¡Síguenos!

Tour de Francia

Sopor de France

Dylan Gronewegen (Jumbo) ganó al sprint la etapa más soporífera del Tour (no imagino otra peor) después de seis horas de pedaleo sin más lucha que la de mantenerse despierto. Un cronista genial dejaría en blanco este espacio como método de protesta y milimétrica descripción de los acontecimientos; sospecho que algún lector lo agradecería. No obstante, sería un agravio hacia los escapistas del día, Rossetto (Cofidis) y Offredo (Wanty-Gobert), dos nombres dignos de una ópera u opereta, cuyo inmenso mérito fue la rebelión ante el aburrimiento. No tenían opciones y lo sabían. Nadie les hubiera reprochado que se ocultaran en el vientre del pelotón. A cambio se metieron entre pecho y espalda 213 kilómetros en fuga, con el viento de cara y sin otro premio que más de cinco horas de televisión en directo. Hay amores de verano que duran menos.

Rossetto y Offredo son amigos, lo que explica muchas cosas. Dos amigos son capaces de todo. Basta con que uno tenga una idea, buena o mala. Y en este caso la tuvo Offredo, que la pasada noche soñó que se escapaba y tomaba treinta minutos de ventaja al pelotón. Así se lo contó a France Television. «Si llega una escapada en esta etapa no me lo perdonaré». Lo siguiente se lo pueden imaginar. Offredo se lo contó a Rossetto y ambos dijeron allá vamos, más se perdió en Cuba, o en Waterloo.

Como seis horas dan para mucho, los comentaristas de turno se vieron obligados a las más complicadas piruetas. A través del canal oficial del Tour supimos que Madonna (Louise Ciccone) es pariente del líder. Los padres de la cantante son de Pacentro, a 50 kilómetros de Chieti, ciudad natal de Giulio Ciccone, al que doy por hecho que ya apodan el Madonnino o el Like a Virgin.

Surgieron mil anécdotas por el camino. En 1959, Jean Robic (ganador en 1947) llegó fuera de control a Chalon-sur-Saone y puso fin a su carrera a los 38 años. Siempre culpó al británico Brian Robinson, que marcó un ritmo formidable desde su escapada en solitario y logró la primera victoria de un inglés en el Tour. Hay quien asegura que a Robic le afectaron tantos golpes en la cabeza. Otros tiempos.

Cuentan que el mítico Martín Tello dejó en blanco una crónica de un horrrendo partido de baloncesto. Nunca he encontrado la prueba documental y tampoco se lo quise preguntar cuando tuve ocasión para que no me lo desmintiera. Tello era capaz de eso y de más. Lástima que Offredo y Rossetto me hayan impedido el homenaje. Más ocasiones habrá.

 

Periodista, ciclista en sueños, cronista de variedades y cinéfilo (sector La La Land). Capitán del equipo para que le dejen jugar. Después de tantos años, sigue pensando que lo contrario del buenismo es el malismo. Fue subdirector del diario AS y colabora con El Transistor de Onda Cero. Ahora se lanza a esta aventura de 'A la Contra' porque cree que hay que hacer cosas. Y esta tiene buena pinta y le apetece mucho.

1 Comment

1 Comment

  1. Diego

    12/07/2019 at 18:08

    Me temo que tendrás más ocasiones. Tour tras Tour desde que tengo memoria ciclista nos meten unos petardos insufribles. Habrá que esperar unas (varias) etapas

Leave a Reply

Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Tour de Francia

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies