¡Síguenos!

Liga Santander

El Submarino hunde al Rayo

Séptima derrota consecutiva del Rayo, que ve cómo la zona de permanencia se aleja a los seis puntos.

El Rayo Vallecano salió derrotado por 3-1 en un día en el que la derrota no estaba permitida. Este partido ante un rival directo como el Villarreal había sido marcado en rojo por todos los aficionados rayistas. Hoy era el día en el que los de Míchel menos se podían permitir perder. Una fecha clave en la pelea por la salvación. Por séptima vez consecutiva, el Rayo dejó su casillero con cero puntos. De nuevo, tras una actuación en la que los errores defensivos volvieron a echar por tierra todos los aciertos anteriores. La permanencia queda un poco más lejos y el final de la temporada un poco más cerca.

El partido arrancó con veintidós futbolistas con los nervios a flor de piel. La tensión que se respiraba en La Cerámica era tan grande que la noticia en los primeros compases de encuentro fue la falta de un dominador claro. Con el paso de los minutos la circulación de balón de los locales se fue aclarando. Justo después de una arrancada de Samu Chukwueze, a la que respondió con un corte providencial Jordi Amat, Jaume Costa se marchó del campo lesionado. Casualidad o no, la salida del capitán del Villarreal coincidió con el momento de mayor fluidez del Rayo.

En un saque de esquina, Mario Suárez se elevó por encima del resto para trazar una parábola espectacular ante la que nada pudo hacer Sergio Asenjo. Suárez, de vuelta en el fútbol español tras una experiencia en China, ha asumido galones y está siendo uno de los clavos ardiendo a los que se agarra el rayismo en su sueño de la permanencia. El ex de Valencia y Atlético de Madrid puso con el corazón en un puño a los suyos tras un golpe en la rodilla por el que se vio obligado a abandonar el campo. Afortunadamente, pudo regresar a la guerra.

El Villarreal se volcó sobre la portería de Dimitrievski sin suerte. Los de Calleja se encontraron con un sinfín de medias blancas en cada una de sus intentonas. En la más clara de todas, el guardameta macedonio atrapó en dos tiempos un inocente tiro de Chukwueze. El conjunto groguet se marchó al descanso avisando, algo que dejarían de hacer en la segunda parte.

Cuando apenas se había cumplido el primer minuto de la reanudación, Vicente Iborra remató completamente sólo desde el punto de penalti. Fue una advertencia que los de Míchel no supieron entender. Un par de ataques después, el Toko Ekambi empujó a la red desde el segundo palo una pelota precedida de un rebote de Amat y una extraordinaria jugada de Chukwueze. El Submarino amarillo, al que la igualada no le servía de nada, bombardeó de nuevo la nave con la franja roja por mediación del delantero franco-camerunés, que no se puso nervioso cuando se vio mano a mano con Asenjo. Fueron diez minutos en los que el Villarreal enloqueció y el Rayo dio la sensación de no haber salido todavía del vestuario…

El doblete de Ekambi no despertó a los rayistas. Pese a estar con el agua al cuello, los de Míchel no dispusieron de prácticamente ninguna ocasión para empatar. La tangana que se formó en los minutos finales evidenció la presión a la que están sometidos los futbolistas. Gerard Moreno mató el partido con un sutil disparo al palo largo. Quién sabe si este ha sido el último partido del técnico vallecano al frente del club de su vida. El equipo se encuentra a seis puntos, dos partidos, de la zona de salvación que marcan Villarreal y Valladolid. Creer en el milagro de la permanencia se antoja difícil teniendo en cuenta la dinámica de pesadilla que arrastra el Rayo.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Liga Santander

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies