¡Síguenos!
Feria San Isidro

Marketing

No dejes a la tauromaquia con el culo al aire

Si hay un espectáculo que se puede considerar español, ese es el de los toros. Pero la publicidad taurina ha tenido miedo a evolucionar

Encontrarse con una campaña de publicidad con un mensaje como “No dejes a la tauromaquia con el culo al aire”, con la imagen de una amplia parte de las posaderas de un torero al aire, te hace reflexionar sobre el estado de la tauromaquia.

Parece que las empresas taurinas están dedicando muchos esfuerzos en comunicar sus ferias, en este caso, San Isidro. No dudo que la creatividad y la provocación sea efectiva. Entiendo que en estos últimos años se necesita de algo más de esfuerzo para llenar plazas y, supongo, atraer al género femenino.

El marketing en los toros está muy presente y, parece, lo necesita más que nunca. La tauromaquia, al igual que la música o el deporte, mueve nuestras emociones, principal conductor del comportamiento y, por lo tanto, una gran excusa para llegar a la gente.

El mundo taurino ha sido un nicho de publicistas que han elaborado desde siempre eslóganes para atraer al público: “Se lidiarán seis bravos toros seis, para los extraordinarios toreros…” (sin saber si los toros iban a salir bravos o mansos o sin valorar la categoría de los toreros actuantes). Unos genios de la venta.

Si hay un espectáculo que se puede considerar español, ese es el de los toros. Como evento público fija sus normas y adopta su orden actual a finales del siglo XVIII, pero existen noticias documentadas sobre fiestas de toros en el año 1215.

A algunos les gustarán, otros dudarán y otros lo rechazarán e incluso lo detestarán, pero lo que sí es seguro es que los toros son uno de los espectáculos más fascinantes que existen. Dudarlo sería injusto. Te guste o no. Lo entiendas o no. El respeto a la tradición, el ambiente especial de la plaza, el eco de los clarines, la música, los colores, el silencio, el run run de la plaza, el torero, el traje de luces, la muleta, el capote, las banderillas, ese lenguaje singular, el olé entusiasmado y, por supuesto, el toro.

No debemos olvidar que la tauromaquia genera casi 200.000 puestos de trabajo (57.000 empleos directos). Por ejemplo, Las Ventas emplea cada día de festejo a unas 600 personas. La Feria de San Isidro tiene un impacto económico en torno a 70 millones de euros. A nivel nacional, el impacto de la tauromaquia se cifra en 4.100 millones de euros.

Durante muchos años ha sido uno de los argumentos más recurrentes para contratar televisión de pago (¿Recuerdan la guerra entre Vía Digital y Canal +?), cuenta con grandes figuras y también, para desgracia de muchos, con seudofiguras más proclives al sensacionalismo rosa. Programas propios, periodistas ilustres y hasta influencers en redes sociales. La tauromaquia lo tiene todo, pero, por desgracia, vive envuelta en una agria polémica que daña su imagen y aleja a las marcas.

La publicidad taurina ha tenido miedo a evolucionar. El torero extremeño Luis Reina fue el primer y único torero que llevó publicidad en el traje de luces. Fue en 1986 cuando una marca tecnológica japonesa AKAI firmó un acuerdo por 10 millones de pesetas. Su decisión no fue compartida por el sector. Sin lugar a dudas, un avanzado en su tiempo. Plasencia fue el primer lugar en el que estrenó un terno azul y oro, en cuyas mangas figuraba el nombre de la marca. Su representante lo tuvo siempre muy claro: “El mundo del espectáculo está en manos de la publicidad”, a lo que añadió: “¿Quién se acuerda ya del piloto de Fórmula 1 que decidió por primera vez llevar publicidad en su traje?”.

Un caso anecdótico fue el de la marca GayUp, una bebida dietética destinada al colectivo homosexual y que se fijó en el torero malagueño Joselito Ortega para promocionarse en el capote y la muleta del torero en 2009. «Nuestra pretensión es que Joselito Ortega se convierta en una máxima figura del toreo y en un icono para los millones de gays que aman la fiesta dentro y fuera de España», afirmó José María Terrón, presidente de la marca y, a partir de entonces, apoderado del torero. Esta idea no pudo llevarse a cabo porque Joselito Ortega no volvió a torear después de anunciar el acuerdo con la marca.

Probablemente, los toreros han sido los que mejor han sabido explotar su imagen pública. Ejemplos hay muchos, pero especial relevancia tiene el caso de José María Manzanares, imagen de marcas como Chivas, Dolce Gabbana, relojes IWC y habitual de publicaciones de moda. O Andrés Roca Rey, la última sensación del escalafón, según los expertos. Roca Rey ha comprendido, junto con su equipo de comunicación, que no solo sirve ser un buen torero para llenar las plazas, sino que debe convertirse en un icono de su generación a través de multitud de acciones en medios de comunicación y, por supuesto, con las marcas.

El aficionado a la tauromaquia ha hecho de las marcas una forma de identificarse como grupo social. Así, marcas de ropa como El Capote se han convertido en habitual dentro del armario de los taurinos o Movistar, su operador favorito para abonarse a Canal Toros. Nautalia se ha convertido en la agencia de viajes de referencia desde que se publicitan en Canal Toros o los hoteles AC se ven con más simpatía desde que Antonio Catalán tiene un hijo torero: Toñete.

El mundo de toro es un nicho interesante, eso no deja lugar a dudas. Un sector de personas fieles a las marcas con las que se sienten identificados.

El respeto es uno de los grandes valores que debe tener todo ser humano y debería ser la base de una buena convivencia. Pero hoy en día, la tauromaquia vive envuelta en una continua polémica de difícil solución, con posturas radicalmente opuestas, donde la demagogia y la política complican aún más la búsqueda de soluciones.

“Sin sentimiento de respeto, no hay forma de distinguir los hombres de las bestias”. No sé de quién será esta frase, pero esperemos evolucionar, ser menos bestias y que ese respeto se trasforme en entendimiento para que algo cambie en los próximos años. Será bueno para las marcas, será bueno para la tauromaquia y, esperemos, será bueno también para sus detractores.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Marketing

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies