¡Síguenos!

Mundial Rusia 2018

Juega Inglaterra, manda Southgate

En 1996 falló un penalti que dejó fuera a Inglaterra de su Eurocopa. Fue un hombre señalado y ahora es el seleccionador inglés, un tipo educado y moderno.

En el imaginario futbolístico inglés Gareth Southgate ha sido posiblemente uno de los personajes más denostados. Como jugador su carrera no fue excesivamente brillante a nivel de club. Militó en el Crystal Palace, Aston Villa y el Middlesbrough, ganando dos Copas de la Liga. Fue sin embargo un defensa habitual en el equipo nacional (57 veces internacional absoluto con Inglaterra), con el que protagonizó uno de esos momentos que difícilmente se borran de la memoria de los aficionados.

Era el año 1996, aquella Eurocopa en que el fútbol volvía a casa. Inglaterra quería rehabilitarse a ojos del fútbol europeo tras los años turbulentos de Valley Parade, Heysel y Hillsborough y redimirse ante sus propios aficionados por no clasificarse para el Mundial de Estados Unidos 1994. Como organizadores del torneo los ingleses se prepararon a conciencia y jugaron todos sus partidos en el mítico Wembley. Tras derrotar a España en la tanda de penaltis en los cuartos de final, Inglaterra se plantó en semifinales ante uno de sus mayores enemigos, Alemania. El partido también llegó a los penaltis tras acabar el tiempo reglamentario y la prórroga con empate a uno. En la tanda desde los 11 metros ambos equipos marcaron sus primeros cinco disparos. Y entonces le tocó a Gareth Southgate asumir la responsabilidad de comenzar la muerte súbita. Falló y lo demás es historia. Alemania derrotaba una vez más a Inglaterra y acabó ganando la Eurocopa en la final contra Chequia. Algo habitual lo de caer a manos de Alemania, sí, pero en 1996 dolió más porque era “su” torneo, porque el fútbol volvía a casa. Y esa derrota tan amarga tuvo durante muchos años un claro culpable: el actual seleccionador nacional de Inglaterra.

Como entrenador, la carrera de Gareth Southgate fue relativamente gris hasta que le llegó la oportunidad, casi por casualidad, de hacerse cargo de la selección inglesa. Entrenó tres temporadas al Middlesbrough. En el noroeste de Inglaterra combinó alguna buena temporada con un descenso a segunda división. El Middlesbrough, que no es un club muy dado a destituir entrenadores, mantuvo a Southgate a pesar de aquel descenso pero al final acabó despidiéndolo mediada la temporada en segunda porque el ascenso se alejaba. Así las cosas, Southgate fue contratado por la federación inglesa en 2013 para hacerse cargo del equipo Sub 21 dentro del programa de reforma del fútbol base que se puso en marcha con la construcción del centro de entrenamiento St. George’s Park.

Southgate ha tenido siempre fama de ser un hombre gris. Como jugador no era excesivamente exuberante. Un defensa pulcro y aseado, que se diría hoy en día. Y como entrenador sus equipos tampoco han desatado nunca fuegos de artificio. Su compañero en el Middlesbrough, Dean Windass, explicó en una entrevista al Daily Mail como Southgate solía sentarse siempre en los asientos delanteros del equipo mientras que los jugadores más ruidosos jugaban a las cartas y hacían bromas sobre su nariz desde la parte trasera. Como a tantos otros en el mundo del fútbol, Southgate ha recibido burlas constantes por su forma educada de hablar y de expresarse. Nacido en el sur de Inglaterra en el seno de una familia acomodada, Southgate tiene un acento ligeramente posh muy identificable en Inglaterra. El seleccionador inglés es un hombre tranquilo y educado. Posiblemente no podía ser más diferente que su predecesor en el cargo, Sam Allardyce.

Pero fueron precisamente esa tranquilidad y esa inteligencia lo que le permitieron sobrevivir a aquel penalti fallado ante Alemania en 1996. Y no sólo eso, sino que lo ha usado como motivación: “Si supe reponerme a lo que me pasó contra Alemania, ahora este partido contra Túnez es uno más, la presión es obvia, pero para mí no puede ser mayor que la de 1996, en ese sentido estoy tranquilo”, declaró esta semana Southgate en una entrevista a la BBC.

Y es verdad que, aunque quizás no sea un maestro de la táctica como Marcelo Bielsa, escuchar a Gareth Southgate con atención merece la pena. Transmite una calma y una tranquilidad que a la selección inglesa le han venido muy bien en la preparación del Mundial. Ha sabido manejar las expectativas tanto de la afición como de la prensa. Con una mezcla de naturalidad y apertura hacia el exterior, Southgate ha llevado a su equipo a las puertas del Mundial con un discurso de humildad y trabajo.

Southgate, el hombre tranquilo, sabe que tiene las esperanzas de un gran país futbolístico sobre sus hombros. Pero por otro lado ha sabido educar al público sobre las características de su equipo. Ha jugado bien su papel de ex seleccionador sub 21 para que se confíe en una plantilla muy joven y con escasa experiencia. Y además ha dejado claro que dada la progresión del equipo quizás 2018 llegue un poco pronto, aunque están en Rusia para competir.

Tan relajado parecía Southgate estos días que incluso explicó a la BBC que ya había comunicado a sus jugadores el equipo que jugará ante Túnez. Curiosamente, ni una sola filtración ha aparecido en la prensa hasta ahora, buena prueba de la relación entre Southgate y sus jugadores.

Quizás no pase a la historia como un revolucionario del fútbol, eso está claro. Pero sí es posible que tras tantos sobresaltos una figura tranquila pero a la vez moderna como la de este seleccionador sea lo que necesite el equipo de los tres leones. No garantiza resultados, pero sí un Mundial con menos sobresaltos que los del pasado.

Periodista de vocación hasta que decidió que prefería tener los fines de semana libres para ir al fútbol. Trabajó para la cadena SER y el Diario AS. Tuvo el privilegio de vivir y contar en directo el Mundial juvenil de fútbol de Nigeria como enviado especial. Hace años decidió cambiar el mundo informativo por el académico. Ahora es profesor de universidad y se dedica a investigar y explicar los entresijos de la gestión y del negocio del deporte en una universidad del centro de Inglaterra. Y a seguir las desventuras del Nottingham Forest.

1 Comment

1 Comment

  1. Pingback: Declaración de intenciones de Inglaterra 2.0 - Mundial Rusia 2018 - A la Contra

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Mundial Rusia 2018

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies