Simon Yates abusa en el Giro - Giro de Italia - A la Contra
¡Síguenos!
Simon Yates.

Giro de Italia

Simon Yates abusa en el Giro

El británico, vestido de rosa, se lleva su segundo triunfo parcial en otro recital de ciclismo por las adoquinadas calles de Osimo.

Si alguien tenía alguna duda, que la vaya eliminando de su cabeza. Simon Yates está en Italia con una única misión; ganar el Giro. Y en ello está. En otra jornada frenética, corrida sin mirar atrás y a toda velocidad, el británico del Mitchelton ha dejado otra obra de arte dictada, escrita y pintada. El Giro ha entrado en un trance maravilloso y está regalando ciclismo del bueno cada día. Y a esto se añade la figura de Yates, que da tanta frescura como talento. Su segunda victoria de etapa, que le hace más líder si cabe, es un fiel reflejo de eso. Está tocado por una varita.

La etapa arrancó desatada en la ciudad de Asisi, que vio ganar a Purito Rodríguez en el pasado. Y no sabemos si fue por la presencia del Papa, visitante de lujo hoy en la carrera, o el paso previsto por la ciudad natal del fallecido Michele Scarponi, pero los primeros cuarenta kilómetros estuvieron marcados por una larga lista de ataques. Viendo el perfil del día y teniendo en cuenta el enorme desgaste producido en la jornada de ayer para derrocar a Esteban Chaves, la escapada parecía predestinada para resolverse en la meta. Nada más lejos de la realidad.

El Passo Cornello ejerció de juez a la hora de formar la fuga. Luis León Sánchez, hábil como pocos en estas lides, lo vio y su movimiento fue contestado por otro maestro de la huida, el italiano Alessandro De Marchi. Ambos capitanearon un movimiento que posteriormente fue seguido por Fausto Masnada (Androni), Alex Turrin (Wilier Triestina) y Mirco Maestri (Bardiani). Y fue así porque así lo quiso Giovanni Visconti (Bahrein Merida). Veterano de guerra, el italiano se puso frente al pelotón y, cansado de la intensa pelea por la fuga, ejerció de capo, como si de un mafioso de película americana se tratase. En esa posición privilegiada se dedicó a repartir papeletas y concedió permisos. Fue él quién decidió qué corredores podían marcharse con la fuga y qué corredores no podían. Exhaustos todos por la velocidad alcanzada hasta ese punto, agacharon la cabeza y rindieron pleitesía a su líder.

Con la carrera estabilizada y Luis León dando palmas con las orejas por la oportunidad que se le brindaba, pronto el murciano despertó del sueño. Rápidamente tomaron la cabeza del pelotón Lotto Fix y Lotto NL Jumbo, evitando que los cinco protagonistas del día tomaran más de cuatro minutos de renta. Pensando en Wellens y Battaglin, los dos equipos de la lotería aplacaron la ilusión de los fugados, que pronto entendieron que el día no estaba para ellos.

La organización del Giro guardó para el final una de las emboscadas típicas que siempre ofrece esta carrera. Adoquines, repechos y rápidos descensos ofrecían una oportunidad de oro a Simon Yates, que se echó la manta al hombro y decidió desatar la tormenta. Como no hay mejor defensa que un buen ataque, el joven corredor británico se lanzó a por segunda etapa de rosa. Rebasó a Wellens, que iba por delante, y uno a uno fue soltando a todos sus rivales hasta la meta, donde volvió a escribir otro capítulo glorioso y donde volvió a presentar sus credenciales que ya lo sitúan como máximo aspirante a liderar el podio en Roma.

Tom Dumoulin (Sunweb) hizo de lugarteniente esta vez. Cansado de perder segundos cada vez que la carretera pica para arriba, se fue esta vez en persecución de Yates y apenas se dejó un par de segundos más la bonificación. Froome volvió a ser el peor parado, cediendo otros cuarenta segundos. Pinot y Pozzovivo resistieron a duras penas y Fabio Aru apareció más delante de lo habitual.

Con el Zoncolan ya esperando a los ciclistas el próximo sábado, vienen por delante dos etapas de transición, de respirar hondo y tomar consciencia de lo que se avecina. Este jueves los corredores afrontarán un bonito final en el circuito de Imola. El diseño del día hace pensar en una llegada masiva donde el duelo entre Sam Bennett y Elia Viviani viva un nuevo capítulo. Pero viendo cómo está la carrera, no pondría yo la mano en el fuego.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio
Anuncio

Más en Giro de Italia

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies