¡Síguenos!
Suecia y España reeditan la final del Europeo. CORDON PRESS

Balonmano

La reedición de una final no es un amistoso

Los Hispanos debutan ante Suecia en la EHF Euro Cup, una Final Four entre los tres anfitriones del Europeo 2020 y España. La Selección jugará en la misma pista en la que perdieron sus opciones de ir a los Juegos de Río 2016.

Se suele decir que el deporte siempre ofrece nuevas oportunidades para resarcir a los equipos de derrotas pasadas. En muchas ocasiones se los sirve a los dos conjuntos en el mismo día, para que ambos puedan agarrarse al clavo que más les convenga y les sirva como motivación. El seleccionador sueco, Kristján Andrésson, seguramente les habrá hablado a sus muchachos del 28 de enero de 2018. Ese día el Arena de Zagreb (Croacia) vio cómo sus chicos eran arrollados por España, que engrasó su máquina en el segundo tiempo de aquella final para dejar el marcador en un abultado 29-23. Pensarán en que en la primera parte dominaron, que los españoles tienen en su casa un trofeo que podía haber estado en la suya o que un amistoso no es lo mismo que una competición oficial. Pero el despecho es algo tan humano que si te sirven la posibilidad tan cercana en el tiempo de brindarte una pequeña vendetta… lo que apetece es aprovecharla.

Jordi Ribera, tirando de inteligencia emocional, les habrá contado la misma historia desde el bonito prisma del que la gana. Les dirá a los Hispanos lo peligroso que es un alma rabiosa, que es lo que tendrán enfrente, que no hay que confiarse y que aquí empieza el camino para intentar reeditar el Europeo dentro de dos años. Y el aquí, precisamente, es importante. Los escandinavos, de una forma tan casual como la elección de superficie por parte de los equipos locales en la Copa Davis, han querido que el partido se jugase en el Malmö Arena. Allí, en 2016, España se llevó su último gran desengaño en el mundo del balonmano, al no clasificarse por primera vez en 40 años para los Juegos Olímpicos. Aquel diez de abril previo a Río, los jugadores entrenados por Manolo Cadenas vencieron de dos a Suecia, cuando necesitaban hacerlo por tres tantos. La tristeza fue la del último beso ante alguien que sabes que tienes que dejar marchar.

Hoy toca volver a ese aeropuerto de sensaciones encontradas para jugar una competición de exhibición, un torneo que se ha inventado la Federación Europea de Balonmano para que los anfitriones de 2020 (Suecia, Austria y Noruega) y el campeón (España) se diviertan y empiecen a calentar motores. Un doble enfrentamiento a ida y vuelta que empieza ahora y acabará en junio del año que viene. Los nuestros disputarán su primer encuentro en suelo patrio el domingo, en concreto en el Huerta del Rey, cancha de uno de los equipos punteros de la Liga Asobal: el Recoletas Atlético Valladolid. En esta Final Four amistosa los aires nórdicos serán los que tengan que seguir combatiendo los Hispanos, que recibirán la visita de Noruega, actual subcampeona del mundo.

Sobre la previa ha de añadirse que España mantiene el bloque que le hizo campeona de Europa a principio de año y que ha cambiado a tres de los convocados casi a última hora: Gedeón Guardiola va por Viran Morros, Maqueda por Gurbindo y Álex Costoya por Goñi. La atención también se fijará en el pivote Abel Serdio, que debuta.


Un Europeo a lo grande


También se suele decir –y con razón– que el Europeo de balonmano tiene más nivel medio que un Mundial, por el conglomerado de buenas selecciones que hay en el Viejo Continente al calor de los pabellones que hacen más apetecibles ciertos deportes de interior que al aire libre. Si el panorama antes era apretado por la enorme competencia, quizá a partir de ahora se haga más duro, más de resistencia.

Y es que el Europeo de 2020 será el primero en contar con 24 participantes, que hará seguramente que, en un deporte tan de contacto como éste, el desgaste y la amplitud de la plantilla sean más determinantes aún, por tratarse de una competición sin prácticamente descanso entre partidos. De esta manera, el Europeo contará con varias selecciones debutantes pero minimizará el factor sorpresa de combinados con buen siete inicial pero menos recursos desde el banco.

En cualquier caso, 32 equipos y 20 plazas –ocho grupos, se clasifican los dos primeros de cada uno de ellos y los cuatro mejores terceros– es el menú a servir para esta fase previa, de la que saldrán los acompañantes de Suecia, Austria, Noruega y España. A la mesa no se espera que falten la todopoderosa Francia, ya sin Nikola Karabatic (soltemos todos una lágrima), Alemania, Croacia, Hungría o Eslovenia.

La fiesta del balonmano empieza hoy y, sea amistoso o no, hay mucho en juego. El honor es casi más importante que los trofeos.

En la selva del periodismo, A La Contra me es un gran ecosistema donde habitar. No entiendo la vida sin deporte, así como tampoco sin historias. En este espacio intentaré contar las que piense pueden resultar interesantes, y hacerlo con estilo propio. Como Hornby, me enamoré del fútbol "tal como más adelante me iba a enamorar de las mujeres: de repente, sin explicación, sin hacer ejercicio de mis facultades críticas, sin ponerme a pensar en el dolor y en los sobresaltos que la experiencia trae consigo”

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Balonmano

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies