¡Síguenos!
La Decisión de Griezmann. O su maletín.

Atlético

Su maletín

En Cuba la expresión “su maletín” significa “ése es su problema” o “su decisión”. También llegan a decir “su maletín con ruedas” que se refiere a lo mismo pero induciendo a que esa persona siga su camino sin mirar atrás.

Levanto la mano en A la Contra para decir que he visto La Decisión sobre la sentencia de futuro de Antoine Griezzman. Lo he visto 28 horas después porque en el momento de su emisión yo participaba en la grabación del programa Generación NBA. Posteriormente salí a cenar y pasear por el centro de Madrid y al día siguiente vi en directo los tres partidos del Mundial y el Real Madrid–Baskonia. Entre medias cociné para mi pareja y para mí, regué las plantas y salí a comprar artículos de primera necesidad. Ahora, tras ver La Decisión, reconozco que he seguido el orden de visionados, actividades y prioridades en el orden correcto.

Con la polémica de si formatos así amenazan seriamente al periodismo tradicional no escucho ni el silbido de la bala porque me siento lejano a los dos mundos. Que mi salud mental me libre siempre del corporativismo y de la diversificación empresarial de los multimillonarios. Tampoco me veo en disposición de juzgar el sentimiento culé hacia los anuncios y tuits promocionales de Gerard Piqué sobre su emisión, ya conociendo el desenlace. En sus explicaciones posteriores se aprecia que Gerard es un hombre de negocios que todavía juega al fútbol de alto nivel.

Yo mismo puse un tuit el jueves al mediodía por la expectación por lo novedoso y rompedor y por el deseo de resolución de una cuestión que se había demorado más de lo natural. Lo que sí voy a hacer es poner en común juicios, conclusiones y reflexiones que me ha provocado La Decisión:

—Tatuarse en tu propia casa vierte la mitad del glamour propio de tatuarse.

—Bailar rap tomando mate abre un hilo de luz en la arenilla de la celda, un agujero por el que se puede seguir escarbando.

—Griezmann tiene cara de duda, por lo menos desde que debutó con la Real Sociedad. Y ése es a mi juicio el principal recurso estético del programa. Además, el 7 del Atlético es un oasis de conflictos internos. Uno de ellos, su capacidad de mezclar mundos incompatibles entre sí: El cholismo como concepción futbolística con el termo de Derrick Rose, la camiseta de Westbrook o la música de Zaz.

—El delantero francés no se valora lo suficiente, una afirmación nada baladí en todo este embrollo. El propio jugador le da todo el crédito de su despertar a partir de enero a Diego Costa. Esa es una explicación que ha podido oír y leer mucho en prensa, pero intuyo que también la ha escuchado en otros ámbitos más cercanos, como si tu madre te ofrece el yogurt caducado.

—No salen muchos interiores de su vivienda, no se le ve entrenando ni viajando con el Atlético, pero queda en evidencia una torpeza negociadora del F. C. Barcelona impropia de ciertos niveles del fútbol profesional. En esto nadie ha puesto el más mínimo impedimento.

—La tan comentada azafata del paraguas junto al avión es un macguffin, el paraguas es para ella y Griezmann camina en todo momento con la capucha puesta.

—Al oír el consejo del padre de Antoine (“decide solo desde lo deportivo”), recordé que había encontrado La Decisión en el apartado de “Para ti” de Movistar VOD, recomendado junto a la serie original Matar al padre.

—La secuencia de la comida familiar en la campiña francesa parece inspirada en la película Barbacoa de amigos (Barbecue). Quizás yo hubiera tratado de retirar para esa toma los envases grandes de kétchup y mayonesa, una distorsión contra el vino, las ensaladas y la carne entreverada.

—Desde el principio noto que va a decir que se queda en el Atlético. Es un efecto similar al experimentado cuando ves una película que sabes cómo acaba (yo lo sabía al verlo en diferido). Pero lo noto y no lo puedo remediar, ni quiero. Griezmann se cuida mucho de no hablar sobre nada que tenga que ver con el fútbol del Barcelona ni sus jugadores.

—Griezmann participa de la filosofía del productor Piqué y de una gran parte de los futbolistas de primer y otros niveles: la culpa es de la prensa si le pitan los seguidores del Atlético en el último partido de Liga. Y quizás la tuviera en gran medida, pero Antoine debería repasar algunas declaraciones de su entrenador o de algún compañero durante la temporada, manifestaciones que impulsaban fuertes marejadas en la misma dirección. Es muy probable que la banda sonora con el tema God’s plan de Drake incida en la misma obsesión.

—Pero sobre todo La Decisión me ofrece con plena nitidez cómo Griezmann lleva mucho tiempo atrapado por su presente, por el mate, por Simeone y por Godín. El ascendente de éstos sobre el francés es de absoluta seducción emocional, de control y de una sugestión y un hechizo que roza el cautiverio. Esa también es labor de un entrenador, e independientemente de los gustos futbolísticos, donde hay margen para el debate, Simeone lleva años siendo el mejor entrenador del mundo en persuasión y capacidad para convencer. Ni sus principales enemigos se lo discuten. Y es que esta fue también la decisión del Cholo. Y el maletín de Griezmann.

1 Comment

1 Comment

  1. Fernando Zaplana

    16/06/2018 at 14:32

    Griezmann es un crack y ti eres un artista querido Antoni, no leeré nada igual sobre el asunto de la decisión, high Class en medio de la decadencia absoluta de la palabra escrita al dictado, antes llamado periodismo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Atlético

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies