¡Síguenos!
Miguel Ángel López, en el pódium de la Volta. @VoltaCatalunya

Ciclismo

Supermán López sobrevive en la montaña mágica

Montjuïc se convirtió en una encerrona en la que sobrevivieron Miguel Ángel López (ganador de la Volta a Catalunya) y Davide Formolo.

Una vez más se ha demostrado que el ciclismo no solamente vive de rampas imposibles y finales infernales. Hay ciclismo mucho más allá de eso y la etapa final de Catalunya, con el circuito de Montjuic, lo demuestra cada año. Edición tras edición, la carrera vive momentos de gran espectáculo, de ataques y contraataques en Barcelona, con el añadido de una general en juego que se ha llevado Miguel Ángel López tras solventar una complicadísima situación de carrera propiciada por los valientes y talentosos gemelos Yates, que buscaron la carrera juntos, demostrando que cuando cenan en familia hablan y se llevan bien.


Simon se vació por Adam como otras tantas veces pasará al revés. Si entre compañeros de equipo esto es normal, pues imaginen entre compañeros de equipo y hermanos. Incluso tuvieron la ayuda de un compatriota que pasaba por allí, Knox, que hizo patria y ayudó en lo que pudo. Pero el órdago quedó sin premio porque Astaná se organizó bien, porque Valverde se probó y porque Bernal es ambicioso y puso a cuchillo a Sivakov buscando sus opciones. A 4 de meta solventaron el problema; Miguel Ángel pudo relajarse, Davide Formolo completar su exhibición sobreviviendo en una fuga de nivel para ganar la etapa y a Enric Mas le dio tiempo de coger unos segundos y terminar segundo de la etapa y con mejores sensaciones que días anteriores.


Un circuito fantástico


Mientras todo eso sucedía a la velocidad de la luz, casi ni nos dimos cuenta que una treintena de corredores se iban bajando de la bici. Unos por caída y otros por no resistir la dureza de esta gran etapa. Aguataron hasta el final dan Martin, Richard Carapaz y Chris Froome, tres ilustres que se pasaron treinta kilómetros saludando al público, cortados en carretera. Y peor fue lo de Marc Soler o Romain Bardet, que se fueron al suelo y tuvieron que poner marcha hacia el hospital, doloridos y con lesiones aparentemente visibles.

Y es que Montjuic, ese rincón que sirvió a Barcelona para lucir su mejor imagen en el añorado 1992 convirtiendo a la ciudad en capital del mundo, se cebó con los ciclistas esta vez. Decidió convertirse en escaparate para el espectador, que vibró con este fantástico deporte durante la hora y media en que se cubrieron las ocho vueltas establecidas. Con una participación de lujo, con cada uno buscando sus opciones y con medio mundo mirando, Barcelona volvió a ser el mejor escenario de una Volta a Catalunya que crece a diario y que ha dado dos pasos adelante en este 2019.

Y en nada, País Vasco.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Ciclismo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies