¡Síguenos!
Iniesta le devuelve la bota a Sergio Ramos I CORDON PRESS

Crónicas Matrioskas

Terror en Kaliningrado

Gol de Aspas. Penalti para Irán. Mi madre blasfemando, jurando en arameo. Las cosas del Mundial.

Si habéis visto el partido, no me vais a creer. Pero España jugará los octavos de final del Mundial clasificada como primera de grupo. Como para frotarse los ojos, por lo menos. Por fin, el destino nos devolvió a los españoles tantas horas invertidas en el VAR con un milagro a última hora. Gol de Aspas. Penalti para Irán. Mi madre blasfemando, jurando en arameo. Las cosas del Mundial.

Es la única buena noticia que puedo daros, y tampoco le pidamos peras al olmo. Hemos sido la chica rubia de las películas norteamericanas que baja al sótano a oscuras buscando a Jack, aún sabiendo que Jack ya ha pasado a mejor vida, y que esos trocitos de carne tirados en el suelo se parecen peligrosamente a la cara bonita con la que solíamos retozar. Que Dios tenga en su gloria a Jack, a Silva y a Iniesta.

Tengo la impresión de que a Silva no le sientan bien los cambios de temperatura. Le veo frío, cuando el partido se encuentra en su punto álgido, y demasiado acelerado cuando el partido pide mantener los nervios de acero. Es canario, le atribuyo cierta calma de espíritu. Para hablar de la defensa, tendría que existir, pero de momento, brilla por su ausencia. Y es curioso, porque si nos fijamos en los nombres, cualquiera plantaría cara al ejército rojo con esos cuatro en primera línea de batalla. Después del primer partido, defendí a De Gea. Después del segundo, me entraron las dudas. Después del tercero, me pregunto por qué Reina no se quita el chándal después de tres Mundiales y hace acto de presencia. Aparte de animar, para bastante bien, lo juro.

Estuvimos más fuera que dentro, aún estando dentro en todo momento. Pero no lo olvidemos, Marruecos (que no se jugaba más que el honor) estuvo a punto de darnos un susto, que hubiese hecho temblar las piernas y  las posibilidades de España (a Uruguay no quería verla ni en pintura). A Putin tampoco, pero no podemos tenerlo todo. Incluso Irán pudo eliminar a Portugal en el último segundo. Bendita locura.

Comentaba al principio que hemos conseguido el objetivo sin pena ni gloria y que no tenía nada mejor que decir. Pues bien, he mentido. Si España no se ha quedado ni tuerta ni coja ha sido por Isco. Si algo nos ha dejado su actuación frente a Marruecos es un poco de esperanza ante lo que nos deparará el futuro. Si algo recordaré de este partido, será su promesa al buen gusto, su fidelidad al arte. Parafraseando a Galeano, yo también me quedo con esa melancolía irremediable que todos sentimos después del amor y al fin del partido. Cuando juega Isco.

 

Periodista. Si suena Ella Fitzgerald, mejor. LaLaLandera. Tiene carácter, talento y, para colmo, nació cuando la mayor parte de nosotros ya teníamos media carrera hecha (o deshecha). Posee una gran habilidad para salir al corte en el fútbol y en la redacción, aunque es más de ponerla en la escuadra. Emperatriz de la batcueva.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Crónicas Matrioskas

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies