¡Síguenos!
Supercopa
El FC Barcelona, celebrando su último título de vencedor de la Supercopa de España I CORDON PRESS

Fútbol

La Supercopa a cuatro, un formato único en Europa

Este proyecto supone una auténtica revolución con respecto a las Supercopas que se celebran en el resto de países europeos.

Luis Rubiales ha anunciado un proyecto de Supercopa de España revolucionario en Europa. De aprobarse en la próxima asamblea de la RFEF del mes de abril, el torneo que hasta la fecha ha enfrentado al campeón de Liga con el de Copa del Rey mudaría por completo de piel. De un único partido se pasaría a tres y de dos equipos a cuatro. Estos serían los dos primeros clasificados de la Liga y los dos finalistas de la Copa del Rey. En caso de que alguno coincidiese por partida doble, algo muy probable, se tiraría de la clasificación histórica en Copa. La nueva Supercopa tendría un formato final four con dos semifinales y una final por el título, sin partido por el tercer y el cuarto puesto. Como ya sucediera en su última edición, la competición volvería a disputarse fuera de España en la semana previa al comienzo de la Liga.


Luis Rubiales aspira a crear “una fiesta del fútbol” y aumentar el interés general del público medio. La Copa del Rey de baloncesto es un espejo en el que mirarse. Este torneo, que recién acaba de terminar, tiene un formato muy parecido al del proyecto de Supercopa planteado por el presidente de la RFEF, con la diferencia de que acumula a ocho equipos y por tanto comienza una ronda antes de la final four. Las audiencias hablan por sí solas. La prórroga de la final entre Barça y Madrid reunió frente al televisor a 799.000 personas, un 4,3% de la cuota de pantalla. Los cuarenta minutos iniciales de encuentro fueron seguidos por 530.000 telespectadores, un share del 3,4%. “Los torneos neutrales y en verano no producen un desmesurado interés en la masa social de los clubes. Vemos una oportunidad para la ‘Marca España’ sin que se atente contra los principios deportivos”, contó Rubiales.

En el mundo del fútbol, lo más similar a este modelo de Supercopa de España es la Taça de la Liga de Portugal. Esta joven competición, disputada por primera vez en la temporada 2007/08, se decide en una final four celebrada en una sede común, que varía en función del año, pero que siempre está dentro de las fronteras del país vecino. El equipo con más trofeos es el Benfica y el vigente campeón es el Sporting de Portugal, que se impuso al Oporto en la final que se celebró a finales de enero de este año en la ciudad de Braga. La Taça de la Liga es la segunda Copa del fútbol portugués por detrás de la Taça de Portugal, el torneo más antiguo y respetado.

La Supercopa más longeva del mundo del fútbol es la Community Shield. La competición que enfrenta al campeón de la Premier League con el de la FA Cup se celebra desde 1908, con la excepción de los dos parones por las Guerras Mundiales. Se disputa a partido único, nunca se ha movido fuera del Reino Unido y tiene a Wembley como sede oficial desde 1974. Lo más lejos que ha estado de Inglaterra la Community Shield fue entre 2001 y 2006, cuando tuvo que desplazarse al Millenium Stadium de Cardiff por las reparaciones que experimentó el emblemático estadio londinense. En 2012, a propósito de los Juegos Olímpicos de Londres, la final del torneo se jugó en el Villa Park de Birmingham. El equipo con más trofeos es el Manchester United con 21 y el vigente campeón es el Manchester City.

Al igual que la Community Shield, la DFL-Supercup de Alemania se decide a partido único y nunca se ha disputado en el extranjero. La sede en la que se juega la final es el estadio del equipo ganador de la Copa de Alemania. El club con más trofeos es el Bayern de Múnich con siete. Los bávaros también son los vigentes campeones. Curiosamente, la DFL-Supercup se celebró entre 1997 y 2007 con un formato hasta cierto punto similar al que ahora quiere introducir Rubiales en España. El torneo aglutinaba a seis equipos: los cinco primeros clasificados de la Bundesliga y el campeón de la Copa de Alemania. Los campeones de Bundesliga y Copa se incorporaban directamente a las semifinales, al más puro estilo de una final four. El nombre que recibió la competición fue el de Copa de la Liga de Alemania. El equipo que más ediciones ganó fue el Bayern de Múnich con seis. Después de once años consecutivos, la Federación alemana acordó regresar al formato tradicional de Supercopa.

A diferencia de Alemania e Inglaterra, Francia e Italia son dos países que sí han disputado sus respectivas Supercopas fuera de sus fronteras. Los primeros en hacerlo fueron los italianos. Fue en 1993, en el estadio Robert F. Kennedy de Washington DC. El AC Milan se llevó la final tras derrotar por 1-0 al Torino. Tuvieron que pasar nueve años para que se volviera a decidir una Supercopa de Italia fuera del país transalpino. Fue en Trípoli, la capital de Libia, donde la Juventus se impuso al Parma por 2-1. Desde 2009, cuando la Lazio batió al Inter de Milán por 1-2 en el Estadio Nacional de Pekín, la competición ha ido alternándose entre dos sedes italianas como Roma y Milán o destinos tan exóticos como la capital china, Shanghai, Doha y Yeda. El equipo con más trofeos es la Juventus con ocho. Los turineses también son los vigentes campeones.

Una de las principales diferencias entre Italia y Francia es que la Supercopa francesa, conocida oficialmente como Trophée des Champions, se disputa en agosto y la italiana en enero. El Trophée des Champions enfrenta al campeón de la Ligue 1 con el de la Copa de Francia, la principal Copa de las dos que se disputan en el país galo. Desde 2009, el año en el que el Girondins de Burdeos derrotó al Guingamp en el estadio Olímpico de Montreal, esta competición viene celebrándose sin excepción en ciudades del extranjero como la ya mencionada, Tánger, Nueva York, Libreville, Pekín, Klagenfurt o Shenzen. Los equipos con más trofeos, ambos con ocho, son el Olympique de Lyon y el Paris Saint Germain. Los parisinos son los vigentes campeones.

Este insólito proyecto de final four presentado por Luis Rubiales supone una auténtica revolución con respecto a las supercopas que se celebran en el resto de países europeos. Todas estas son diferentes entre sí, pero ninguna tanto como la que ha puesto sobre la mesa el presidente de la RFEF.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Fútbol

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies