¡Síguenos!

Opinión

Sustituir a Griezmann

En la vida, como en el fútbol, las personas van y vienen. Las etapas comienzan y terminan. Parece que la de Griezmann en el Atleti está llegando a su fin. ¿Drama? Ninguno. Toca pensar en el futuro.

A todos nos ha tocado reemplazar, sustituir o suplir algo o a alguien en nuestras vidas. Una novia/novio, una lavadora, un puesto de trabajo, un coche, incluso un mejor amigo. Y comenzaré este artículo diciendo que no es ningún drama. Y si no lo es en nuestras vidas personales, en el fútbol debería serlo aún menos. Antoine Griezmann muy probablemente se marche del Atlético de Madrid. Y creo que la actitud de los hinchas del Atleti debería ir en la línea de la de aquel «Bueno, pues molt bé, pues adeu» de Josep Lluís Trapero allá por agosto de 2017.

Poco antes, por cierto, Griezmann aceptaba quedarse en el club rojiblanco y no marcharse al Manchester United por aquello de la sanción de la FIFA. Eso sí, todos sabíamos que la rebaja de su cláusula de 200 a 100 millones el 1 de julio de este año solo podía significar una cosa: Antoine se quedaría una temporada. Una y no más, Santo Tomás.

Este verano se cumplirán cuatro años desde que llegó de la Real Sociedad, y todos tenemos que recordar que cuando Antoine llegó no tenía ni la mitad de la mitad del cartel que tiene hoy en día en Europa, algo que se ha ganado con su buen rendimiento (casi siempre) en el campo. Por tanto, una etapa fructífera en la que ganó su primer y único título hasta ahora nada más llegar, aquella Supercopa de España ante el Real Madrid. En Lyon, tierra del equipo de su corazón, el OL, puede ganar el segundo. En cuatro años.

Esto me lleva a entender que a sus 27 años (ya no es un chaval) quiera crecer, y pese a que el Atleti ha demostrado con creces ser ya un rey sin corona en Europa, es normal que esté deseando iniciar una nueva etapa en un club, por ejemplo, como el FC Barcelona. Recordemos que Grizzi es francés, criado futbolísticamente en Euskadi, y que su compromiso en el terreno de juego con el club colchonero ha sido, en mi opinión, óptimo. Un jugador que ha evolucionado en y con el club que le fichó por 30 millones en 2014 y que se llevaría 100 si finalmente el Barça paga su cláusula.

Voy a obviar en este artículo si el equipo catalán está o no incurriendo en mala praxis a la hora de abordar su fichaje. Un tema que me da una pereza infinita en estos momentos, a tan solo una semana de que el Atleti juegue una final europea. Vamos a ver, aquí el que no corre vuela, y si vas a pagar una cláusula, es normal querer saber si el jugador está de acuerdo en subirse al barco. Se ha hecho toda la vida y se seguirá haciendo. Otra cosa es que algunos en Barcelona hayan pecado de torpes y… Vaya. Finalmente no he obviado el asunto. Ya lo siento.

Vuelvo a lo deportivo: todos sabemos que del Atleti ya se fueron grandes delanteros, véase Agüero, Falcao o en su día y pese a que volvieron Fernando Torres o Diego Costa. ¡Rediez, si hasta se sobrevivió a la marcha de Jackson Martínez! (Risas enlatadas). Y pese a ello el club no solo no se vio debilitado sino que ha seguido creciendo. Y cuando se marche Antoine no tengo duda de que así seguirá siendo. Pero: ¿quién devolverá la ilusión a los niños del Metropolitano? (Música melancólica).

A partir de la semana que viene (ahora solo hay que pensar en clave de Europa League, con los que están), los aficionados empezarán a devanarse los sesos en tertulias maratonianas acerca de quién sería el jugador idóneo para reemplazar al Petit Prince. Para ayudarles en dichos coloquios, he ideado una lista deslavazada y con mi no-título de director deportivo por bandera de los que yo pienso podrían ser candidatos a New Atleti Idol.

Empezaré por no considerar a Griezmann delantero centro, que para eso ya está Diego Costa y otro nueve que llegaría para sustituir a Fernando Torres (¿Rodrigo?). Por tanto no mencionaré a Morata, a Cavani o a Icardi. Grandes jugadores, pero Simeone necesita un crack por detrás del 9, y por ahí van los (mis) tiros:

Ángel Di María: Pelotero que ha demostrado su talento y desborde durante muchos años. Aguerrido y luchador. Eso sí, tiene ya 30 años y peca de irregular. Además, ex del eterno rival.

Paulo Dybala: Pese a aquel encuentro en un japo con el Cholo, parece poco probable que cambie Turín por Las Rosas. Desde luego el nombre que más ilusión traería consigo. Ya es crack mundial. Y su celebración en los goles mola aún más que la de Griezmann.

Iago Aspas: Sin duda el mejor jugador de ataque español este año. No podrá pasar el verano en Moaña porque tiene mucho que hacer en Rusia. Va a cumplir 31 años en verano y parece estar en su mejor momento, aunque ha demostrado que cuando sale de su zona de confort (Liverpool, Sevilla) no rinde tan bien. Arriesgado.

Lautaro Martínez: No tiene ni 21 años y ya es uno de los nombres que más pasiones despiertan en el fútbol argentino. Con Racing lo está haciendo de maravilla y ya ha sonado en el pasado como posible refuerzo del club rojiblanco… pero también del Inter, del Borussia Dortmund, etc. Sin experiencia en Europa, pero tampoco la tenía el Kun cuando vino de Independiente. Mi favorito.

Alexis Sánchez: Ni está contento con Mourinho, ni los aficionados del United con él. Jugadorazo contrastado que cumplirá los 30 a finales de año, algo que no parece que importe dado que el chileno está como un Miura. Sería una gran opción, salvo que llegó a Manchester en enero y es imposible que le dejen marchar este verano después de lo pagado. Quizás para el año que viene, quién sabe.

• Por último, opciones más underground pero que creo que podrían encajar como Christian Pulisic, magnífico jugón estadounidense del Borussia Doortmund; Nabil Fekir, zurda de oro que tira del carro del Lyon desde que se marchó Lacazette; o Malcom, extremo brasileño (también puede ejercer de trequartista) que está maravillando en Burdeos y al que quiere fichar a toda costa Rummenigge como sustituto de Robben.

• Si no, siempre queda la opción de repescar a Carrasco y… (risas enlatadas).

En fin, venga quien venga esperemos que lo haga bien, sea muy feliz y haga aún más felices a los colchoneros. Hasta que se vaya. Porque se irá, todos —casi todos— se acaban yendo. Y repito, no es ningún drama.

Drama es que mi tostadora se ha estropeado. Me voy a sustituirla por otra. Adiós.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Opinión

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies