichado a Justin Kluivert —hijo de Patrick—, al serbio Ante Coric, toda una promesa del fútbol europeo, al portero sueco Robin Olsen, Javier Pastore y a Steven N’Zonzi, entre otros. Además, ha logrado mantener al turco Cengiz Under, que se convertirá tarde o temprano en estrella mundial.

Los equipos de Milán han decidido darlo todo después de unas cuantas temporadas mediocres. El Inter es el que mejor se ha reforzado, teniendo en cuenta que jugará la Champions de este año tras haber quedado cuarto. Todo parece indicar que será el cuadro dirigido por Luciano Spalletti el llamado a desafiar la dictadura de la Juve. El Inter ha fichado a Radja Nainggolan, a Baldé Keita, a Matteo Politano —exquisito extremo zurdo que juega por derecha—, a la gran promesa del fútbol argentino, Lautaro Martínez, a Sime Vrsaljko y al granítico Stefan De Vrij. Este último y Nainggolan, además, fueron arrebatados a rivales directos (Lazio y Roma, respectivamente).

Spalletti logró sacar adelante una temporada difícil y ha armado un cuadro que tiene con qué ilusionarse. El Milán, por su parte, ha fichado a Gonzalo Higuaín, que asegura un mínimo de 15 goles por temporada. También vendió a Leonardo Bonucci a la Juventus, pero se aseguró la ficha de Mattia Caldara, uno de los defensores italianos con mejor futuro, además de Alen Halilovic, Diego Laxalt, Pepe Reina y Tiemoué Bakayoko. El equipo dirigido por Gattuso sigue un paso por detrás de la Juventus, el Inter, la Roma y el Napoli, pero promete dar pelea a los de arriba.

Un dato que respalda el enorme potencial de esta Serie A es la conformación de la selección argentina, en plena revolución tras el papelón de Rusia 2018. La delantera albiceleste está compuesta por Giovanni Simeone, Mauro Icardi, Lautaro Martínez y Paulo Dybala, todos atacantes titulares en el fútbol italiano y joyas del fútbol europeo.

Con la llegada de Cristiano y los fichajes realizados por los equipos que quieren complicarle el camino a la Juve, el calcio tiene las armas para seguir su evolución y retomar su lugar en lo más alto del fútbol europeo, junto con España e Inglaterra.

La Serie A será más entretenida que en mucho tiempo porque por fin la Juve tendrá rivales de peso, y porque la cabeza de los turineses estará puesta en la orejona, ese trofeo que Cristiano conoce íntimamente y que los aficionados italianos observan, desde hace demasiado tiempo, con la distancia que exigen las utopías.

Periodista y defensa central que no le teme al choque, salvo el que le planteó la realidad. Entrenador top en Football Manager. Lejano y solitario aficionado de la Fiorentina gracias a un melenudo llamado Gabriel Omar. Vive el fútbol como su país le enseñó: con taquicardia y el ceño fruncido. Trabajó en AS durante un año y ahora está de vuelta en Lima, su ciudad, donde escribe para una revista local, y desde donde intentará contarnos qué pasa en esas latitudes (o cómo se ve desde allí el otro lado del mundo).

1 Comment

1 Comment

  1. Pingback: El anti Juve sigue siendo el Napoli | Fútbol | A la Contra

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Fútbol

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies