¡Síguenos!

Selección

¡Tenéis que hacer que ocurra!

Apenas quedan unas pocas horas para que comience el mundial para La Roja.

Repasando la hemeroteca, recuerdo una frase de El Sabio de Hortaleza minutos antes del primer partido de la Eurocopa de 2008, la selección estaba a punto de salir al campo y Luis Aragonés gritó en el vestuario: «Nos han dado hostias de todos los colores» y claro, a lo mejor los más pequeños no lo saben, pero en la historia de los mundiales, a los nuestros, a las generaciones que han competido en este torneo defendiendo la elástica de la selección, les han dado hostias de todos los colores.


ITALIA 1934


Debutamos en el segundo mundial de la historia, Italia 1934. Este torneo se celebró bajo la Italia fascista de Mussolini, que hizo de la copa del mundo una herramienta propagandística del fascismo. Los jugadores italianos estaban amenazados por el Duce y jugaban a vida o muerte, y no, no es ironía. A España le tocó enfrentarse en cuartos contra los italianos y estos tenían que ganar sí o sí, porque era su vida o la del rival, con tan mala suerte que fue la de los nuestros. Hasta 7 jugadores cayeron lesionados, entre ellos Zamora, el portero madridista salió del campo con dos costillas fracturadas. Aún así, los nuestros empataron a uno, pero al día siguiente en el partido de desempate, disputado en Florencia, sin los 7 lesionados y sin que el árbitro pitase alguna que otra falta, entre ellas la que provocó el gol azzurro, consiguieron que el año de nuestro debut saliésemos por la puerta de atrás.


BRASIL 1950


Doce años después llegaría el mundial de Brasil 1950, más famoso por el mundial del “Maracanazo”. Los nuestros tuvieron un arranque espectacular, ni Chile, ni Estados Unidos, ni Inglaterra lograron pararnos. España pasaba a la fase final donde los cuatro ganadores de los grupos pasaban a una liguilla que decidiría la final. Empezamos empatando a dos contra Uruguay, la que a posteriori acabaría saliendo campeona. A partir de aquí perdimos contra Brasil por seis a uno y contra Suecia tres a uno. España acabaría siendo cuarta, pero no con las mismas sensaciones de superioridad con las que conseguimos empezar aquel torneo.


CHILE 1962


España no volvería a un mundial hasta 1962 en Chile. Con una súper selección con nombres como Luis Suarez, Paco Gento, Adelardo o Joaquín Peiró la suerte tampoco nos acompañaría y nuestra estrella, Alfredo Di Stéfano, se lesionaba a las puertas de la copa del mundo. Una derrota contra Checoslovaquia y una victoria contra México nos llevaba a jugarnos la clasificación contra Brasil, la selección de Pelé, con fortuna nos encontramos que estaba lesionado: «¡No juega! ¡Tenemos oportunidades! ¡Este año sí!» Y todo parecía indicar que sí, pero no, la suerte seguiría sin acompañarnos, aún ganando 2-0, aún no estando Pele,  Amarildo se vistió del mítico 10 de la selección Canarinha y tan solo con dos balones que tocó, terminó empatando el partido y mandándonos para casa.


LOS 80 Y LOS 90


A partir de aquí, España empieza a tener más presencia en los mundiales, pero el mal fario empieza a aumentar. Mundial de Inglaterra 1966, los nuestros pierden dos de los tres partidos de la fase de grupos y nos marchamos otra vez por la puerta de atrás. Mundial de Argentina 1978, perdimos el primer partido contra Austria, partido vital contra Brasil y Cardeñosa a puerta vacía falló un gol claro y otra vez la selección descalificada sin llegar al primer partido de la fase final. España 1982: «¡Este sí! ¡En casa seguro! ¡Tenemos un equipazo!» Y sí, por jugar en casa pasamos a la fase final, pero hasta ahí, caímos estrepitosamente y otra vez fuera. México 1986, eliminados en cuartos en los penaltis, otra vez que la moneda caía de canto. Italia 1990, en octavos y en la prorroga, esta vez era Yugoslavia. Estados Unidos 1994, aquí ya los españoles teníamos tan mala suerte que mezclábamos mundiales anteriores. Caíamos en cuartos, contra Italia (como en 1934) con un fallo de Salinas en un mano a mano (como Cardeñosa en Argentina) y el árbitro no veía como le partían la nariz a Luis Enrique (como las costillas de Zamora en 1934). Otra vez, la mala fortuna, los árbitros, el tiempo… Lo que fuese nos privaba de luchar la copa del mundo. Francia 1998, esta vez, aunque no se lo crean, íbamos como favoritos, de los primeros en clasificarnos para ese mundial y saben como termina la historia ¿verdad? Derrota contra Nigeria, empate contra Paraguay y ya sin que valiese para nada ganamos a Bulgaria.


COREA Y JAPÓN 2002


Corea y Japón 2002, fue algo diferente. Es el primer mundial que recuerdo, España jugó muy bien, de forma notable. Pasamos como primeros y eliminamos a Irlanda en los penaltis (por si no lo recuerdan, esa fue de las primeras tandas de penaltis en las que el apodado “Santo” Iker Casillas empezaba a aparecer).  En cuartos, Corea del Sur “¡Está hecho! ¡Vamos a conocer las semifinales! ¡GOOL! Mal anulado, bueno no pasa nada, estamos muy bien. ¡GOOOOL! Otro mal anulado ¿Qué esta pasando? ¡Arbitro por favor, CÉNTRATE! ¡GOOOOOOOOOOOOL! ¡Otro que anula! ¿Pero esto qué es? ¡No, no puede ser, esta vez no! Bueno penaltis, aquí no pueden robar ¡Y tenemos a Iker!» ¿Saben qué? El portero en el penalti que falló Joaquín, ¡SE ADELANTÓ! ¿Saben el resultado? Otro mundial más sin conocer las semifinales.


ALEMANIA 2006 Y SUDÁFRICA 2010


Alemania 2006, ya no iba a haber robos, cosas extrañas, la FIFA con el escándalo de Corea controlaba todo más, ahora era jugar al fútbol y esta vez no fue la mala suerte, en esta ocasión no fue el mal juego y en este torneo no se les puede achacar nada. Porque jugaron bien, pero eran una semilla, de lo que años más tarde, tanto en Eurocopas como en el Mundial de 2010, iban a ser la generación que acabaría con la mala suerte, porque solo apareció en el partido inaugural, porque jugarían como los ángeles y porque hasta los árbitros nos sonreirían, recuerden ese dudoso fuera de juego contra Portugal.

Por lo tanto, las generaciones más jóvenes pensarán que todo es éxito, las medianas que puede pasar de todo y seguro que lo único que pasa por la cabeza de nuestros mayores es que nos hemos llevado hostias de todos los colores. Por esto, porque creo que hemos vivido las dos mejores generaciones de La Roja, la que vimos y la que está en la actualidad, por todos estos malos momentos, por toda la gente que ha sufrido por esta selección, por los que solo os han visto ganar y por todos los que el día 15 estaremos frente al televisor con la camiseta, con la banderita y con vuestros nombres en las espaldas y que no se nos olvide, por todas esas hostias de colorines:

¡TENÉIS QUE HACER QUE OCURRA!

Describe su cabeza como el garaje de Homer Simpson: siempre desorganizado. Le promete a diario a una Marge imaginaria llamada conciencia que luego más tarde lo organizará, pero nunca lo hace. Un sillón, su cerveza Düff, el mando a distancia y el televisor con retransmisiones deportivas son sus acompañantes en el día a día. En A La Contra encontró el lugar donde puede contar esas hazañas del deporte que tanto le gusta ver.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Selección

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies