¡Síguenos!

Series

La vida después de los finales felices

Diez capítulos de diez minutos (sí, has leído bien) en los que una pareja conversa antes de entrar a terapia, demostrándonos que menos es más, que el realismo a veces vence al
romanticismo en su tarea de conmover y removernos.

Como todos los temas universales, el amor es una fuente inagotable de inspiración y enfoques retorcidos. Algunos se dejan llevar por Walt Disney y su irreversible influencia en la cultura occidental, y otros apuestan por un realismo simple y directo. De entre las profundidades de la HBO (originaria de SundanceTV), State of the Union se decanta por lo segundo. Escrita por Nick Hornby y dirigida por Stephen Frears, nos muestra a un matrimonio de quince años desgastado y sin edulcorar: dos personajes, un pub, una mesa y dos copas. ¿Para qué más?

Con semejante premisa, tardas en darte cuenta de que, en efecto, es una comedia (con mucho sarcasmo, sí). Y esto suele ser un indicador de que estás ante algo interesante. Emulando a In Treatment, los capítulos se centran en un ingenioso diálogo sin pausa entre sus protagonistas que los expone de una manera, en ocasiones, demasiado abrumadora para el espectador. Partiendo de la infidelidad de ella, analizan cómo esto es sólo la manifestación de un cúmulo de cosas que se han ido oxidando con el tiempo.

Todo esto intensificado en diez capítulos de diez minutos (sí, has leído bien) en los que la pareja conversa antes de entrar a terapia, demostrándonos que menos es más, que el realismo a veces vence al romanticismo en su tarea de conmover y removernos por dentro. Y, mientras tanto, te ríes de las miserias ajenas que es, en esencia, lo que es la comedia. Sobre todo si las personifican actores con tanta química como Chris O’Dowd y Rosamund Pike. Muy distintos, muy británicos y muy adecuados para sacarte una sonrisa en un contexto tan poco favorable. El viaje no está metido con calzador, pues Hornby logra fluir con naturalidad desde el banal “Hola, qué tal” de las conversaciones rutinarias a la envidiable profundidad de Antes de Amanecer.

Sin embargo, a través de ese mar de reflexiones, reproches y recuerdos, subyace una esperanza; algo puramente humano que decide continuar con esa persona que ha votado sí al brexit, a pesar de parecerle lo más estúpido del mundo. La clásica espiral del amor de romper súbitamente con todo para demostrar algo y luego volver, y perdonarse, y volver a intentarlo. State of the Union condensa esa larga historia que hay después del final feliz de los cuentos. Una historia de continuar a pesar del hastío, los miedos, las infidelidades o los sueños no cumplidos que tantas y tantas parejas han vivido a lo largo de la historia.

Un desastre curioso que trata de expresar lo que el arte le hace a su cabeza, a veces sobre los escenarios, a veces sobre el papel.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Series

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies