¡Síguenos!

Mundial Rusia 2018

Suiza vence a Serbia y revoluciona el grupo

Suiza derrotó por 2-1 a Serbia en un emocionante partido sobrado de intensidad y corazón.

El arranque de los serbios fue un arrebato de fútbol ofensivo, de ataques por las alas y centros, centros y más centros. Uno de esos lo remató de forma imperial Mitrovic, al que le podrías haber tirado una lavadora y te la habría empujado con la cabeza a la red. El delantero tanque del Fulham estaba eclipsando a Milinkovic-Savic, la estrella que está ocupando las portadas de medio mundo y que a los 15 minutos intentó un remate de chilena que se fue un poco por arriba. Ante Costa Rica ya intentó algo parecido y casi le sale. Talento y descaro le sobran, la regularidad para quedarse en el máximo nivel ya es otro debate.

A los 30 minutos Suiza comenzó a reaccionar a los golpes que estaba recibiendo, quien sabe si por orgullo o por desconexiones de los de Krstajic, y Xhaka logró filtrar un pase maravilloso al que sólo le faltó la definición de Seferovic. Si por algo se caracteriza la selección de Petkovic es por su solidez y rocosidad, que rompieron los serbios a base de cañazos. Esta estrategia de martillo pilón funcionó durante la primera mitad pero, al descanso, el combinado helvético ajustó sus lineas y cambió a Seferovic, negado de cara a puerta, por Gavranovic.

Este partido es un buen ejemplo de lo que está siendo este Mundial. Dos selecciones de las que poca gente hablaba y que se están apareciendo en todas las pesadillas de la pentacampeona del mundo. Los cambios funcionaron y Suiza cambió su imagen por completo. A base de llegadas metieron el miedo en el cuerpo de Stojkovic, que no pudo detener el misil teledirigido del centrocampista con raíces albanesas Granit Xhaka, que puso las tablas en el marcador y celebró su gol haciendo con las manos el gesto del águila nacional de Albania. Se notó que en su disparo, seco, duro, no había “técnica”, sino rabia.

Con el empate de Suiza, Shaquiri pudo firmar la remontada con un disparo, que en verdad era un centro, que acabó reventando la cruceta. Desde ese momento, aproximadamente la media hora final, el partido fue un carrusel de emociones infinitas, de esos que estás seguro que va a haber muchos goles pero no te la jugarías a apostar a favor de quien. Suizos arriba y serbios abajo, serbios arriba y suizos abajo. Quizá más de los helvéticos en un enfrentamiento con llegadas constantes de ambos equipos y con un golazo final del kosovar Shaquiri, que también lo celebró haciendo el gesto del águila albanesa. Que hubiera sido, o que podría ser, del futbolista del Stoke si no pecara tanto de su individualismo. Aunque es comprensible que se le perdone todo porque que es que es muy bueno

Serbia, que con su victoria momentánea le valía sólo un punto para pasar a octavos, ahora está obligada a ganar a Brasil en lo que será una eliminatoria más de dieciseisavos. Si todo terminase ahora, en la siguiente ronda estarían brasileños y suizos, que son los que mejor lo tienen para clasificarse en uno de los Mundiales contemporáneos más sorprendentes de la historia.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Mundial Rusia 2018

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies