¡Síguenos!
Han Solo

Cine

‘Han Solo. Una historia de Star Wars‘, western galáctico sin ‘fuerza‘

Spin-off de un Han Solo sin carisma con acción notable y momentos nostálgicos a costa de Chewie y el Halcón Milenario.

Me encuentro otra vez frente a una de las sagas del cine que más me han influenciado en mi vida, ante mi personaje preferido de la franquicia y donde se muestra el despegue iniciático de la nave que más veces he pilotado en mis húmedos sueños galácticos. Pero la cosa no funciona como debería.


Dirección: Ron Howard.
Reparto: Alden Ehrenreich, Emilia Clarke, Donald Glover, Woody Harrelson, Thandie Newton, Phoebe Waller-Bridge, Warwick Davis, Clint Howard, Paul Bettany, Richard Dixon.
País: Estados Unidos.
Duración: 135 min.


Pese a la acción permanente, pese a la incorporación de personajes y planetas fantásticos, pese a los esperados momentos nostálgicos… la experiencia no es redonda. Después de ver hace menos de un año cómo Ryan Johnson refundaba la saga hacia el género fantástico más puro con el Episodio VIII. Los últimos Jedi, y un año antes de que J. J. Abrams cierre la tercera trilogía de esta space opera con el Episodio IX, Disney y Lucasfilm estrenan este spin-off sobre la vida de Han Solo que cronológicamente se sitúa entre La venganza de los Sith (George Lucas, 2005) y La Guerra de las Galaxias (George Lucas, 1977) y antes también del primer spin-off de la franquicia, Rogue One (Gareth Edwards, 2015). Una molécula más dentro de la estructura helicoidal del particular ADN de Star Wars que ya es todo un culebrón galáctico que parece no tener fin.

Si nos centramos en las particularidades de la producción, esta película está marcada por la perturbación en la Fuerza que supuso el despido a velocidad de la luz de los directores Phil Lord y Chris Miller, responsables de La Lego Película, por causas que los productores argumentaron como “diferencias creativas”, que tenían mucho que ver tanto con el tono de comedia que estaban dando a la historia como con un supuesto caos en la planificación del rodaje. Tras este descalabro, el propio George Lucas propuso a Ron Howard (Apollo XIII, El código Da Vinci) como fichaje de última hora para salvar a la producción del descenso al Lado Oscuro, un director amarrategui que se ha dedicado a volver a rodar un gran porcentaje del metraje con evidente oficio pero con una gran falta de carisma, algo imperdonable cuando se trata de contar la historia del contrabandista más carismático de la Galaxia.

Hablando de cuestiones puramente cinematográficas, pienso que el primer y gran error de Han Solo es la elección del actor que encarna al socarrón y encantador personaje de Harrison Ford en su juventud. Hay que reconocerle al actor Alden Ehrenreich —que ha trabajado con Coppola en Tetro, con Woody Allen en Blue Jasmine o con los hermanos Coen en ¡Ave, César!— el valor de aceptar un reto que puede marcar su carrera, para bien o para mal. Tras ver la película, uno puede llegar a pensar que igual Han Solo de jovencito simplemente era un tipo simpaticón y que fue luego con los años cuando su carácter se volvió sarcástico y vacilón hasta conseguir seducir a toda una Princesa con esa cínica sonrisa ladeada de Ford.

En cuanto a los otros personajes de esta entrega, nos encontramos con un Lando Carlissian al que Donald ‘This is America’ Glover, acompañado siempre por su copiloto, el agudo robot L3-37, dota de todo el donaire que le falta a Solo-Ehrenreich. También tenemos la oportunidad de asistir al momento en que Han Solo se hace con el mítico Halcón Milenario ganándoselo a Lando, somos testigos del flechazo que se produce entre el wookie Chewbacca y Solo, conocemos a un nuevo y potente personaje femenino, la misteriosa Qui’Ra (Emilia Clarke), nos presentan al villano Dryden Vos (Paul Bettany) y asistimos a la forja del rebelde personaje empeñado en ser el mejor piloto de la galaxia de manos de su mentor Tobias Beckett (Woody Harrelson).

Es este personaje, al que Harrelson da vida dando una lección de sabiduría interpretativa, el instigador de la que para el que escribe es la mejor secuencia de la película que, cómo no, sucede en un tren y fácilmente podría ser la de un atraco a un ferrocarril de un western, género del que es esta peli bastante deudora, además del cine de gángsters. En esta escena, Han Solo y Chewie deben robar un elemento de poder de un impresionante tren galáctico, que recuerda al de la cinta coreana Snowpiercer, consiguiendo un nivel que lamentablemente no se mantiene en el resto de la película, que se dedica a encadenar secuencias de acción sin manejar correctamente el ritmo y el suspense que se espera de una entrega de Star Wars.

Han Solo resulta ser, pese a algunos logrados momentos e interesantes nuevos personajes, menos que la suma de sus partes, maltratando al personaje más emblemático de la saga y dejándonos una sensación de cierta ansiedad esperando a que J. J. Abrams solucione el patinazo con su Episodio IX, ya que nos tememos que el siguiente spin-off sobre Obi-Wan Kenobi, personaje al que encarnaron Alec Guinness y Ewan McGregor y programado para 2020, consiga que pierda el interés por la saga hasta el fan más incondicional.


CERVEZA RECOMENDADA


Moor Return of the Empire

RETURN OF THE EMPIRE. Alcohol: 5,7 %. Amargor: N/F.
La cervecera inglesa Moor Beer Company, fundada en 1996 y refundada por el californiano Justin Hawke en 2007, ha sabido aunar la calidad de sus recetas originales con la innovación de sus constantes nuevas referencias. Esperando a probar su nueva birra SOLO, que se ha agotado en una semana, hemos seleccionado su English IPA que bautizaron con el cinematográfico nombre Return of the Empire en honor a la saga de Star Wars.

Este Retorno del Imperio se caracteriza por un lúpulo inglés único denominado Jester que desarrollaron en exclusiva para ellos inspirándose en las variedades de Estados Unidos estilo Cascade. Esta cerveza India Pale Ale inglesa es de un color dorado ambarino ligeramente turbia y con una abundante espuma. En nariz hay notas a mermelada de melocotón, a cítricos y melón dulce, cualidades que se transmiten también al sabor, que se finaliza con un pase de boca amargo, pero sin ser astringente. Como dice su lema, ¡Drink Moor Beer y que la Fuerza te acompañe!

 

Tras unas gafas ‘Clark Kent style’ y junto a Luis ‘Peter Parker’ Cárcamo se inició en el heroico oficio del periodismo en la agencia Hero Press. Desde tiempos analógicos ha escrito sobre cine, sexo, drogas y rock & roll para medios como DT, Hablan, Grandes Viajes, GQ, Maxim… Ahora, cuando no está en el cine o en el bar, marida pelis y birras para A La Contra. No perdona una velada con Toro Salvaje en la pantalla y una buena pinta de cerveza Porter en la mano.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Cine

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies