¡Síguenos!
Sacchi da instrucciones a los jugadores del Milán durante la temporada 88-89. CORDON PRESS

Fútbol

Sobre la utilidad del 4-4-2

Es el dibujo que menor especificidad requiere, el que mejor reparte los esfuerzos, las porciones de terreno a cubrir y las necesidades más básicas de cada posición.

En este deporte, el fútbol, la importancia de los esquemas es relativa según los ojos de quien lo mire. No obstante, existen dibujos que se han repetido tanto durante un tiempo como para poder extraer alguna lectura que otra.

Como ya hemos dicho más veces, dos dibujos iguales no hacen a dos equipos iguales. De la misma forma, no existen razones suficientes para demostrar que un dibujo es mejor que los otros, ni que uno es superior a otro en enfrentamientos directos. Pero lo que sí se da es que en cada una de las ”épocas” en la que una disposición táctica ha estado más o menos de moda, el 4-4-2 se ha mantenido como la primera alternativa.

Según muchos entrenadores, el 4-4-2 es el dibujo que menor especificidad requiere, el que mejor reparte los esfuerzos, las porciones de terreno a cubrir y las necesidades más básicas de cada posición.

Desde luego todos asumimos que hay más de un 4-4-2 dependiendo de cómo sean sus cuatro centrocampistas y por supuesto también sus dos puntas. Habría que diferenciar el 4-4-2 de los mediocentros en línea o de sostén (Rijkaard y Ancelotti en el Milán de Sacchi), el del destructor+organizador (Parejo y Kondogbia en el  Valencia de Marcelino), el de dos en línea pero uno de ellos con permiso para descolgarse hacia arriba constantemente (Redondo y Seedorf en el Real de la Séptima) o el del rombo compuesto de un mediocentro completo más enganche con los dos delanteros (Milla y Laudrup en el Barça pre Dream Team).

Si a esto le sumamos la opción de dos arietes (Aduriz-Williams), de ariete más segundo delantero (Hugo Sánchez-Butragueño), de ariete más extremo ( Zamorano-Amavisca) y de dos extremos (Robben-Ribery con Muller de media punta llegador), vemos que el 4-4-2 puede ser casi “infinito”.

Ahora que está tan de moda por parte de muchos analistas repetir aquella frase de Menotti que dice que los esquemas tácticos son «meros números de teléfonos», que lo importante es el modelo de juego y los jugadores, debo reconocer que yo sí les veo relevancia, quizás no de un modo directo en una relación causa-efecto, pero sí de una forma más indirecta, porque creo que los sistemas sí influyen en la potenciación de los roles que pueden desempeñar los futbolistas de forma individual y en cómo éstos pueden integrarse, ahora sí, en el colectivo formando un todo.

Cuando Sacchi y Maturana pusieron de moda la defensa zonal presionante en línea, fue cuando explotó el 4-4-2 como gran sistema, ya que potencia la formación de parejas de juego. Los dos centrales, central-lateral, lateral-externo, mediocampistas centrales, volantes con externo y la pareja de atacantes. Y también forma bloques. Al ser el fútbol un juego tan social, esa simplificación de las sociedades tanto a nivel de con quién juego (con el de al lado, el de atrás o el de adelante) como de dónde me paro (al lado de este, delante de este y atrás de este) termina liberando y ayudando al jugador a la vez que fortalece el conjunto.

Cuentan que en los entrenamientos Sacchi ataba con cuerdas a los jugadores para impedir que las parejas se separasen más de lo debido, y que Shankly les decía a sus jugadores que el fútbol era fácil si estabas cerca de tu compañero y que solo había que pasársela a la camiseta roja más cercana. Posicionalmente, el 4-4-2 te regala todo eso. Para aquellos a los que gente como Sacchi o Shankly les suene a otra época, recomiendo algunos de los libros que se han publicado sobre la figura y métodos de Mourinho (¿Por qué tantas victorias?, Lecciones de Liderazgo o El entrenador alienígena, entre otros). Veréis como siempre que llega a un equipo en sus primeros partidos opta por un 4-4-2 en rombo, porque entiende que este dibujo ofrece inicialmente más nivel competitivo con menos información, por su equilibrado reparto de espacios y su extrema versatilidad táctica, técnica y estilística.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Fútbol

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies