¡Síguenos!
Fosberg celebra el gol que clasifica a Suecia para los cuartos de final I CORDON PRESS

Crónicas Matrioskas

¡Que vienen los suecos!

Forsberg era el elegido en Suecia, y Forsberg se encargó de romper el pacto de no agresión con Suiza para siempre. Su gol paró el reloj de los suizos.

Más allá de que los españoles tengamos que agradecerle a Alfredo Landa habernos descubierto los placeres que puede ofrecer Suecia, el Mundial nos está mostrando algo más. No quiero dejar pasar la ocasión para recomendarles Manolo La NuitObjetivo Bi-ki-ni, Fin de semana al desnudo, Tres suecas para tres Rodríguez o El turismo es un gran invento. Uno debe saber de dónde viene. Y reconozco que el mal gusto elegido adrede para explicar ciertas cosas me genera hoy en día hasta cierta ternura. Inolvidable imagen del señor ibérico de pelo en pecho que se contoneaba por las playas de Torremolinos enfrente de exuberantes nórdicas, mientras la censura separaba a España de lo que se escondía detrás del recién estrenado bikini. Así era la vida antes. Ahora Suecia juega al fútbol muy bien, incluso mejor que nosotros. Así es la vida ahora.

Los paralelismos entre Suiza y Suecia son muchos. Aparte de tener una piel muy tersa y una renta per capita que me genera sueños húmedos, los dos equipos han seguido un camino parecido para plantarse en los octavos de final de este Mundial. Han mirado de frente en sus grupos a Brasil y a Alemania respectivamente, es decir, han dejado tocados a algún gigante. Pero es que además, no ha sido una casualidad. El partido fue educado, digamos que nada parecido a lo que nos ofrecería un encuentro entre Uruguay y Argentina, pero tampoco me resultó del todo aburrido. Bajo la batuta de Augustinsson, Suecia funciona. Tardé mucho en ver cosas reconocibles de la Suiza que tan buenas sensaciones nos dejó durante la fase de grupos, pero Suecia fue bastante disciplinada atrás como para que Shaqiri, Dzemaili o Xhaka pudiesen tirar abajo su línea defensiva. A Suiza le faltó tomar algún riesgo durante la primera parte para asustar a los suecos, demasiado cómodos y con mucha paciencia para construir sus jugadas de ataque sin prisa alguna.

Suiza quería superar la maldición del 54, y cuando se debe afrontar el peso de la historia, pueden ocurrir dos cosas, que las piernas flaqueen o que se encuentre una motivación extra. Suiza se debatió entre las dos, y Suecia tomó la decisión de aprovechar sus dudas. En un partido tan igualado, sin grandes dosis de emoción, cualquier fallo puede suponer una sentencia de muerte, y el objetivo de ambos equipos durante la segunda parte parecía claro: mantener la compostura. Cuando hay tanto respeto entre medias, solo los mejores pueden desequilibrar la balanza hacia uno de los dos bandos. Forsberg era el elegido en Suecia, y Forsberg se encargó de romper el pacto de no agresión con Suiza para siempre. Su gol paró el reloj de los suizos.

Hasta hoy, Suecia podía enorgullecerse de Alfred Nobel, de su literatura de misterio, de H&M o Ikea. Sin olvidarnos de ABBA, uno de los grupos de música más conocidos del planeta, ni tampoco de Roxette Europe, The Cardigans o Mando Diao. Así era la vida antes. Hoy, Suecia deja de pasar desapercibida en el panorama futbolístico internacional, y jugará los cuartos de final del Mundial. Así es la vida ahora. 

Periodista. Intento de guionista, así que escribo mucho, aunque no siempre bien. Si suena Ella Fitzgerald, mejor. Deporte. Cultura. Viajes. Me bato en duelo con cualquiera por defender a Batman y 'La La Land'. Viví dos años en Buenos Aires y por eso tengo mucha paciencia. Subdirectora de A La Contra. Emperatriz de la batcueva.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Crónicas Matrioskas

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies