"Sobrerreaccionando" que es gerundio | NFL | A la Contra
¡Síguenos!
Los Baltimore Ravens vencieron con claridad a los Buffalo Bills. / Foto: ZUMAPRESS.com/Cordon Press

Deporte USA

“Sobrerreaccionando” que es gerundio

El tiempo para análisis más profundos llegará, pero, mientras, disfrutemos de la segunda jornada y sigamos sobrerreaccionando todo lo que podamos

La NFL y el deporte norteamericano en general están plagados de ritos y tradiciones de toda índole. A medida que uno se va aficionando y adentrando cada vez más en el mundo del football profesional suele adquirir como propios algunos de estos rituales. Y uno de los primeros, y sin duda alguna de los más liberadores y divertidos, es unirse a la corriente conocida como “lunes o semana de sobrerreacción”.

La desesperadamente larga postemporada nos obliga a acumular tantas ganas de competición que afrontamos la primera jornada de temporada regular con el nivel de hype tan alto que, una vez finalizado nuestra dosis dominical de football, no tenemos más remedio que dar salida a todas esas emociones que permanecían latentes. Estas emociones se adueñan de nuestra capacidad de raciocinio y nos apremian a emitir un veredicto apasionado y poco analítico sobre lo que hemos visto nada más terminar la primera jornada. ¿Que tu QB lanza para 300 yardas y 3 TDs con un rating casi perfecto? ¡¡¡Qué más da que sea el primer partido de la temporada, playoffs allá vamos!!! ¿Que un rival divisional es derrotado de forma clara por un rival mucho más débil? ¡¡¡Pues ya tenemos ganada la división!!!

En cuanto termina la jornada, las redes sociales y las diferentes tertulias se llenan de análisis del tipo “Con esta plantilla nos llevamos el pick 1 del próximo draft”, “El ataque de este equipo apesta”, “Con ese calendario gana cualquiera”, “Este QB es élite”, “Mi suegra placa mejor”, “A Mengano se le ha pasado el arroz”, “El rookie tal se ha salido y huele a salón de la fama”, “Este Fulanito es un mercenario y solo piensa en su nuevo contrato”, “A ver si Brady se retira ya de una vez” y con hashtags estilo “#coachqueseparecealmédicodehouseDimisión”, pero no son más que reacciones de lo más naturales cuando uno lleva esperando tantos meses el regreso de la competición.

Es cierto que la temporada es corta, pero, igual que sobrerreaccionamos, también aprendemos temporada tras temporada que todos los equipos necesitan rodaje hasta alcanzar el ritmo de competición adecuado para estar al 100%. No en vano, tenemos que recordar que en el training camp y en los partidos de pretemporada, la acción que ven la mayoría de los titulares es reducida. No es que la pretemporada no tenga su utilidad (que la tiene), sino que, amparados por el riesgo de lesiones, esos cuatro partidos simplemente no existen para una gran mayoría de los titulares de las diferentes plantillas. Y si además sumamos el hecho de que el actual convenio limita (y mucho) tanto prácticas como entrenamientos con contacto, llegamos a la primera jornada con plantillas pendientes de afinar y sin ritmo de competición. Porque da igual ser un veterano o un novato, todo profesional de la NFL afronta cada nueva temporada el reto de adaptarse a nuevos esquemas de juego, nuevos compañeros, nuevos coordinadores o entrenadores, nuevas reglas, nuevos propietarios, nuevos contratos… Todo necesita su tiempo de ajuste y hasta que ese momento no llegue no podremos obtener conclusiones definitivas sobre el devenir del resto de la temporada.

¿Y cuál es el momento adecuado en el que debemos dejar de lado la sobrerreacción y transformar esas primeras impresiones en conclusiones fiables sobre el estado real de los diferentes equipos? No existe una regla válida que se pueda aplicar a todos. Algunos dicen que bastan dos partidos, otros hablan de hasta cuatro, pero las circunstancias de cada franquicia son diferentes y estas evolucionan jornada tras jornada. Rivales, climatología, lesiones o sanciones son circunstancias a las que los equipos se deben adaptar y que los aficionados debemos asumir a la hora de valorar el estado y las posibilidades de victoria que tienen los distintos equipos.

Precisamente, esta primera jornada en la que han caído derrotados los siete entrenadores que estrenaban cargo nos ha dado una buena muestra de lo complicado que resulta extraer conclusiones válidas con tan solo un partido de jornada regular como muestra. ¿Significan esas derrotas que los Vrabel, Patricia y demás no son dignos del puesto? ¿O es que Chucky Gruden está acabado? Ni mucho menos, simplemente es pronto para determinar si han conseguido afinar sus respectivos equipos.

El tiempo para análisis más profundos llegará. Pero, mientras, disfrutemos de la segunda jornada y sigamos sobrerreaccionando todo lo que podamos.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio
Anuncio

Más en Deporte USA

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies