¡Síguenos!
Zinedine Zidane, durante el partido frente al Leganés.

Real Madrid

Impotencia táctica y técnica

Todo lo ocurrido ante el Betis deja la sensación de que Zidane no se había preparado el partido, nada de nada, ni cambios de posiciones o de dibujo ante lo que estaba pasando.

Para el último partido de Liga en el Bernabéu, Zizou nos regaló un nuevo once. Como viene siendo habitual, el francés sacó del equipo inicial a cinco jugadores titulares en el anterior encuentro ante la Real para hacer su enésimo ejercicio de desorganización. Ante los donostiarras el medio campo estuvo formado por la terna Casemiro-Kroos-Isco; ante el Betis jugaron Llorente, Valverde y Modric. Así se ha tomado Zidane estos once partidos.

El Betis de Setién se jugaba tan poco o menos que el Madrid, con nada que ganar y con el míster destituido al terminar la temporada, pero eso no fue óbice para que los andaluces mostraran a las claras el equipo que son, cómo juegan y cuáles son sus argumentos.

Los veinte primeros minutos fueron lo esperado: un Betis ordenado y bien colocado se movía sobre el césped de Chamartín como lo que es, un equipo, mientras el Madrid intentaba responder a ese dominio territorial y táctico con gestos individuales. Durante veinte minutos la presión alta de los verdes fue incontestable por un Madrid sin respuesta táctica alguna, como si Zidane no hubiese preparado el partido, como si nadie supiese dónde y cómo juegan Lo Celso o Carvalho.

El jugador argentino partía en ese 3-3-3-1 como falso extremo derecho para aprovechar la espalda de Marcelo, pero sus movimientos hacia adentro provocaban que quien saltase a su marca fuese Nacho, al que arrastraba a zonas de medio campo sacándolo de su posición. Al final ni uno ni otro, ni Marcelo ni Nacho, solo Llorente y siempre con el gancho, llegaba para tapar la vía de agua, siempre la casa sin barrer y Lo Celso recibiendo solo en tres cuartos. Nadie en el Madrid leyó ese movimiento que el argentino lleva haciendo un año. ¿Había visto Zizou algún vídeo del Betis?

Media hora tardaron los blancos en asentarse mínimamente y tuvo que ser Vinicius, con tres acciones individuales, quien mostró por qué este Betis ha acabado décimo en la Liga.

El problema es que el brasileño es ahora más ruido que nueces, sus problemas para terminar las jugadas hacen que su fútbol agite pero no concrete. Modric mejoró algo, Valverde se asentó un poco y Benzema apareció lo justo para fallar la única clara del Madrid en todo el partido.

La segunda parte fue un calco de lo mismo, Marcelo jugando a una altura imposible chocaba con Vinicius, mientras Brahim y Carvajal nunca hablaron entre sí. Llorente arrastraba la pelota sin dar agilidad a las jugadas y todo era una especie de totum revolutum sin pies ni cabeza.

El Betis tocaba y tocaba sin contestación del Madrid. Lo Celso vivía el partido más cómodo de su carrera y Carvalho mandaba en el campo andando. Los béticos eran una ecuación indescifrable para un Madrid impotente táctica y técnicamente. Lo que tenía que pasar, pasó. Al Betis solo le faltaba una gota de acierto en el último pase y cuando lo tuvo llegaron los dos goles.

Mucho trabajo tiene Zizou para convertir este sindiós en un equipo, trabajo que no solo debe hacerse en los despachos con nuevos jugadores y llegadas de cracks. Zidane debe armar un equipo que tenga una cara, un diseño, un estilo, todo eso que en estos once partidos ha decidido no hacer, él sabrá el porqué.

Todo lo ocurrido ante el Betis deja la sensación de que Zidane no se había preparado el partido, nada de nada, ni cambios de posiciones o de dibujo ante lo que estaba pasando. Le daba igual este Betis con tres centrales, dos carrileros a mucha altura y presión alta —el Betis de Setién—, que la Real o el Huesca. No hay ni un detalle novedoso, algo para salir desde atrás, ni un saque largo de Keylor … Quien lo entienda que lo explique.

 


Uno a uno


Keylor: Vivió en sus carnes el mismo partido que lleva viviendo Courtois todo el año, con una defensa que no defiende. Tres buenas acciones y dos goles encajados. Fue posiblemente el mejor del partido.

Carvajal: De nuevo muy acelerado. Sin saber si cerrar por dentro o tapar su banda por la que aparecían Guardado y Junior. Con Brahim no hubo nunca complicidad ni en defensa ni en ataque, un Brahim al que no supo doblar ni ayudar en los 90 minutos. Ha terminado la temporada desquiciado.

Marcelo: Volvió a ser un problema en defensa y casi nada en ataque. Jugó como siempre a una altura impropia si no hay un plan para tapar su espalda. Tampoco demostró coordinación con un Vinicius con el que nunca mezcló. Apareció en posiciones de remate en el carril del 10, desde donde chutó un par de veces a puerta, pero todo pareció siempre improvisado, nada coral.

Varane: El más fino en defensa y el más acertado en la salida del balón desde atrás, pero casi siempre con arrastres, nunca con una cadena de pases para salir jugando. Sin Ramos, al francés le falta autoridad con el balón para dirigir una salida limpia del juego.

Nacho: Descolocado, desordenado y muy fallón con la pelota, nunca supo leer la posición de Lo Celso. Víctima de los arrastres del argentino que se lo llevaba a tierra de nadie. Un mal partido, uno más, de un jugador al que su voluntad no salvó de sus limitaciones.

Llorente: Le faltó todo lo que define a un gran mediocentro, autoridad, inteligencia y jerarquía. Trabajador en defensa, la primera parte la salvó a base de encadenar faltas. Con el balón no supo ser el tercer hombre, ni jugar de primeras y tener presencia para dotar al equipo de tiempos, justo lo que hizo Carvalho corriendo la mitad que Marcos.

Valverde: Le tocó el marrón de jugar en el mismo lado que Marcelo y el uruguayo no supo moverse como lo hace Kroos cuando el brasileño se va al ataque, actuando como falso lateral. El Betis en medio campo se mostró como un equipo trabajado y ante eso, había que saber leer el fútbol y poner inteligencia táctica individual donde Zizou no había puesto respuestas tácticas colectivas. Valverde decidió correr y esa no era la solución, el partido pedía más cabeza que piernas.

Modric: Su inteligencia y su implicación son de destacar, intentó con el balón dar la pausa que el equipo necesitaba. El juego pedía encadenar pases para saltarse la primera presión bética, pedía más inteligencia, más toque, más calidad, pero ni Valverde no Llorente hablan ese idioma. Luka sufrió mucho, no ganó ni un solo duelo individual, nunca llegó antes al balón que su rival, nunca ganó un choque. Kaptoum parecía a su lado un Fórmula 1 junto a un Seiscientos, eso también le impidió asumir un rol que por fútbol tiene pero que por físico ya no.

Brahim: Devorado por un mal partido del Madrid, sin nadie en quien apoyarse, pero sobre todo muy superado físicamente por Junior. Corrió mucho intentando ayudar en defensa a Carvajal para evitar un 2×1 de Guardado, pero solo hizo eso, correr. Con el balón intentó alguna acción, pero le faltó chispa. No pareció que entendiese que partido se estaba jugando y lo que por momentos se requería de él.

Vinicius: En este mar de descontrol táctico en el que se movía el Madrid, el brasileño apareció en algún momento como una solución individual. Vini y su velocidad, además de su potencia, dieron unos minutos de desahogo a un equipo perdido y sin respuestas. Pero como siempre este año, todo fue más ruido que nueces, un cañón cargado de confeti.

Benzema: Desaparecido en un mundo de camisetas verdes, Karim fue el Karim de todos los años, invisible en el área y sin aprovechar la espalda de esos laterales que jugaban tan adelantados. La única que tuvo la mandó al palo.

Asensio: Jugó 30 minutos, justo los peores del Madrid. Ni sumó ni restó, como tantas veces pasó de puntillas.

Isco: Suplió a Valverde para jugar 20 minutos. Apenas un par de intentos de driblar al borde del área.

Lucas V: Con 0-2 y el equipo con ganas de terminar, apenas tocó el balón.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Real Madrid

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies