¡Síguenos!
Margall, Fernando Martín, Romay, Díaz-Miguel, De la Cruz, Jiménez y Sibilio. Abajo, Costa, Villacampa, Epi, Vicente Gil, Llorente e Iturriaga.

Baloncesto

Chicho Sibilio: tú fuiste uno de ellos

Su muerte, a los 60 años, nos ayuda a recordar una época en la que el baloncesto se convirtió en el deporte rey en España.

Por él y por gente como él merece la pena escribir siempre. Por Chicho Sibilio. Por ese tipo, que era un gran tirador desde la larga distancia. Por esa pareja de aleros que formó en el Barcelona con Epi. Y, en especial, por todo lo que significaron los jugadores de baloncesto en aquellos años ochenta, que fue la auténtica luna de miel del baloncesto. Recuerdo que en mi instituto forrábamos las carpetas con fotografías, incluso, en blanco y negro de los jugadores de baloncesto. Nos sabíamos de memoria todos los quintetos titulares fuese el del Licor 43, el del CAI Zaragoza o el del Peñas de Huesca. Y, por supuesto, el del Barca en el que Sibilio casi siempre tiraba desde lejos, desde mucho antes de que existiesen los triples. Había nacido para hacerlo. Costaba horrores que fallase.

Ese fue Sibilio, un entrañable personaje que nos ha dejado a los 60 años. La noticia ha sentado muy mal. De repente, su nombre ha regresado a nuestras vidas. Nuestra memoria se ha llenado de recuerdos, de ruidosas canchas de baloncesto y de aquellos jugadores con los pantalones cortos y apretados de la época. Nuestra memoria también ha regresado a aquellos carruseles de la radio de José María García exclusivamente dedicados al baloncesto los sábados por la noche. Y cómo tiraba aquello. Y cómo se nos quedaron grabados para siempre los nombres de aquellos locutores que nos permitían viajar de un lado a otro del mapa: Andrés Montes desde Madrid, Siro López desde el Palau o Paco García Caridad desde Canarias. No podemos decir que sea fácil olvidarlos.

Los partidos de baloncesto no se nos hacían largos entonces. Eran dos tiempos de 20 minutos en los que cada ciudad se sentía representada por un jugador franquicia como Nate Davis en Ferrol, Eisse Hollis en Vitoria, Kevin McGee en Zaragoza, George Singleton en Valladolid o John Pinone en el Ramiro de Maeztu. Sé que algunos de ustedes son muy jóvenes como para ponerse en la piel de quienes vivimos aquello. Pero quizá por eso, quizá por vivir aquella influencia tan maravillosa del baloncesto, nos encariñamos tanto con los jugadores, que eran los que ganaban y perdían los partidos. Y uno de ellos fue Sibilio, Chicho Sibilio. Y, es más, cualquiera que viese una canasta quería tirar como tiraba él, ganar tantos juicios como ganó él.

Sibilio, en realidad, era un seguro a todo riesgo. Un tipo negro que parecía venido desde cualquier universidad norteamericana. Pero no. Él venía de la República Dominicana lo que no le impidió jugar con España, donde se hizo un nombre para la eternidad. Podíamos saber más o menos de él pero todos sabíamos quién era Chicho Sibilio, que fue una marca registrada en aquellos años. Por eso el mejor homenaje que se me ha ocurrido en su prematura muerte, a los 60 años, ha sido el de explicar aquella época tan maravillosa. Una época que sin gente como él no hubiera sido posible. Nadie tiraba tan bien desde la larga distancia. Juraría que ni siquiera Epi, su compañero de obra en aquel Barca en el que Cándido Antonio Sibilio Hughes estuvo 13 años que pasaron a la velocidad de la luz. DEP a partir de hoy.

2 Comments

2 Comments

  1. stockton

    12/08/2019 at 09:10

    Mi memoria tambien me permite recordar a Chicho. Yo no me atrevo a decir que era aún mas certero que Epi en el lanzamiento a distancia, pues hablamos de dos grandes tiradores, pero si me parece que Sibilio era mas potente fisicamente, en eso tenía un punto por encima de Epifanio.
    Sin duda aquel era un gran Barcelona y su caracteristica principal eran estos dos aleros de 2 metros.Un equipo que machacó a mi Madrid y me producia unos imberbes berrinches que con el paso del tiempo se han convertido en admiración por la experiencia. Era un equipo muy grande, casi de leyenda,de haber tenido un 5 dominante como poseían Sovieticos y Yugoslavos hubiese barrido en Europa.
    Recuerdo a nuestro protagonista, en muchos partidos que incluso llegaba a jugar de pivot, Porque Chicho era muy grande, no en estatura porque parecía un muñeco al lado de Tachecnco,Sabonis y Radja,pero sí en corazón….Hoy, el gran Sibilio se marchó,pero nunca se irá de mis recuerdos
    Todabía recuer

  2. Pingback: España-Estados Unidos: rivalidad con el mismo desenlace I A la Contra

Leave a Reply

Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Baloncesto

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies