¡Síguenos!
Simon Yates I Foto Twitter @LaVuelta

Vuelta a España

Simon Yates, un gigante en Andorra

El líder, crecido, ofreció un recital en La Rabassa y destrozó a sus rivales. El francés Pinot se lleva su segunda etapa en Naturlandia.

Tanto soñamos, que nos hemos despertado en el suelo, caídos y derrotados. Creyó hasta Movistar, que se empeñó en controlar la carrera con el único objetivo de que la etapa se decidiera en el puerto final y Alejandro Valverde fuera capaz de coger una bonificación que lo dejara a tiro de piedra de cara a la durísima etapa de mañana. Pero todo se volvió en contra cuando en La Rabassa, un puerto poco exigente para lo que hemos visto en la carrera, Simon Yates decidió que era el momento de reventar la carrera. Arrancó en solitario y solamente Pinot y Kruisjwijk pudieron aguantar su rueda. El británico, con el poderoso jersey de líder, se armó de valor para afrontar en solitario los últimos diez kilómetros y mañana amanecerá con 1:38 sobre Valverde y 1:58 sobre Kruijswijk.


Mal día de Valverde


Tuvo Valverde el mal día que habitualmente tiene en las grandes carreras y se lo hizo pagar caro el de Mitchelton, que pareció intuir esa debilidad en alguna mirada del murciano. Y eso que Movistar mostró la ambición que tantas veces le hemos reclamado. Controló cada fuga, tiró en el llano hasta el punto de provocar cortes en el grupo, lanzó a Quintana en la base de La Rabassa para dejar sin equipo a Yates y esperó a que las piernas de Valverde hicieran el resto. Pero ocurrió lo contrario en el desenlace, Yates encontró su gran día y atizó a los telefónicos donde más podía dolerles, en el día que más soñaron.

A la rueda de Simon Yates se pegaron como dos lapas Thibaut Pinot y Steven Kruijswijk, que ya marchaban por delante cuando cambió el ritmo el británico. Colaboraron mínimamente, pero siempre dieron sensación de ir sufriendo tras la rueda trasera del líder. Rompió en el último kilómetro el holandés, sin embargo, el ganador en Los Lagos de Covadonga fue capaz de llegar a los últimos metros a rueda y tuvo tiempo y fuerzas para un último cambio de ritmo que le valió para conquistar un nuevo triunfo. Sin los agobios que aporta la general, Pinot se va a marchar de España después de haberse marcado una de sus mejores Grandes Vueltas de siempre.


Kruijwsijk, tercero


Por detrás Quintana se vació como nunca por su compañero de equipo y su trabajo, esta vez, fue intachable. Se dejó el alma en minimizar los daños de Valverde, que entró en crisis y ni siquiera pudo soportar el último estirón de Miguel Ángel López, Enric Mas y Rigoberto Urán. Aún así, mantiene el segundo puesto de la general, aunque ya están más cerca los que vienen persiguiendo que el que marcha primero, que no tiene pinta de repetir la crisis que lo dejó sin el Giro de Italia. Y también tendrá que volver a remontar Enric Mas si quiere pisar el podio de Madrid, pues la rueda de Simon Yates le ha servido a Kruijswijk para ser tercero de la general.

Pero mal haríamos en dar carpetazo a la carrera porque el plato fuerte de este sábado es de aúpa. Seis puertos de montaña perfectamente encadenados, algunos de ellos durísimos como Ordino o Beixalís antes de la subida final de La Gallina que servirá para cerrar el telón a la alta montaña de la carrera. Todo eso en apenas 100 kilómetros sin un metro llano. Se esperan ataques, contraataques, peleas por la general, por el podio, por el maillot de la montaña y por la victoria de etapa. Si hoy Yates ha inclinado la balanza de su lado, ¿quién nos asegura que no pueda cambiar de lado mañana?

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Vuelta a España

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies